POLÍTICA
31/01/2018 23:12 CET | Actualizado 31/01/2018 23:40 CET

El día que Ana Rosa dejó al descubierto a Puigdemont

El programa de Telecinco desvela unos mensajes del expresident que han hecho temblar al independentismo.

T5

A las tres de la mañana de este miércoles sonó el teléfono de Ángels Juan Vidal, directora del magazine matutino de Telecinco, El programa de Ana Rosa. La llamada procedía del periodista Luis Navarro y del camarógrafo Fernando Hernández, desplazados en Bruselas desde hace tres meses. Ambos tenían entre manos una noticia en exclusiva que haría temblar al independentismo horas más tarde.

La cámara de Hernández había grabado el momento en el que el móvil del exconseller y diputado Toni Comín (ERC) recibía unos mensajes de texto del expresident de la Generalitat, Carles Puigdemont, durante un acto en Lovaina (Bélgica). "Esto se ha terminado. Los nuestros nos han sacrificado", aseguraba en uno de ellos.

AR

La máquina se puso en marcha para contrastar la información antes de la emisión del programa, que comenzaba un poco antes de las 9:00 horas. "Ellos habían visto un teléfono pero no exactamente lo que había en la pantalla. Estaban detrás y lo grabaron pero no eran conscientes hasta que lo visionaron en el hotel. Entonces llamaron a la directora. Ella estaba ya trabajando a las 3 de la mañana. A mí me dejó dormir un poco más, hasta las 5", ha relatado la presentadora Ana Rosa en una entrevista a El HuffPost.

Desde el inicio del magazine la presentadora había anunciado que ofrecerían una exclusiva durante la emisión, pero no fue hasta una hora y media más tarde cuando Ana Rosa destapó la caja de los truenos, según cuenta El Televisero.

El retraso se debía a que los periodistas querían contrastar la noticias y preparar los vídeos antes de su emisión en antena. "Teníamos que corroborar que esa información era cierta, que ese era el teléfono de Puigdemont. (...) Por eso no lo hemos podido contar hasta las 10:30 de la mañana", ha afirmado Ana Rosa.

Los mensajes, escritos en catalán, fueron captados durante un acto electoral del partido flamenco Nueva Alianza Flamenca (N-VA) en Lovaina, ciudad al este de Bruselas que los nacionalistas quieren arrebatar a los socialistas. Estaba prevista la presencia de Puigdemont esa noche, aunque finalmente no acudió y el que intervino fue Toni Comín, alrededor de las 20:30 horas, que estuvo muy pendiente del móvil.

"Cada cierto rato sacaba el teléfono, se encontraba con un nuevo mensaje de Carles Puigdemont y no se atrevía a responder (...). Leía el mensaje y guardaba el mensaje. Diez minutos más tarde leía otro mensaje y lo guardaba. Así durante una hora", ha explicado Luis Navarro, durante el programa.

Los mensajes no dejaban lugar a dudas. Puigdemont se consideraba derrotado por el Ejecutivo de Mariano Rajoy y "sacrificado" por sus aliados, horas después de conocerse que el presidente del Parlament, Roger Torrent, había aplazado el debate sobre su investidura. "El plan de Moncloa triunfa, solo espero que sea verdad y que gracias a esto puedan salir todos de la cárcel porque si no el ridículo histórico, es histórico", escribió el expresident.

Supongo que tienes claro que esto se ha terminado. Los nuestros nos han sacrificado, al menos a mí. Vosotros seréis consellers (espero y deseo) pero yo ya estoy sacrificadoCarles Puigdemont

La autenticidad de los mensajes

A las 12:22 de la mañana, Puigdemont reconoció en la red social Twitter que los mensajes recibidos en el teléfono de Toni Comín eran ciertos y que los había enviado él. "Soy humano y hay momentos en los que yo también dudo", aseguró el expresident.

"Soy periodista y siempre he entendido que hay límites, como la privacidad, que nunca se han de violar. Soy humano y hay momentos en que también yo dudo. También soy el Presidente y no me echaré atrás, por respeto, agradecimiento y compromiso con los ciudadanos y el país. Seguimos!"

