INTERNACIONAL
30/03/2013 21:02 CET | Actualizado 30/03/2013 21:02 CET

Las amenazas de Kim Jong Un, ¿bravuconada o peligro real?

EFE

El líder de Corea del Norte, Kim Jong Un, ha ido en las últimas semanas subiendo el tono de sus amenazas a Estados Unidos y a Corea del Sur hasta que este sábado ha hecho público un comunicado en el que anunciaba que las relaciones con Seúl se encuentran en "estado de guerra". En el país vecino, sin embargo, la reacción no ha sido todo lo fuerte que se podría esperar. "No es una nueva amenaza, sino que forma parte de una serie de sucesivas amenazas incitantes", ha indicado el Ministerio de Unificación, que ha matizado que "reprimirán" cualquier ataque.

De hecho, muchos dudan de la posibilidad de un ataque de Corea del Norte a su país vecino. "Corea del Norte tiene una larga historia de retórica belicosa y amenazas y el anuncio de hoy sigue ese patrón familiar", señaló la portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Caitlin Hayden.

Otros señalan que es complicado que Kim Jong Un inicie otra guerra coreana porque podría significar el hundimiento del régimen de Pyongyang, ya que Estados Unidos apoyaría a Seúl y Corea del Norte contaría con muy pocos apoyos internacionales, a excepción, seguramente, de China. "No vemos pruebas de que tenga misiles de largo alcance capaces de alcanzar tierra firme estadounidense, Guam o Hawai", señala James Hardy, redactor experto en Asia Pacífico de la revista IHS Jane's Defence Weekly.

De hecho, tras la declaración de Kim Jong Un, Seúl asegura que todo transcurre con normalidad en la zona fronteriza y que no han detectado movimientos en el Norte a pesar de sus amenazas. El analista Robert Marquand cree que esas amenazas “son creadas por Pyongyang para generar olas y hacer creer que los norcoreanos creen que su mundo es el centro del universo”.

¿POR QUÉ?

Pierre Haski, cofundador de Rue89, señala que "se imponen" las razones para pensar que las amenazas de Corea del Norte no son tan graves como pudiera parecer: "Nunca antes se ha visto que se anunciara una guerra nuclear. Cuando la URSS y Estados Unidos vivían con el temor de un conflicto durante la guerra fría, la sorpresa era vista como la clave para destruir la capacidad de respuesta del oponente".

Este mismo analista destaca que Kim, el tercer nombre de su abuelo, Kim Il-sung, fundador de la dinastía, y su padre, Kim Jong-il, "trata con estas amenazas de imponerse a su ejército y a su pueblo". "Toda la propaganda de Corea del Norte desde el año pasado gira en torno a la construcción del mito de Kim Jong-un como un estratega en la guerra, comandante experimentado a pesar de su corta edad y falta de experiencia".

"Además, y técnicamente, los dos países están en un estado de guerra desde hace sesenta años porque al final de la Guerra de Corea, en 1953, no hubo un tratado de paz. Y los trabajadores surcoreanos que trabajan en las zonas fronterizas continúan yendo allí como si nada hubiera pasado. Ese flujo probablemente se habría interrumpido si la guerra fuera inminente", indica Haski.

ARTILLERÍA OBSOLETA, PERO PELIGROSA

Por otro lado, las fuerzas armadas de Corea del Norte se basan más en la cantidad y que en la calidad, dado que la mayoría de su arsenal data de la época soviética.

Sin embargo, y a pesar de todo, Estados Unidos ya ha asegurado que se toma "en serio" las amenazas de Corea del Norte, que cuenta con 800 misiles de corto y medio alcance que ya provocaron 4 muertos hace 3 años en la isla surcoreana de Yiongpiong.

Además, dispone de proyectiles de largo alcance capaces de cargar ojivas nucleares que podrían llegar a territorio japonés y a algunas posesiones norteamericanas en el Pacífico, e incluso Alaska. Prueba de ello es que Corea del Norte desafió al mundo en febrero con una potente prueba nuclear. Por eso, solo Kim Jong Un sabe hasta dónde puede llegar.

ESPACIO ECO