INTERNACIONAL
18/07/2015 17:43 CEST | Actualizado 18/07/2015 19:58 CEST

Entrevista con Meir Javedanfar: "Sin acuerdo, Irán podría haber logrado la bomba en dos o tres meses"

EL HUFFINGTON POST

Meir Javedanfar es iraní e israelí. Y a esa doble condición suma, más allá de las banderas, la serenidad del analista. Coautor de La esfinge nuclear de Teherán, colaborador en prensa europea y norteamericana, creó la Compañía para el Análisis Económico y Político de Oriente Medio e imparte clases en el Centro Interdisciplinario de Herzliya, uno de los más destacados del mundo en materia de seguridad. Hoy habla claro del histórico acuerdo alcanzado entre Irán y las potencias occidentales sobre el programa atómico de Teherán.

¿Este acuerdo es un error histórico, como dice el primer ministro israelí Benjamín Netanyahu?

No, en absoluto. Lo que ocurre es que le suelen gustar las hipérboles.

¿Y por qué no lo es?

Si analizamos bien el acuerdo, quedan algunos problemas pendientes, como los posibles silos no declarados que Irán tenga en bases militares o el hecho de que los inspectores internacionales tengan que pedir permiso para una visita cuando entiendan que puede haber algo sospechoso, un visto bueno que puede tardar en llegar hasta 24 días. Eso es verdad. Pero si vemos el acuerdo desde un punto de vista macro es un buen acuerdo, es bueno para la seguridad de Israel. En 24 días Irán no puede construir una bomba con las reservas con las que se va a quedar (pasará de 12.000 a 300 kilos de uranio enriquecido, la base de toda bomba atómica). Para un arma se necesita uranio y el uranio deja rastro, los expertos lo detectarían en las instalaciones aunque los iraníes limpiaran. Y si los expertos dedicaran ese tiempo a avanzar técnicamente en la construcción de una bomba pues tampoco irían mucho más allá, es difícil. Sin el acuerdo, sería cuestión de dos o tres meses que Irán culminara su bomba. Ahora necesita al menos un año. No, salvo los matices, no es un mal acuerdo. Y no era realista en absoluto que Israel pidiera el desmantelamiento total del programa nuclear de Irán.

Pero dice el embajador en España, Alon Bar, que el acuerdo ayudará a financiar el terrorismo internacional...

En este punto puede tener razón. Irán va a tener más dinero y hay que ver a lo que lo destina, pero es que no podíamos tener un acuerdo sin devolverle a los iraníes su dinero, porque el fondo que está ahora retenido es suyo, no son ayudas internacionales. No puede ser que a ellos se les exija que sean flexibles y los demás no demos nada a cambio. En Siria sí deben estar preocupados, porque saben que ahora Bachar el Asad podrá tener más bombas para atacarles (Irán ha apoyado en público a Hezbolá, la milicia chií libanesa, que lucha con el régimen en suelo sirio), pero no creo que vayan a ponerse ahora a atacar a Israel, con lo duro que es el conflicto interno que afronta Damasco. Tengo un amigo en el Reino Unido que escucha a diario la radio de Hezbolá y me dice que todo son entierros, que sus milicianos están volviendo en muy malas condiciones del combate en Siria. Claro que le puede llegar más dinero de Irán, pero es que también están debilitados y no creo tampoco que vayan a ponerse a atacar a Israel. El dinero no lo es todo.

¿Considera entonces que son suficientes las medidas tomadas en el acuerdo entre Irán y Occidente?

Se limita el enriquecimiento, se reducen las reservas de uranio enriquecido y las centrifugadoras... Hay grados de satisfacción, claro, hay márgenes en los que ha habido mucho debate, pero mire, Irán ha cedido, ha cruzado una línea roja de su propio líder supremo (Sayyid Ali Khamenei) que parecía infranqueable. Dijeron que nunca permitirían el acceso de inspectores a bases y ahora esos inspectores van a llegar. Es satisfactorio, pese a todo.

(Puedes seguir leyendo tras la foto...).

Los líderes occidentales e iraníes, en la foto de familia posterior al acuerdo.

Como conocedor de la realidad iraní, ¿cómo beneficiará el acuerdo a la sociedad, a pie de calle?

Lo fundamental es que a los ciudadanos les ha devuelto la esperanza. El pacto hará que inversores locales -que hasta ahora no tenían seguridad para hacer apuestas- ahora sí se atrevan, y que también lleguen capitales de fuera. Es verdad que ese dinero beneficiará inicialmente al Gobierno, a las administraciones, pero a largo plazo eso mejorará la vida de los ciudadanos. Y, por encima de todo, insisto, está la esperanza.

