INTERNACIONAL
06/08/2014 09:19 CEST | Actualizado 06/08/2014 09:20 CEST

La moneda, el petróleo y la educación centran el debate sobre la independencia de Escocia

La moneda, el petróleo y la educación han centrado en la noche del martes el debate sobre la independencia de Escocia, que el 18 de septiembre acudirá a las urnas. El ministro principal de Escocia, Alex Salmond, y el líder de la campaña oficial contra la independencia "Mejor Juntos", Alistair Darling, mantuvieron un tenso encuentro televisado marcado por las acusaciones cruzadas, a mes y medio de que se celebre la consulta sobre la secesión.

¿Qué moneda tendrá una Escocia independiente? ¿Cómo se gestionará el petróleo? ¿Seguirá recibiendo apoyo de Londres en áreas como educación o pensiones? Estas son algunas de las preguntas que han orbitado en torno al debate.

"Nadie hará un mejor trabajo dirigiendo a Escocia que la gente que vive y trabaja en Escocia", ha defendido Salmond, quien ha criticado que la nación esté siendo controlada por los partidos del Parlamento inglés, a los que los ciudadanos escoceses no han votado.

"Durante más de la mitad de mi vida, Escocia ha estado gobernada por países que no elegimos en Westminster, y estos partidos nos han dado desde el impuesto de capitación al impuesto de habitaciones, y son las mismas personas que a través del "Proyecto Miedo" nos dicen que este país no puede dirigir sus propios asuntos", ha criticado.

Así, ha defendido que Escocia puede ser un países independiente "exitoso", recordando que 49 de los 71 países que participaron en Glasgow en los Juegos de la Commonwealth eran del mismo tamaño o menores que Escocia, según ha informado la cadena de televisión británica BBC.

"El 18 de septiembre tenemos una oportunidad única, y debemos agarrarla con ambas manos", ha manifestado, después de asegurar que una Escocia independiente hará un mayor hincapié en la justicia social.

"LO MEJOR DE LOS DOS MUNDOS"

Por su parte, Darling ha defendido que, en caso de permanecer en Reino Unido, los votantes escoceses "tendrán lo mejor de los dos mundos", antes de presionar a Salmond para que anuncie qué moneda adoptaría Escocia si Londres no se integra en el euro.

"Hay momentos en los que, por amor a nuestra familia y amor a nuestro país, es mejor decir "no", no porque no podamos, sino porque es la mejor opción", ha defendido. "En seis semanas, tomaremos la decisión más importante jamás tomada en Escocia y, subrayo que, si decidimos irnos, no hay marcha atrás", ha advertido. "Digamos con confianza, orgullo y optimismo "no gracias" a los riesgos de una independencia", ha apostillado.

Tras el debate, durante el cual la audiencia presente ha mostrado su disconformidad con ambos políticos por evitar de forma continuada varias preguntas espinosas, el director de la campaña a favor de la independencia, Blair Jenkins, ha dicho que "ha sido una clara victoria del "sí"", lo que ha sido rechazado por la campaña de "Mejor Juntos".

RESULTADO, EL 18 DE SEPTIEMBRE

Los escoceses están llamados a las urnas el próximo 18 de septiembre para responder, con un "sí" o un "no", a la pregunta: "¿Debería Escocia ser un país independiente?". Entre los partidarios de la independencia destaca el Partido Nacionalista Escocés de Salmond, que tiene enfrente a conservadores y laboristas, defensores de la unidad territorial.

A falta del efecto que pueda tener en las encuestas el "cara a cara" entre Salmond y Darling, el "no" a la secesión continúa siendo la opción mayoritaria. Un estudio elaborado por "The Independent" a partir de varios sondeos fija en el 57 por ciento la intención de voto para el "no", 14 puntos por encima de la opción independentista.

SOMOS LO QUE HACEMOS