POLÍTICA
16/12/2016 10:08 CET | Actualizado 16/12/2016 10:08 CET

Zapatereando

EFE

Otra vez a los focos, a la primera línea, a los titulares. José Luis Rodríguez Zapatero está de vuelta. El ex secretario general del PSOE ha intensificado su agenda estos días con mítines y actos en toda España con motivo del décimo aniversario de la aprobación de la Ley de Dependencia.

Este mismo viernes protagoniza un esperado mitin en Jaén junto a la presidenta de Andalucía, Susana Díaz, por esta conmemoración. Y nada es inocente. La vuelta de Zapatero coincide en un momento de fuerte debate interno en el PSOE y en plena carrera por la Secretaría General del PSOE vacante tras la dimisión de Pedro Sánchez.

Ahora lo volvemos a ver en el telediario, pero Zapatero no ha estado quieto durante este tiempo entre bambalinas. “¿Felipe? El que de verdad siempre se estaba moviendo por detrás era José Luis”, dice una persona que conoce muy bien a los dos ex líderes. “El que más ha enredado con todo desde el principio ha sido Zapatero”, comenta otro socialista muy cercano a Sánchez.

El entorno de Sánchez no soporta a Zapatero. Si en las primarias de hace dos años fueron de la mano estos sectores, dos años y medio después no pueden ni verse. En la familia socialista se ha hablado mucho de este distanciamiento, que se acrecentó principalmente cuando Sánchez criticó abiertamente la reforma de la Constitución -el famoso artículo 135-. “Le sentó como una patada, lo entendió como un ataque directo a él mismo, parece que asume personalmente cualquier tipo de rectificación de sus políticas”, reflexionan fuentes ‘sanchistas’.

Rodríguez Zapatero se ha posicionado internamente a favor de Susana Díaz durante estos años de tensiones con Sánchez. Y precisamente con ella estará en un acto en el que muchos ven el pistoletazo de salida de la andaluza para competir por Ferraz y como respuesta a la tournée de Sánchez -que ya ha estado en Valencia y Asturias, dos federaciones cercanas a la líder del PSOE andaluz- y a las concentraciones a favor de las plataformas que exigen primarias de manera inmediata.

EL PSOE ANDALUZ QUIERE VENDER SU GESTIÓN

Los socialistas andaluces, según fuentes cercanas a Díaz, insisten en que no hay que sacar de contexto este acto y la intensa agenda de la presidenta más allá de Despeñaperros. En el PSOE andaluz comentan que, tras estos años, el PSOE tiene que reivindicar su “patrimonio” y la gestión de la “transformación” realizada especialmente por Felipe González y José Luis Rodríguez Zapatero. Dicen que el socialismo no tiene que tener “complejos” y debe mostrar los logros conseguidos durante estos años. “Si no lo hacemos nosotros, ¿quién lo va hacer?”, señalan desde Andalucía.

El acto de Jaén llega después de que Zapatero haya protagonizado otros en los últimos fines de semana. El pasado 26 de noviembre se trasladó a Toledo para recoger un premio Violeta de Juventudes Socialistas y el pasado sábado estuvo en un homenaje a alcaldes en La Bañeza (León).

Tiene también actos en Zaragoza y Madrid en los próximos días

¿Qué mensajes ha lanzado ante las cámaras? El ex líder ha trasladado su opinión la necesidad de recuperar “la mayoría social”. “Vamos a estar muy bien a partir del próximo congreso”, auguró en tierras leonesas.

Además, en su agenda tiene otro acto para conmemorar la ley de Dependencia este sábado en Ejea de los Caballeros (Zaragoza), junto a Javier Lambán en un municipio con un gran valor sentimental para los socialistas aragoneses. Suma y sigue. El lunes por la mañana está previsto otro evento en el Congreso, organizado por el grupo parlamentario socialista, para loar la misma ley y con él como gran estrella.

Algunas federaciones están lanzando campañas rememorando el compromiso socialista con esta norma. Por ejemplo, en el PSOE andaluz quieren enfatizar durante el acto que en esta comunidad hay más prestaciones a los dependientes que en Madrid, Galicia y Murcia juntas, además de que la Junta financia el 78% mientras que el Gobierno popular solo el 22% (la ley establecía un 50-50).

LOS 'SANCHISTAS': "SALIÓ TOCADO, SE QUIERE REIVINDICAR"

La actual dirección interina de Ferraz considera que a Zapatero no se le ha tratado bien durante estos últimos años. Algunos recuerdan feos como su papel secundario en la convención municipal de 2015. Sánchez entró entre aplausos junto a Felipe González y Ángel Gabilondo, mientras que la organización relegó al leonés -que accedió a la sala en un grupo de dirigentes con menos importancia-. Los ‘sanchistas’ hacen ahora este análisis: “Está muy falto de cariño, salió muy tocado de su etapa en el Gobierno. Ahora se quiere autoreivindicar”.

Las federaciones que están organizando estos actos rechazan esta teoría de los críticos. Fuentes organizadoras de uno de los actos dicen que, además de recordar lo que ha conseguido el PSOE, quieren que sirva de “confraternización” entre socialistas. Una de las cosas que más preocupa a los barones que se enfrentaron a Sánchez es el discurso de “odio” que, en su opinión, lanzó la anterior dirección entre los líderes autonómicos y los militantes.

Los ‘sanchistas’ interpretan el acto de Jaén como un apoyo a Díaz, aunque también dicen en privado, según fuentes cercanas al ex secretario general, que “los amores y odios de Zapatero son efímeros, se van como un ráfaga de viento”.

Lo cierto es que la figura de Zapatero vuelve a estar en mitad del tablero político del PSOE. La necesidad de ensalzarle para algunos sectores es esencial porque ven que Podemos incluso ha llegado a alabar toda su parte social más que la última dirección de Ferraz. La propia gestora quiso mostrar sus felicitaciones en un comunicado por el reciente nombramiento de Rodríguez Zapatero como presidente del Foro de la Contratación Socialmente Responsable, una entidad que tiene como objetivo promover la empleabilidad de las personas con discapacidad.

Queda mucho ZP.

Photo gallery Vida de Zapatero See Gallery

ESPACIO ECO