Marruecos se echa a las calles españolas entre la fiesta, la reivindicación y la fuerte presencia policial

Marruecos se echa a las calles españolas entre la fiesta, la reivindicación y la fuerte presencia policial

Un amplio dispositivo de seguridad blinda plazas y fuentes donde los marroquíes celebran su victoria sobre España. Hace una semana se vivieron disturbios en Bélgica y Países Bajos.

Marcó Achraf y todo había acabado. O todo acababa de comenzar, según se cuente la historia. Porque con el pase de Marruecos a cuartos a costa de España se han desatado numerosas fiestas populares en plazas y fuentes de casi toda España.

Decenas de miles de marroquíes y seguidores del equipo africano han tomado las calles en un ambiente por ahora festivo, de mucho ruido, mucha bandera y bengala y, por supuesto, mucha reivindicación patria, sin grandes problemas de seguridad. Todo, bajo un importante operativo policial que estaba preparado ante la posible victoria de los marroquíes y en un momento de tensión social por los sucesos de Melilla.

Los colores de los leones del Atlas, como se conoce al equipo de fútbol, han pintado cantidad de emplazamientos españoles, también Melilla y Ceuta.  Especialmente masivas han sido las concentraciones en la Rambla de Barcelona y la Puerta del Sol madrileña, con miles de personas en unos metros. Algunos incidentes se han registrado en Bilbao, donde un grupo de exaltados ha llegado a cortar el tráfico durante unos instantes.

Cierre momentáneo del lado marroquí de la frontera en Melilla

Especialmente significativo ha sido el caso de Melilla, donde, según EFE, las autoridades de Marruecos han cerrado durante unos minutos su lado de la frontera terrestre de Beni-Enzar, en Melilla, debido a la acumulación de personas.

Fuentes de la Delegación del Gobierno en Melilla han informado a Efe de que este cierre solo ha afectado al lado marroquí con el fin de reorganizar el tráfico de personas y de vehículos y, una vez conseguido el objetivo, las autoridades del país vecino han reabierto la frontera. Vídeos publicados en las redes sociales muestran cómo se ha vivido la celebración en el lado alauita, con un importante número de personas a pie ocupando los carriles de vehículos mientras estos hacían sonar el claxon, y muchos de ellos ondeando banderas de Marruecos.

En Ceuta, la comunidad marroquí ha festejado los goles de Marruecos por las ventanas y ha hecho sonar los cláxones de los vehículos antes de ‘tomar’ las calles, sin que se hayan confirmado disturbios relevantes.

Un seguidor marroquí se encarama a lo alto de la estación de Sol con una bufanda con la leyenda 'Ultras'
  Un seguidor marroquí se encarama a lo alto de la estación de Sol con una bufanda con la leyenda 'Ultras'EFE / MARISCAL

Pero las movilizaciones también han sido masivas en localidades menos multitudinarias, como Lorca. Mas de 1.500 personas se han lanzado a las calles de este municipio murciano, según fuentes de la Policía Local, que señalan que no se han producido incidentes reseñables. En él habitan 11.000 personas de origen marroquí (cerca de un 15% del total del censo) y buena parte de ellas han agitado banderas de su país, lucido camisetas de su equipo y disparado cohetes pirotécnicos.

También en Algeciras (Cádiz) numerosos ciudadanos marroquíes han salido a las calles de la ciudad, o en Logroño, donde más de 300 aficionados han ‘pintado’ la ciudad con los colores rojo y verde de su bandera.

Unos 600 aficionados marroquíes han acudido a la Puerta del Sol de Madrid, la Plaza de Callao y sus calles aledañas para celebrar el triunfo futbolístico, según fuentes policiales. La Policía Nacional ha previsto un fuerte dispositivo en la zona, en la que se han desplegado unidades de intervención UIP.

Fiesta marroquí en la Puerta del Sol
  Fiesta marroquí en la Puerta del SolEFE/Mariscal

Los festejos se han desarrollando bajo un fuerte despliegue policial en un momento de máxima tensión y con la sombra de la tragedia de la valla de Melilla coleando en las últimas fechas.

Por ahora no se están registrando los disturbios que se vivieron en Países Bajos y especialmente Bélgica tras la victoria de la selección marroquí sobre la belga en la reciente fase de grupos. Estos actos vandálicos se sintieron sobre todo en Bruselas, donde hubo más de una docena de detenidos tras numerosos destrozos en vehículos y mobiliario urbano.