BLOGS
15/09/2021 11:55 CEST | Actualizado 15/09/2021 11:59 CEST

Efectos del Brexit en la ciudadanía: los emigrantes justificando sus derechos a seguir en el país

La segregación basada en pasaportes y estatus era un objetivo para una minoría y podría ser clave en el futuro.

EFE
Brexit.

El Brexit sigue su camino, dejando claro que vivir en el Reino Unido no es lo que solía ser para los ciudadanos de la UE antes del referéndum, hace ya más de 5 años

En 1998, cuando llegué al país como estudiante Erasmus, estábamos en pleno auge del Britpop, teníamos un enorme crecimiento económico y un país acogedor. Nunca entonces fui víctima o vi ningún ataque que incluyera lenguaje o actitudes xenófobas, y la mayor disputa en ese momento era entre Blur y Oasis.

23 años después, y tras muchos trabajos en diferentes Ministerios e instituciones públicas, no me siento tan parte de esta sociedad como lo era antes de 2016.

Para los ciudadanos extranjeros, cada vez es más difícil saltar a través de todos los aros que el gobierno nos está lanzando y llevamos tiempo experimentando las consecuencias del Brexit.

Mi hijo de 16 años recién cumplidos, nacido y criado en Yorkshire, ha recibido por correo postal, como es tradición en este país, su número de seguro nacional... ahí está ahora mismo, en una entrevista para su primer trabajo en Reino Unido.

Para el Ministerio de Trabajo y Pensiones mi hijo es como cualquier otro niño esto podría resultarle más difícil de lo que fue para mí en 1998, cuando un español llegó con pocos ahorros y nunca tuvo que demostrar que podía ser elegido para trabajar en Reino Unido.

Mi hijo, nacido en Leeds en 2005, siete años después de nuestra llegada, no tiene ciudadanía británica por nacimiento como pasa en España, mientras que mi hija, tres años menor, ya tiene su pasaporte británico debido a un cambio en las reglas y leyes en 2006. ¿Es esto aceptable? Misma familia, diferentes derechos...

Hoy, este joven de 16 años, que sin pedirlo ha obtenido su National Insurance Number, tendrá que responder preguntas sobre su “estatus de asentado” a pesar de haber vivido solo en Reino Unido. No ha habido largos períodos fuera de la escuela, ha estado inscrito en guarderías y colegios de Yorkshire desde que tenía 6 meses de edad, pero esto no impedirá que algún empleador le pida una y otra vez demostrar con pruebas su “estado de asentado” que le permite vivir y trabajar aquí.

Responderá con su acento de Yorkshire y probablemente comenzará a frustrarse con las actitudes y la retórica que el resultado del referéndum del 23 de junio de 2016 ha dejado en las instituciones. ¿Legitimación y blanqueamiento de posturas xenófobas… a qué le suena?

No son solo Priti Patel y el Ministerio del Interior los culpables, sino muchos otros británicos de a pie que tratan a los vecinos y colegas de trabajo como extraños que de repente tenemos que demostrar que somos lo “suficientemente buenos” como para contar como ciudadanos útiles. Somos extraños en un país en el que hemos vivido más de la mitad de nuestras vidas.

23 años de impuestos pagados no ayudan si quisiera a obtener la nacionalidad británica. Necesitaría desembolsar más de mil quinientas libras para obtenerlo tras aprobar exámenes, y luego, pagar la tarifa de una ceremonia para celebrar que de alguna manera me han empujado a obtener la ciudadanía.

Como titular del estatus de residente o asentado no necesito hacerlo, y en cierto sentido, tampoco estoy interesado en esta ciudadanía ¿por qué?

Creo que los más de 4 millones de ciudadanos europeos han encontrado un propósito desde 2016: darse cuenta de que debemos ser parte de un movimiento para detener la intolerancia, denunciar las actitudes xenófobas y frenar el aumento del número de ataques, insultos y tratos degradantes no solo por parte de la gente común sino también de las instituciones.

La crisis de Windrush es un recordatorio de lo que puede suceder en el futuro, y debemos estar preparados para defender nuestros intereses y nuestro bien ganado derecho a quedarnos y vivir en el país en el que elegimos vivir. 

Mi hijo podría ser rechazado de trabajos simplemente por no tener uno de esos nuevos pasaportes azules, que demuestran su soberanía y son diferentes a los de la UE (¡Esos sí son producidos en la Unión Europea!). 

Para muchos empleadores, el hecho de que hable y escriba mejor inglés que muchos de ellos no contará en absoluto. La segregación basada en pasaportes y estatus era un objetivo para una minoría y podría ser clave en el futuro si muchos como mis hijos prefirieran revertir la dirección migratoria que sus padres una vez decidieron tomar.

Si nosotros (digo nosotros ya que nadie será capaz de despojarme de mi sentido de pertenencia) en el Reino Unido seguimos este camino de aislamiento, discriminación y autolesiones, entonces podríamos encontrarnos con un país donde la emigración supera repentinamente los números de inmigración, y no será solo cuantitativa, grandes números que regresan a sus países de origen, sino  también cualitativos,  no solo recolectores de frutas y  limpiadores, sino también médicos de cabecera e ingenieros.

El ambiente puede cambiar muy rápidamente, más rápidamente de lo que lo hacen las leyes y los gobiernos. En los últimos 5 años he percibido muchos cambios negativos, pero por cada uno de estos cambios he notado que ha habido un movimiento positivo para minimizar el impacto.

El referéndum significó que grupos como “los 3 millones”en el Reino Unido o “Bremain in Spain” comenzaron a tomar medidas para informar y defender los derechos que podrían perderse. Las organizaciones de ciudadanos de la UE como los Consejos de Residentes Españoles o Franceses han ido creciendo en popularidad, y la crisis que significó el referéndum para muchos, ha demostrado ser la chispa para iniciar el trabajo colaborativo que podría significar una mayor representación en la política del Reino Unido, y que las instituciones de la UE conozcan nuestros problemas, así como cualquier infracción del tratado acordado después del Brexit.

Ahora tocar ver hasta dónde caemos…

NUEVOS TIEMPOS