POLÍTICA
29/07/2013 08:27 CEST | Actualizado 27/09/2013 11:12 CEST

Las colas de Gibraltar: Reino Unido presenta una queja formal por las restricciones al paso de coches

EFE

El Gobierno británico ha trasladado una protesta diplomática formal al Gobierno español en protesta por las colas de vehículos que se están registrando en los últimos días para cruzar la verja que delimita Gibraltar.

El ministro de Asuntos Exteriores británico, William Hague, ha hablado personalmente con el ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, José Manuel García-Margallo, para tratar esta cuestión, según informa el propio Hague en su cuenta en Twitter.

"He hablado con el ministro de Exteriores español, Margallo, para plantear nuestra preocupación por las restricciones en la frontera hispano-gibraltareña", señala Hague en su mensaje en la red social.

El Ministerio de Exteriores británico ha confirmado que se ha producido la llamada de Hague a Margallo, que el embajador británico en Madrid, Giles Paxman, ha planteado esta cuestión al secretario de Estado de Asuntos Exteriores, Gonzalo de Benito, y que Reino Unido también ha 'registrado su protesta' ante el embajador español en Londres, Federico Trillo-Figueroa.

Un portavoz del Foreign Office ha señalado en declaraciones a la BBC que no entrarán en si estos hechos están relacionados con la instalación de bloques de hormigón en el fondo marino para crear un arrecife artificial, lo que ha molestado a los pescadores y autoridades de los municipios colindantes.

"RESTABLECER EL DERECHO FUNDAMENTAL AL LIBRE MOVIMIENTO"

"Nuestra principal preocupación en este momento es restablecer el derecho fundamental de la gente al libre movimiento y queremos trabajar para una rápida solución que nos ayude a solventar una situación muy difícil y las cuestiones humanitarias en la frontera, que se restablezca el funcionamiento normal", ha explicado el portavoz del Ministerio.

El gobierno gibraltareño, por su parte, ha denunciado que las autoridades españolas han provocado "retenciones deliberadas" en el tráfico desde y hacia la colonia británica desde el viernes.

El sábado quienes querían cruzar la verja tuvieron que esperar colas de hasta seis horas bajo temperaturas de unos 30 grados centígrados mientras efectivos de la Guardia Civil registraban 'prácticamente todos los vehículos'.

"Esta tortura ha obligado a desplegar una ambulancia para atender a la gente afectada. El viernes, por ejemplo, un español tuvo que ser trasladado a un hospital con dolores en el pecho", denuncia el ejecutivo del Peñón.

PRESIÓN DE GIBRALTAR

En los últimos días los pescadores que faenaban en aguas cercanas a Gibraltar habían denunciado la "presión" de las autoridades gibraltareñas, que "incomodan" a los barcos.

Ello provocó la reacción del Ayuntamiento de Algeciras (Cádiz), que lamentó los "malos gestos" de Gibraltar, a lo que las autoridades gibraltareñas respondieron haciendo público un comunicado en el que se denunciaba la "interferencia" que, a su juicio, ha cometido la Guardia Civil en su jurisdicción, asegurando que ya ha informado al Gobierno de Reino Unido para que eleve este asunto "al máximo nivel".

En el comunicado, las autoridades del Peñón denunciaban que la Guardia Civil ha "impedido" el trabajo de una empresa contratada para construir arrecifes artificiales en las aguas que consideran como propias, como parte de "una estrategia para la protección marina".