NOTICIAS
16/03/2018 13:39 CET | Actualizado 16/03/2018 14:13 CET

La ballena altar del 'pescaito' Gabriel Cruz

Los vecinos de la capital almeriense no han tenido dudas a la hora de elegir un punto de la ciudad para recordar y rendir homenaje al pequeño.

EFE

Al final de la avenida Federico García Lorca de la ciudad de Almería se encuentra una pequeña boca de agua donde una figura cubierta por mosaicos recuerda que ahí se encuentra enterrada una ballena varada, un monumento que ahora se ha convertido en un inesperado altar para el niño Gabriel Cruz.

El pescaito Gabriel, como tantas veces ha insistido su madre, quería ser biólogo marino y los vecinos de la capital almeriense no han tenido dudas a la hora de elegir un punto de la ciudad para recordar y rendir homenaje al pequeño, asesinado por Ana Julia Quezada, la pareja de su padre.

Avenida abajo aún son muchos los establecimientos que lucen los carteles de búsqueda de Gabriel, que llegaron a casi todos los puntos de la provincia después de que se perdiera su rastro el 27 de febrero en Las Hortichuelas Bajas de Níjar (Almería).

La mirada del niño acompaña a muchos de los que descienden esta vía principal de Almería para llegar hasta la ballena que se encuentra protegida por el antiguo cargadero de mineral, el popular Cable Inglés de Almería.

EFE
GRAF3546 ALMER�A, 16/03/2018.- Una ballena varada situada al final de la avenida Federico Garc�a Lorca de la ciudad de Almer�a es un monumento que ahora se ha convertido en un inesperado altar para el ni�o Gabriel Cruz. EFE/ Carlos Barba

Una vez allí, el visitante es recibido por un número incontable de velas, flores, carteles y cartas de niños de la ciudad que recuerdan a Gabriel y cómo "ha despertado la bondad de la gente".

Como si fuese un pequeño santo, muchos encienden una vela, rezan allí y piden por Gabriel.

Asimismo son muchos los que no pueden evitar que una lágrima se escape al leer alguna de las cartas dedicadas al "pescaito".

También junto a la ballena se encuentran muchos juguetes, especialmente peces de peluche, y en el suelo se puede leer una pintada que reza: "El rincón de Gabriel".

El nombre del niño también luce sobre los mosaicos de la ballena pero algunos visitantes temen que el viento y la lluvia puedan terminar llevándose este peculiar altar, o que sean los propios servicios municipales de limpieza los que lo hagan.

Mientras tanto, pequeños, grandes y mayores continúan acudiendo a la ballena, como también lo hicieron antes de marcharse los agentes de la Unidad Central Operativa (UCO) que investigaron la desaparición de Gabriel, que han aportado su granito de arena colocando allí una corona de flores dedicada al niño que quería ser biólogo marino.

Si quieres leer más historias como esta visita nuestro Flipboard

EL HUFFPOST PARA 'MATAR O MORIR'