INTERNACIONAL
23/12/2013 14:36 CET | Actualizado 23/12/2013 14:36 CET

Solo el ultraderechista Le Pen apoya en Francia la ley del aborto de Rajoy

EFE

Como suele ser habitual, el ultraderechista francés Jean-Marie Le Pen ha roto la unanimidad entre la clase política francesa. Cuando la izquierda y la derecha se habían puesto de acuerdo para denunciar la restrictiva ley del aborto que el Gobierno español presentó el pasado viernes, el Frente Nacional ha roto el consenso este lunes.

A través de un mensaje publicado en su cuenta de Twitter, Jean-Marie Le Pen ha celebrado la propuesta ultraconservadora del Gobierno de Rajoy. El presidente de honor del Frente Nacional defiende su postura aduciendo que se preocupa por “el respeto a la vida”.

Traducción: "El proyecto de ley española sobre el aborto demuestra que se puede actuar en la cuestión con mesura, inteligencia y preocupación por el respeto a la vida".

Lo cierto es que esta declaración no sorprende demasiado teniendo en cuenta las posturas que ha adoptado su hija Marine Le Pen en las últimas elecciones presidenciales. Durante la campaña, criticó “los abortos por comodidad” y defendió la idea de no financiar las interrupciones voluntarias del embarazo en caso de sufrir problemas económicos.

Pero ni siquiera la presidenta del partido francés de extrema derecha Frente Nacional había llegado tan lejos como el Gobierno español, que retrocede unos años en cuanto a derechos sociales. El texto, que espera ser aprobado por el Parlamento el año que viene, trata de reformar una ley de 2010 que autoriza el aborto hasta las 14 semanas de embarazo, y hasta las 22 semanas en caso de malformación del feto. Las nuevas condiciones son muy restrictivas, ya que la autorización para el aborto sólo se podrá conceder en dos casos: si la salud de la madre está juego o si el embarazo es la consecuencia de un delito contra la libertad o la integridad sexual de la mujer.

El Gobierno francés, contrariado

La ministra francesa de los Derechos de las Mujeres, Najat Vallaud-Belkacem, ha criticado la reforma por “inoportuna”. Además, afirma haber escrito a su homólogo español para hacerle partícipe de su preocupación. “Es muy inquietante, y además demuestra lo que siempre digo, que las mujeres no hemos llegado a conseguir nuestros derechos”, ha añadido la también portavoz del Gobierno francés.

Pero no sólo la izquierda se ha mostrado crítica. La derecha francesa también ha condenado este proyecto de ley. Así lo reflejan las reacciones de indignación que se han sucedido tras la metedura de pata de un joven militante. Jean-René Laget, delegado regional de los “Jóvenes de la derecha popular”, publicó el pasado sábado un tuit en el que relacionaba el aborto con el régimen nazi.

“Mientras que algunos egoístas y otros nazis abortan aquí, España entra en razón y decide no participar en el mayor genocidio de los últimos 100 años”.

Y esta frase es la que le ha valido su suspensión inmediata del partido Unión por un Movimiento Popular. La propia delegada general de este partido, Valérie Debord, ha calificado este comentario como “inadmisible”, momentos antes de defender el aborto.

Traducción: “Comentarios inadmisibles que demuestran tanto la ignorancia de una realidad histórica como la de una realidad humana #insoportable”

TERRITORIO PARADORES