INTERNACIONAL
23/02/2018 20:44 CET | Actualizado 23/02/2018 22:53 CET

El número dos de la campaña de Trump se declara culpable en la investigación sobre la injerencia rusa

Rick Gates asume los delitos de conspiración y las mentiras.

Joshua Roberts / Reuters
Rick Gates, en una imagen de archivo.

Rick Gates, quien fuera número dos de la campaña del presidente de EEUU, Donald Trump, se ha declarado culpable de los cargos presentados en su contra en la investigación sobre la presunta injerencia rusa en las elecciones presidenciales de 2016, según han informado este viernes medios estadounidenses.

Fuentes familiarizadas con el proceso indicaron al diario The New York Times que Gates planeaba asumir su culpabilidad, lo que indica que podría cooperar con las pesquisas. De esta forma, Gates podría ofrecer información incriminatoria contra su antiguo socio y exjefe de la campaña del multimillonario, Paul Manafort, también acusado en el caso, o contra otros miembros de la campaña de Trump, a cambio de una pena más leve.

El fiscal especial para el caso, Robert Mueller, aumentó la presión sobre Gates y Manafort este mismo jueves, al presentar contra ambos más de 30 nuevos cargos relacionados con fraude bancario y fiscal. Gates ha asumido este viernes los delitos de conspiración y las mentiras. Mueller ya había presentado cargos contra ellos en octubre pasado, pero se declararon no culpables de los mismos.

Así, la decisión de Gates supone un giro en su estrategia de defensa a medida que la investigación está cerrando el cerco a su alrededor, una situación agravada por el hecho de que sus tres abogados defensores han solicitado abandonar el caso.

INFORMACIÓN OCULTADA

Las acusaciones presentadas por Mueller argumentan que tanto Gates como Manafort ocultaron a las autoridades estadounidenses millones de dólares que obtuvieron al trabajar como consultores políticos del expresidente de Ucrania Víktor Yanukovich, un viejo aliado del presidente ruso, Vladímir Putin.

No obstante, no está claro qué tipo de información podría ofrecer Gates al equipo del fiscal especial, y ninguna de las acusaciones en su contra tiene que ver con la cuestión central de la investigación de Mueller: saber si hubo una coordinación entre la campaña de Trump y el Gobierno ruso para interferir en las elecciones de 2016.

Sin embargo, Gates estuvo presente durante los períodos de actividad más significativos de la campaña en los que Trump comenzó a buscar apoyos políticos y desarrollar su operación digital, y permaneció junto al ahora presidente incluso después de que Manafort fuera despedido en agosto de 2016.

PERSONA 'A'

Asimismo, el pasado martes, un abogado vinculado estrechamente con Gates, Alex van der Zwaan, se declaró culpable de mentir al FBI en el curso de la investigación sobre Rusia.

En concreto, Van der Zwaan no desveló al FBI que la última vez que se había comunicado con Gates por teléfono fue en agosto de 2016 y tampoco dijo que se vieron en persona por última vez en 2014.

Van der Zwaan tampoco explicó a los agentes del FBI que 'secretamente' había grabado unas conversaciones que mantuvo con Gates y con un individuo cuyo nombre no ha desvelado el fiscal especial y al que identifica en su escrito de acusación como 'persona A'.

Alex van der Zwaan trabajó para el prestigioso despacho de abogados Skadden Arps, con sede en Nueva York, y es yerno de German Khan, un poderoso empresario nacido en Ucrania que ha hecho numerosos negocios con el sector energético ruso.

NOTICIA PATROCINADA