El exconseller Toni Comín trató de justificar la conversación con un clásico en estos casos: "cualquier mensaje sacado de su contexto pierde siempre su significado".

"La revelación de secretos (obtener subrepticiamente las conversaciones de terceros) es delito en España y en Bélgica, merecedor por tanto de las pertinentes acciones legales. Aparte de que cualquier mensaje sacado de su contexto pierde siempre su significado".

"La posición política del presidente Puigdemont ha sido expresada hace pocas horas, en un mensaje oficial anoche. Quien no lo haya entendido, puede repasar este mensaje porque es del todo inequívoco".

"Si el bloque del 155 se está haciendo ilusiones sobre la división del independentismo, tendrá un enorme disgusto. Desde su pluralidad ideológica, la unidad del independentismo está absolutamente garantizada: estamos todos conjurados a hacer valer los resultados del 21-D".

"No sólo como independentistas, sino sobre todo como demócratas, no vamos a permitir que una causa penal totalmente aberrante e ilegítima invalide el resultado del 21-D. Sin respeto a la voluntad popular no hay democracia. Y la democracia no se negocia".

La publicación de los mensajes de texto ha desatado un debate público sobre si era legal o no su publicación. Pocos minutos más tarde, su abogado, Gonzalo Boye, anunció en el programa Al Rojo Vivo una querella por la vulneración del artículo 197 del Código Penal que pena, hasta con cuatro años de cárcel, el descubrimiento de secretos para quien "se apodere de sus papeles, cartas, mensajes de correo eléctrico o cualesquiera otros documentos o efectos personales", según explica El País.

ERC y PDeCAT se plantean otro candidato

Los mensajes hicieron convulsionar al independentismo, tras una jornada marcada por las diferencias en la estrategia a seguir. Teresa Jordà, diputada de ERC en el Congreso, afirmó que no le constaba que se hubiera "sacrificado" a Puigdemont, pero recalcó que están buscando que haya una investidura "efectiva" y "real", porque "con simbolismos" no se gana un país. Los republicanos dudan cada vez más sobre la posibilidad de investir a Puigdemont.

Fuentes del PDeCAT, consultadas por El HuffPost, confiaban en que el expresident diera un paso al lado de una vez. "Esta situación es cada vez más insostenible", explicó una destacada dirigente de la formación. Muchas voces del partido señalaban en privado que preferirían que fuese el propio Puigdemont quien "de manera digna" renunciase a la presidencia.

La búsqueda de un sustituto para el expresident también desata las diferencias entre las diversas ramas del independentismo. El grupo parlamentario de Junts per Catalunya, compuesto por personas fieles a Puigdemont y donde el PDeCAT apenas tiene influencia, apuestan porque el sustituto sea Jordi Sànchez, el presidente de su grupo parlamentario, que se encuentra en prisión provisional. Otros nombres que resuenan con fuerza son también fieles a Puigdemont: el exconseller Jordi Turull o la jefa de campaña Elsa Artadi, personas de máxima confianza del expresident.

Sin embargo, desde Esquerra y el PDeCAT tienen claro que debe ser una persona que se encuentre "limpia". Es decir, sin cuentas pendientes con la justicia. Creen que esta es la única opción de recuperar la normalidad en Cataluña.

Moncloa, de celebración, pide una alternativa

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, reclamó al presidente del Parlament, Roger Torrent, descartar al exdirigente y buscar una alternativa. "Creo que el señor Torrent tiene que abrir una ronda de contactos (con los partidos políticos) para salvar la situación que ha generado el señor Puigdemont", ha dicho la vicepresidenta española.

Creo que el señor Torrent tiene que abrir una ronda de contactos para salvar la situaciónSoraya Sáenz de Santamaría

Todavía se desconoce si estos mensajes dados a conocer esta mañana por El Programa de Ana Rosa tendrán consecuencias o si se quedarán en anécdotas para recordar como otros mensajes o meteduras de pata míticos de la política española, como son "Luis, sé fuerte", "compi yogui" o "qué coñazo". Lo que está claro es que el tiempo se agota y corre en contra de Puigdemont, quien sabe que cuantos más días pasen, más difícil es su investidura.

NOTICIA PATROCINADA