INTERNACIONAL
11/06/2013 22:33 CEST | Actualizado 11/06/2013 22:33 CEST

Google quiere hacer públicos los datos de usuarios que le solicitó el Gobierno de EEUU

Getty Images
The Google logo is seen at the Google headquarters in Mountain View, California. on September 2, 2011. AFP PHOTO/KIMIHIRO HOSHINO (Photo credit should read KIMIHIRO HOSHINO/AFP/Getty Images)

Google ha solicitado al Gobierno de Estados Unidos permiso para publicar un resumen de los datos de los usuarios que fueron solicitados por las autoridades del país por razones de seguridad nacional.

En un comunicado dirigido este martes al secretario de Justicia, Eric Holder, y al director del FBI, Robert Muller, la compañía tecnológica afirma que con la publicación de esas cifras demostraría que los datos a los que ha tenido acceso el Gobierno son muchos menos de los que se han afirmado en las filtraciones.

"Pedimos que ayuden a hacer posible que Google publique en nuestro Informe de Transparencia las cifras totales de solicitudes de seguridad nacional", reza la carta, firmada por el jefe de asuntos legales de la empresa, David Drummond.

"GOOGLE NO TIENE NADA QUE OCULTAR"

El texto insiste en que los datos demuestran claramente que su cumplimiento de esas solicitudes "está muy lejos de las afirmaciones que se hacen. Google no tiene nada que ocultar".

Drummond ha recordado en la carta que la compañía "siempre ha dejado claro que cumple con los requerimientos legales vigentes. Y la semana pasada, el director de Inteligencia Nacional reconoció que los proveedores de servicios han recibido peticiones de la FISA".

Ante las revelaciones, el Gobierno se ha amparado en la ley FISA -de Vigilancia de Inteligencia Extranjera- y en la Ley Patriota, que permiten la recopilación de datos personales con propósitos antiterroristas.

La reacción del gigante tecnológico aparece días después de que Edward Snowden, exagente de la CIA y la Agencia Nacional de Seguridad, filtrase la existencia de dos programas secretos de recopilación de datos telefónicos y digitales de millones de usuarios por parte del Gobierno de Estados Unidos.

En 2011 el presidente Barack Obama promulgó otra extensión de la Ley Patriota, aprobada tras los atentados de 2001, hasta el 1 de junio de 2015 sin modificaciones en la Sección 215, que autoriza la intromisión del Gobierno en los registros que están en manos de terceras partes, como las cuentas bancarias, bibliotecas, agencias de viaje, alquileres de vídeos, teléfonos, datos médicos, de iglesias, sinagogas y mezquitas.