INTERNACIONAL
25/06/2013 12:08 CEST | Actualizado 25/06/2013 12:20 CEST

China y Rusia ven "infundadas" las acusaciones de EEUU de ayudar a Snowden

AFP

El embrollo sobre el paradero de Edward Snowden, el extécnico de la CIA cuyas filtraciones han dejado al descubierto los programas de espionaje de EEUU, está derivando hacia conflicto diplomático.

La Administración Obama, cuyo Departamento de Estado exige su detención y extradición a EEUU, ha puesto en el centro de la diana a China y a Rusia. El primero por permitir lo que considera su huída de Hong Kong y el segundo por facilitar, teóricamente, que Snowden pise su suelo sin poner pega alguna.

China ha salido al paso de las críticas estadounidenses y cree "infundadas" las acusaciones de Washington de que Pekín ayudó al extécnico a huir de Hong Kong, según un portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino, Hua Chunying. "No es razonable por parte de Estados Unidos cuestionar la gestión de Hong Kong de sus asuntos de acuerdo a la ley", se ha quejado.

"NO HA CRUZADO LA FRONTERA RUSA"

Las autoridades rusas habían optado hasta este martes por el silencio absoluto en torno al caso, hasta el punto de que todas las informaciones que se filtraron partían de fuentes anónimas. "Esperamos que el Gobierno ruso revise todas las opciones disponibles para expulsar a Snowden de vuelta a Estados Unidos", dijo ayer el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney.

Hoy, sin embargo, ese silencio se ha roto. El ministro de Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, ha negado que su Gobierno tenga alguna responsabilidad en los intentos de huida del estadounidense Edward Snowden ya que, pese a haber aterrizado en el aeropuerto de Moscú, "no ha cruzado la frontera rusa".

"Ha elegido por su cuenta el itinerario", ha abundado Lavrov, que ha apuntado que su Gobierno se enteró de las intenciones de Snowden a través de los medios. El jefe de la diplomacia de Rusia, que ha ha comparecido este martes en rueda de prensa junto a su homólogo argelino, ha advertido de que los "intentos" de "culpar" a Moscú por colaborar con Snowden son "completamente infundados e inaceptables". El extécnico "no ha cruzado la frontera rusa", ha apostillado Lavrov.

Estados Unidos no tiene tratado de extradición con Rusia, por lo que el Gobierno ruso "no tiene ninguna obligación legal de entregar a Snowden", indicó a Efe la experta en asilo y derecho internacional Karen Musalo, profesora de la Universidad de Hastings en San Francisco (California).

Para el abogado y analista legal de la cadena CNN Jeffrey Toobin, este caso "no se trata de la petición de extradición de EE.UU., sino de si estos países quieren realmente entregarlo".

"Esto es mucho más un asunto político y diplomático que uno legal", aseguró Toobin, al recordar que si fuera un caso ordinario, Snowden "necesitaría un pasaporte para moverse".

Hoy se cumplen dos días desde que se informó de la llegada de Snowden al aeropuerto moscovita de Sheremétyevo en un vuelo procedente de Hong Kong.

En medio de este lío diplomático, el extécnico de la CIA ha solicitado asilo político en Ecuador. El presidente del país, Rafael Correa, avanzó a través de su cuenta en Twitter que el país decidirá "con absoluta soberanía" sobre la petición de asilo de Snowden.

"No descarto que a Snowden le ofrezcan un refugio más seguro que Ecuador (...), que podría ser Rusia u otros país de la Comunidad de Estados Independientes", dijo anoche a la agencia oficial rusa RIA-Nóvosti en condiciones de anonimato un exmiembro del Servicio de Espionaje de Rusia.

NO ES NINGÚN DEFENSOR

Pese al apoyo popular con el que cuenta Snowen, el Gobierno de EEUU sigue trabajando en su labor de inocular la idea de que, lejos de ser un héroe, se trata de un traidor que no defiende las libertades que él dice defender, como tampoco lo hacen los países (Rusia, China y Ecuador) que lo apoyan.

Así lo defiende "un alto funcionario del Gobierno de los Estados Unidos en Washington", según un comunicado difundido a través de la embajada de EEUU en Quito. "La afirmación del Sr. Snowden de que su motivación es el apoyo a la transparencia, a la libertad de prensa, a la protección de los derechos individuales y a la democracia, se contradice por el tipo de defensores potenciales que ha escogido -China, Rusia y Ecuador-", señala el texto de la embajada proporcionado a Efe.

"Trabajando con países como esos -cada uno de los cuales ha sido citado por no permitir la libertad de expresión y de prensa-, deja en claro que el verdadero motivo de sus acciones ha sido desde el principio perjudicar la seguridad nacional de los Estados Unidos y no promover las libertades de Internet y la libre expresión", concluye el texto.

Ver El viaje de Snowden en un mapa más grande