POLÍTICA
04/08/2013 11:03 CEST | Actualizado 04/08/2013 11:27 CEST

Debates del sábado en televisión: del cuadro de la autora del 'ecce mono'... al cuadro político

Como dijo anoche mi amigo Juan Antonio en Twitter, "creímos que Lucía Etxebarría iba a ser el eccehomo del verano, pero aquí está Cecilia para poner los puntos sobre las íes”. Cecilia Jiménez es ya experta en ser la noticia estival y este sábado compareció en Telecinco para demostrar que aunque Rajoy haya sido el más nombrado de la semana (fin de la cita), ella sigue siendo aquella, que hubiera dicho Raphael: la pintora que revolucionó el mundo de la restauración y la Agustina de Aragón contemporánea. Y, para demostrarlo, pintó en directo un cuadro del plató de El gran debate –una versión libre y conceptual- con la que probó al mundo que, pasados los meses, ya puede reírse de su explosión catódica. Una pincelada en una noche que fue todo un cuadro… pero político. Una suerte de homenaje al Apueste por una, sección del matinal de María Teresa Campos en la que se enfrentaba a Cuca García de Vinuesa buscando el favor del público, pero con otros dos protagonistas: Rajoy y Rubalcaba.

La comparecencia del presidente en el Senado –el Congreso estaba en obras-, o sea, en la Cámara menos común de las comunes, dio para más de dos horas en los debates de los sábados. Y todos hacían sus apuestas, como en la ruleta del casino, por uno o por otro: por rojo… o por azul, en este caso. En el programa de Jordi González, Margarita Sáenz Díez, Antón Losada y Pilar Rahola se la jugaron a la primera opción, mientras Miguel Ángel Rodríguez, Isabel Durán y Ángel Expósito –con peros- se decantaron por el aprobado a Rajoy.

MAR afirmó que estuvo “mejor de lo esperado”, mientras Expósito consideró que el líder popular “quizá no convenció, pero sorprendió”. Sáenz Díez no solo no creyó sus palabras, sino que lo acusó de decir “mentirijillas” y pidió que fuera llamado como testigo del caso Bárcenas, a lo que Durán respondió rememorando Filesa: “Entonces, no se llamó a Alfonso Guerra”. Bastante más alejados se mostraron Antón Losada y Pilar Rahola en sus intervenciones. Para el primero, “el presidente no convenció ni calmó a la opinión pública mundial” y, según la segunda, “ni los suyos le aplauden”.

Conforme iban pasando los minutos, el calor se apoderó de más de uno, a tenor de los sofocos que les entraron. Rodríguez levantó la voz para preguntar cómo se financiaban BNG o Ezquerra, a lo que Losada contestó: “Yo no vengo a berrear”.

ELENA VALENCIANO DEBATE DESDE UN PLASMA

Fue entonces momento de otra comparecencia, esta vez en el programa y también desde un plasma (pero contestando preguntas, eso sí). Elena Valenciano entró en pantalla desde Altea para justificar los anuncios del PSOE de presentar una moción de censura que, avisó, no está descartada y también reconoció que la dimisión de Rajoy no pondría fin a los males que aquejan al país. Aunque, a la pregunta de Jordi González de si eso dañaría más la imagen de España, Valenciano replicó: “Es que este asunto ya le está pasando factura”. Aún tuvo tiempo la socialista de valorar la aparición del nuevo término Rubalbárcenas acuñado esta semana por La Razón: “Es grotesco, parece un titular de El Jueves”. Ante su insistencia en diseccionar los SMS entre Rajoy y Bárcenas, MAR le dio su visión. En su opinión, los mensajes enviados por el presidente eran una forma de decirle “vete a la porra”...

Entre el cinco y el seis solo hay uno. Y entre Telecinco y La Sexta tampoco hubo ayer muchas más diferencias.

El programa que presenta Iñaki López también dedicó más de la mitad de su tiempo en hablar de la comparecencia del jueves. Y, como en su competencia, con tres a favor, tres en contra… y Eduardo Inda, más cerca en ocasiones a los representantes políticos de PSOE, IU y Ciudadanos presentes en plató que a la de sus compañeros periodistas: Francisco Marhuenda, Edurne Uriarte y Antonio Martín Beaumont. Marhuenda pronosticó un debate previsible, como las reacciones a las palabras de Rajoy. “El presidente dejó claritas las cosas y no convenció al que no iba a convencer”, esgrimió. A Tania Sánchez, de Izquierda Unida, no lo hizo. Ni Rajoy ni Marhuenda. Al primero le pidió “responsabilidad política”. A su interlocutor, lo acusó de “devoción marianista”. “Los de izquierdas radicales no tenéis la verdad absoluta”, le replicó él. No fue su único encontronazo. La socialista Patricia Hernández lo tachó de “poco objetivo” por imprimir en la portada del diario que dirige el nombre Rubalbárcenas. Y, cuando Eduardo Inda habló –“a lo mejor Rajoy debe dimitir porque no se enteró de nada”, dijo-, el director de La Razón le espetó: “Me abrumas con tu inteligencia”.

A pesar de que ha subido la luz, el debate continuó encendido. Uriarte y Beaumont consideraron que Rajoy “cogió el toro por los cuernos”. Por su parte, Albert Rivera, presidente de Ciudadanos, fue muy aplaudido con su conclusión: “Se visualizó la decadencia de una etapa política, la del ‘y tú más’”. El político comparó a Rajoy con Nixon, como en el último vídeo del PSOE. Y no fue el único presidente estadounidense que salió a relucir. El experto en comunicación política Fran Carrillo alabó el cambio de formas del líder popular –tomadas algunas de Bill Clinton, a su parecer-, y resaltó que el ya famoso “fin de la cita” había sido tan premeditado como oportuno.

VIVIR CON MENOS DE 1.000 EUROS AL MES

Tras esta sobredosis de comparecencia mariana, parafraseando a Tania Sánchez, llegó el turno de la economía en La Sexta noche. Ante la recomendación del FMI de rebajar los sueldos de los españoles un 10%, Eduardo Inda pidió una bajada sustancial… para Lagarde. Fernando Berlín consideró que “así no se puede vivir”, Marhuenda recordó que él estuvo en el paro y vivió con menos de mil euros al mes y Elisa Beni contó una anécdota suficientemente elocuente: en una comida, un banquero le comentó que “hasta que ‘la plebe’ (sic) no se empobrezca un 30%, no saldremos de esta”.

El que sí tiene que salir de esta, y de todas, es Mateo, un bebé de dos meses que necesita un trasplante de médula y cuyo padre hizo un llamamiento en El gran debate para animar a la donación (más información, en medulaparamateo.com). A su lado, la gran Ana Diosdado reveló que padece leucemia y le dio todo su apoyo en esta campaña, que es la de todos. La de la solidaridad con un pequeño, su hermano de dos años y sus padres, que merecen un final feliz.

EL HUFFPOST PARA IKEA