INTERNACIONAL
17/08/2013 10:31 CEST | Actualizado 16/10/2013 11:12 CEST

El Gobierno de Egipto detiene a 1004 hermanos musulmanes y las protestas continúan

GETTY

El Ministerio egipcio del Interior informó este sábado de que sus fuerzas han detenido a 1.004 miembros de los Hermanos Musulmanes en las últimas horas y se han incautado de armas y municiones.

Sólo este viernes, al menos 100 personas murieron, una cifra que se eleva hasta al menos los 700 desde el miércoles. Los Hermanos Musulmanes han convocado nuevas protestas para toda la semana, en lo que llama una "Semana de la Ira".

En un comunicado, el ministerio del Interior señaló que los arrestos efectuados se han llevado a cabo en todas las provincias en el marco de las operaciones para hacer frente a los 'intentos terroristas de elementos de los Hermanos Musulmanes de empujar al país a un ciclo de violencia'.

La nota subraya que unas quinientas personas fueron detenidas en El Cairo, entre las que había un paquistaní, un palestino y cuatro sirios, mientras que 58 fueron capturadas en la provincia de Guiza, que abarca parte de la capital.

El Ministerio explicó que, entre los sucesos ocurridos este viernes, miembros de la Hermandad atacaron una comisaría de policía en el barrio de Ramsés, donde los islamistas celebraron la principal concentración en El Cairo, y abrieron fuego contra ella.

Asimismo, acusó a integrantes de la cofradía islámica de causar un incendio en el edificio de la empresa constructora Arab Contractors tras lanzar cócteles molotov contra el inmueble en ese distrito.

LA MEZQUITA DEL BARRIO DE RAMSÉS

Un grupo de islamistas permanece atrincherado en la mezquita de Al Fath, en el barrio de Ramsés, donde buscaron refugio durante los disturbios y que este sábado está cercada por la Policía y opositores al depuesto presidente Mohamed Mursi.

Una fuente de los servicios de seguridad explicó a Efe que varios manifestantes de los Hermanos Musulmanes continúan en el interior del templo, después de que la mayoría saliera la pasada madrugada cuando la Policía les abrió un paso seguro para poder marcharse.

El grupo que está dentro es de unas veinte personas y están encerrados en una sala.

Entre las personas que abandonaron la mezquita en las últimas horas había mujeres y menores de edad. Además, esta mañana salieron unas 20 o 30 personas custodiadas por los efectivos gubernamentales, mientras eran insultados por opositores a Mursi que intentaron agredirlos.

ESPACIO ECO