POLÍTICA
26/06/2013 22:09 CEST | Actualizado 26/06/2013 22:09 CEST

Las claves de la renovación en Andalucía: nuevos aires en el PSOE-A que afectan a Ferraz

EFE

Andalucía remueve al PSOE. La decisión de José Antonio Griñán de no presentarse a los próximos comicios autonómicos supone abrir un proceso de regeneración en la federación, pero cuya onda expansiva promete extenderse de Despeñaperros hacia arriba.

En un golpe de efecto, Griñán ha iniciado sin previo aviso (en público) una nueva sucesión en el PSOE-A. Esta federación es la más grande de toda España y en el partido saben que no se puede hacer nada sin contar con el apoyo andaluz. Y ahora Andalucía no es mera espectadora, sino que se convierte en el propio laboratorio.

Además, es el buque insignia institucional de los socialistas, ya que es la mayor administración en manos de este partido. Ahora arrancará un proceso de primarias y un baile de nombres para ser el número uno, en un momento en el que el PSOE a nivel nacional se encuentra en horas bajas y con un futuro todavía incierto.

EL MOMENTO DE LA DECISIÓN

Griñán ha anunciado que no se presentará en el momento parlamentario más solemne del año: el Debate del Estado de la Comunidad. De esta manera, ha dado un aire de cambio desde una institución y alejado de salas del partido, más afines a las batallas internas y los sables.

Lo ha hecho en un año en el que no hay citas electorales. Públicamente, las aguas están calmadas de cara a los comicios, pero en los partidos ya trabajan con la mente puesta en las elecciones europeas y en las próximas contiendas regionales.

Andalucía no elegirá previsiblemente a su presidente hasta el año 2016, pero antes están los comicios municipales de 2015. El PSOE es una formación de larga tradición municipalista y basa la mayoría de su poder en el dominio de las medianas y pequeñas poblaciones de la región.

EL CALENDARIO

El calendario que maneja el PSOE-A, según fuentes de la federación, arranca este jueves con una reunión de la Ejecutiva. El siguiente hito será la celebración la próxima semana de un Comité Director, el máximo órgano entre congresos.

Lo más probable, reconocen estas fuentes consultadas por El Huffington Post, es que las primarias se pudieran celebrar en julio. Los socialistas tendrían entonces en verano ya a su candidato varios años antes.

En caso de celebrarse en esas fechas las primarias, se regirían por el actual proceso y no por el modelo abierto 'a la francesa' que se debatirá previsiblemente en la conferencia política a nivel federal de otoño.

La dirección nacional del partido ya conocía el martes por la tarde que Griñán anunciaría durante el debate en el Parlamento andaluz su decisión.

¿QUIÉN SERÁ EL 'NÚMERO UNO'?

En todas las quinielas, la favorita para suceder a Griñán es su 'mano derecha', la consejera de Presidencia, Susana Díaz. Ella lo sabe todo del partido, ha pilotado las negociaciones con Izquierda Unida en relación con el Gobierno de coalición y es un rostro que representa la nueva generación de partido.

El propio Griñán ha comunicado que su decisión tiene que ver con la renovación. El actual presidente de la Junta no supuso un recambio generacional. Llegó al poder tras la marcha de Manuel Chaves al Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero. Los dos, muy amigos durante años, protagonizaron posteriormente una sucesión no muy tranquila durante la época de 'bicefalia' -uno era jefe del Ejecutivo y otro secretario general del PSOE-A-.

Díaz se ha convertido en uno de los pilares con mayor presencia del nuevo Gobierno andaluz y del partido autonómico, en el que los más afines a Chaves, como Gaspar Zarrías, se han visto apartados de los órganos de poder. Díaz, que apoyó a Carme Chacón durante el congreso en el que venció Alfredo Pérez Rubalcaba, por ahora no se ha pronunciado directamente sobre si dará el paso adelante.

Las personas que conforman su entorno la definen como "perseverante" y "trabajadora", además de buscar siempre el diálogo.

Los griñanistas llegan a estas primarias dominando la difícil estructura del partido, con la mayoría de federaciones provinciales a su favor.

A esta nueva generación, pertenece también Mario Jiménez, vicesecretario general de la federación. Es otra de las piezas claves en esta operación y parte del círculo de Griñán. Ha salido al paso este martes y ya se ha descartado para lanzarse a la carrera.

¿Más candidatos? Un miembro recuerda que es "un partido muy particular", por lo que no se puede descartar ningún nombre.

Con el desembarco de un nuevo grupo de dirigentes, también se busca alejar la sombra del caso de los ERE.

Y todo ello con la vista puesta asimismo en las primarias socialistas a nivel federal, que podrían celebrarse en 2014. Andalucía ha cambiado el ritmo del partido. Y los socialistas andaluces no se han cansado de repetir durante este tiempo que quieren tener más peso en el ámbito nacional. En el PSOE ahora todo pasa por Sevilla. Rubalcaba lo sabe.

HEINEKEN PARA EL HUFFPOST