POLÍTICA
14/10/2013 07:26 CEST | Actualizado 13/12/2013 11:12 CET

Madrid apremia a Rajoy a pactar un nuevo modelo de financiación antes de fin de año

CHEMA MOYA / EFE

Mariano Rajoy quiere calmar las revueltas aguas de la financiación autonómica, pero ni los navíos de su flota están dispuestos a permanecer fondeados mucho más tiempo. El presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, quiere de manera "urgente" un nuevo modelo de financiación autonómica que sustituya al modelo actual, "artificial, injusto e incoherente".

En un artículo publicado en el diario El País, el sucesor de Esperanza Aguirre trata de forzar el ritmo de Rajoy exigiéndole que ponga en marcha un nuevo modelo el 1 de enero de 2014, según se comprometió el Gobierno en el Consejo de Política Fiscal y Financiera, el órgano que reúne a las comunidades autónomas.

Sin embargo, el calendario del Gobierno es otro. El ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, aseguró en una entrevista en ABC que habrá una reforma de la financiación en esta legislatura, si bien ha matizado que habrá que esperar a la recuperación para abordarla porque "de momento no hay nada que repartir". "Ahora no va a haber ningún cambio en el sistema de reparto. Cuando crezca de nuevo la economía habrá que garantizar la financiación equitativa de los servicios públicos en cada una de las regiones", pero "lo que no se puede hacer en ningún caso es cambiar el sistema de financiación por la presión política", según él.

Según González, "desde el año 2009, esto es durante prácticamente toda la crisis, la Comunidad de Madrid ha visto cómo se le reducían sus ingresos un 8%. Este año se nos han quitado 1.000 millones, y la previsión para 2014 es consolidar una pérdida de otros 1.300 millones de euros". El presidente regional asegura que su posición es mucho peor que la de Cataluña o Andalucía. "Cataluña recibe 3,5 veces más que Madrid, aun recaudando cuatro veces menos, y que Andalucía recibe todavía más, con una recaudación 7,5 veces inferíor a la madrileña", lamenta.

REUNIÓN EN GÉNOVA

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, defenderá este lunes ante el Comité Ejecutivo Nacional del PP el proyecto de Presupuestos Generales del Estado para 2014 y tratará de aplacar las aspiraciones de González y otros barones de su partido.

La reunión se produce tras el rechazo en el partido a la propuesta de la presidenta del partido en Cataluña, Alicia Sánchez-Camacho, que aboga por limitar la solidaridad interterritorial y garantizar la ordinalidad, de forma que las autonomías no pierdan posiciones en el ránking de renta per cápita una vez aplicada.

El Comité Ejecutivo Nacional, que reúne a la plana mayor del partido, incluido el comité de dirección y los 'barones' autonómicos, celebró su última reunión el pasado 2 de septiembre, coincidiendo con la apertura del nuevo curso político. Entonces Rajoy adelantó a los suyos las cifras del paro de agosto y aseguró que sería el mejor dato desde el año 2000. También habló de Cataluña y volvió a ofrecer diálogo al presidente de la Generalitat, Artur Mas, si bien dijo que si lo que quiere es cambiar la Constitución ya sabe los cauces.

ENFADO DE LOS 'BARONES' POR LOS RECORTES EN LOS PGE

Un mes y medio después, la reunión del Comité Ejecutivo tendrá como tema principal los Presupuestos, que han cosechado un fuerte malestar en muchas comunidades por el recorte de la inversión estatal en sus territorios. De hecho, Baleares y Madrid, dos autonomías gobernadas por el PP, han sido las que más abiertamente han criticado los PGE del Ejecutivo.

El propio Mariano Rajoy ya quitó hierro a esas quejas de las comunidades hace una semana desde Japón, donde afirmó que suele pasar "siempre" y es "inevitable", pero al final "cualquier problema se va a solucionar". Dicho esto, recalcó que se trata de unos Presupuestos "equilibrados" para contribuir al "gran objetivo nacional" que es crecer y crear empleo.

Es más, el presidente del Gobierno subrayó entonces que con los Presupuestos Generales del Estado pasa como con la financiación autonómica, que "siempre" genera "discusiones" entre las comunidades. Y de hecho, así se ha visto esta misma semana cuando la presidenta del PP catalán presentó en Madrid su propuesta para llevar a cabo una revisión "profunda" del sistema de financiación.