¿Por qué Israel es tan reacio a reconocer lo bueno del acuerdo?

El problema es que la mayoría de los ciudadanos del estado de Israel están contra el acuerdo porque llevan 36 años escuchando de Teherán que tienen que ser eliminados. Es como si alguien constantemente le desea la muerte a España, le dice que es un país que tiene que ser eliminado, y usa la dolorosa Guerra Civil que ustedes tuvieron para lanzar el insulto. Es obvio que eso no genera confianza en Israel, es muy lógico. Es verdad que Irán hasta ahora sólo ha usado palabras, como dicen algunos, pero ¿hasta cuándo se puede tolerar? Y Netanyahu se aprovecha de ello. Hay incluso jefes del Mossad diciendo que Irán no es un peligro existencial, pero sí es un peligro estratégico.

¿Y por qué lo hace?

Pues para hacerse más fuerte él y para poner contra las cuerdas a (Barack) Obama. Netanyahu necesita un Irán, un enemigo externo, claramente. Si no, ¿qué va a hacer? ¿De qué va a hablar? ¿De la vivienda, que está carísima y es uno de los principales problemas de Israel? ¿De lo que no ha hecho por ella y por otros problemas sociales? Incluso el líder laborista de Israel, Isaac Herzog, que está en contra del acuerdo, se ha decidido a dialogar con EEUU y quiere hablar con ellos para que nos ayuden. Pero Netanyahu no, él necesita estar aislado, y para ello está dispuesto incluso a enfrentarse al líder del mundo y al estado que es el mejor amigo con que cuenta Israel hoy en día.

¿Hasta qué límite?

Mire, Netanyahu hubiese atacado Irán si hubiese sabido que, pese a ello, EEUU iba a vetar una resolución en el Consejo de Seguridad de la ONU en la que se reconozca un estado palestino. Dicho de otra manera: sabe que si ataca el veto de EEUU ya no estará para proteger a Israel y la creación de un país palestino es la pesadilla más fea que puede afrontar Netanyahu. Sería insoportable para él. Que quede muy muy claro: nadie en Israel quiere un Irán atómico, no, tajantemente, pero pese a ello hay que decir que Netanyahu tiene un problema con su estrategia.

(Puedes seguir leyendo tras la foto...).

Empleados iraníes trasladan uranio en una instalación nuclear del país.

¿Y no hay voces distintas en la sociedad israelí? ¿Todos comulgan con el primer ministro?

En nuestra sociedad cada vez está habiendo más brechas, más gente crítica, que defiende que el acuerdo nuclear es bueno, aunque sea con todos los matices que se quieran poner. No dicen que es fantástico, claro, pero sí que es posible vivir con él. Y se verán voces muy autorizadas diciendo esto mismo en cuanto se avance un poco en el tiempo y se empiecen a cumplir los compromisos.

Netanyahu decía que echaba en falta el apoyo de los países occidentales por las alusiones al exterminio de Israel que claman determinados líderes iraníes. ¿Y usted?

Yo le pido al Gobierno de España y a todos los amigos de Israel que por favor respondan aunque sea verbalmente a Irán, y de una manera más fuerte cada vez. El Holocausto es un trauma para nosotros como la esclavitud era un trauma para los africanos americanos. Imagínese qué pasaría si un país tuviera un día al año en el que saca 100.000 personas a la calle, diciendo que los africanos tienen que ser esclavos de nuevo. Hay que denunciar la imagen que da un país como Irán que, una vez al año, tiene un festival en el que 100.000 personas salen a la calle a decir que Israel tiene que ser eliminado. Es un trauma para nosotros y los países aliados deben estar a nuestro lado y condenar de forma contundente, llamar al embajador cada vez que esto pasa. Claro que en Israel somos responsables de errores en nuestra política diaria, pero también desde fuera tienen que ayudar a los moderados. Es necesario. Es que es como si en Serbia se rieran de las matanzas bosnias. Tengamos cordura.

¿Rebajará Netanyahu su crítica al acuerdo para no dañar su relaciones diplomáticas?

No, es que no le importa. El aislamiento es bueno para él, quiere vender la idea de que el mundo nunca nos ha querido a los judíos y ahora la historia se repite, con incomprensión y amenazas. Creo que en este momento no se pueden recomponer los lazos ni con EEUU, porque Netanyahu va a seguir con el mismo discurso. Israel sólo puede limitar el nivel de daño.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...