BLOGS
03/09/2020 12:18 CEST | Actualizado 03/09/2020 12:18 CEST

Sobreviviendo en el aciago 2020: mucho por hacer

El impacto de la crisis del covid sobre la evolución de los tráficos ilícitos y redes de explotación de personas es estremecedor.

JFLA

El Parlamento Europeo (PE) retoma su actividad tras el paréntesis de agosto, único mes del año (únicas cuatro semanas) en que no se reúne sea en pleno o en comisiones. Reemprende su trabajo con el paso apremiado por la enormidad de los problemas que ha agolpado este verano, escaso, del aciago 2020 contra el que se han estrellado tantas expectativas deshechas o desplazadas por la persistencia del covid y la prolongación y empeoramiento de su estrago. Bajo el impulso del PE y de sus resoluciones (plenos de abril y mayo), la Comisión Europea y su presidenta, Von der Leyen (VDL), trabaron con el decisivo Consejo Europeo de julio las bases para la recuperación y la transformación de los sectores productivos más dañados por la pandemia y las medidas de emergencia sanitaria encadenadas en los Estados Miembros (EEMM). 

España ha vuelto a mostrarse dolorosamente expuesta al rebrote virulento de una “segunda ola” dada la intensidad de su apertura al exterior, cuya incidencia ha resultado singularmente brutal sobre la caída del turismo -en Canarias, Baleares, en todo el país, por desgracia- tras el derrumbamiento de la confianza en las reservas y la acumulación de restricciones unilaterales a la libre circulación de personas en el Espacio Schengen. El negativo efecto de estas limitaciones a la libre circulación de personas se ha hecho sentir, por supuesto, en otros aspectos sensibles entre los que se cuentan el sector primario, los servicios y los sociosanitarios.

En el reinicio de su calendario de trabajo, la Comisión LIBE del PE ha debatido con la comisaria Johansson (Home & Security) y el comisario Reynders (Justice) sobre cómo reforzar el papel de la Comisión Europea, guardiana de los tratados, en la supervisión de las medidas de emergencia adoptadas por los EEMM para combatir la pandemia, con especial detenimiento en algunas piezas clave: a)- Mejor garantía de cumplimiento del reglamento de Schengen Borders Code, que es una ley europea directamente vinculante; b)- Control de adecuación de las medidas de emergencia a los principios de necesidad y proporcionalidad (arts.51 a 54 de la CDFUE: limitación de propósito y de duración temporal, comunicación horizontal (entre los EEMM) y coordinación de las medidas por la Comisión VDL, con estrictos supuestos objetivos y temporales para su prolongación (cada 10 días); c)- Restauración de la confianza mutua y del papel mediador y coordinador de la Comisión VDL en el cumplimiento de los requisitos, supuestos objetivos y límites temporales establecidos en el Código de Fronteras Schengen con carácter vinculante para todos los EEMM.

El impacto de la crisis del covid sobre la evolución de los tráficos ilícitos y redes de explotación de personas es estremecedor.

En el paisaje problemático que ahora viene describiendo la nueva cadencia de medidas unilaterales de emergencia, debe recordarse que ya con anterioridad la Comisión VDL propuso, ante la “primera ola” (marzo/mayo 2020) restablecer la libre circulación de personas en el Espacio Schengen en un arco temporal que arrancaba el 15 de junio 2020 y se prolongó hasta la reapertura de las fronteras exteriores de la UE prevista el 1 de julio. Y que el 19 de junio el pleno del PE debatió y aprobó por amplia mayoría la resolución de la Comisión LIBE (ponente López Aguilar) de Recomendaciones para la Restauración de Schengen en el plazo más breve posible y con todas las garantías.

Pero también tras la curva del verano toca a la Comisión LIBE abordar -¡una vez más!- la situación de los flujos migratorios y las demandas de asilo en el Mediterráneo, de nuevo recrudecida también en las costas canarias con un espantoso balance de trágicas muertes en la mar. Como presidente de la Comisión LIBE del PE, he examinado en detalle -con la Comisaria Johansson y con la DG Home de la Comisión Europea, con ACNUR, con LA OIM, con el Servicio Exterior que dirige el High Rep Borrell, y con las ONGs (Sea Eye)- el estremecedor impacto de la crisis del covid sobre la evolución de los tráficos ilícitos y redes de explotación de personas, sobre su su business model y sobre las relaciones de la UE y sus EEMM (España, Malta, Italia, Grecia) con los países terceros de su frontera exterior (Marruecos, Libia, Túnez, Turquía...).

Además de todo esto, el próximo pleno del PE (semana del 14 de septiembre) votará el contundente informe (ponente López Aguilar) sobre Rule of Law in Poland. Contiene un examen extenso de rasgos más inaceptables de la deriva iliberal en los EEMM de la UE situados bajo el foco del art.7 TUE (sanciones por violación de los valores europeos): a)- reducción de la “democracia” a una aplicación mecánica de la “regla de la mayoría (pese a su flagrante desprecio de las minorías, de la función de oposición y de los derechos fundamentales y libertades de titularidad individual); b)- ataque deliberado, sistemático y sostenido en el tiempo a la separación de poderes y a la independencia del poder judicial; c)- desacato reiterado de las sentencias del TJUE, máximo intérprete del Derecho Europeo y supremo garante de su primacía, interpretación uniforme y eficacia directa (“efecto útil” del principio de “respeto por el Derecho Europeo”); d)- Hostigamiento y discriminación de enteras categorías de personas (las ominosamente llamadas “LGTBI FreeZones”) en frontal contravención de los mandatos de la CDFUE).

El objetivo prioritario y el interés nacional de España es claro: ¡que el MFF y el Presupuesto Europeo incorporen una “potencia de fuego” ('firepower') mayor que nunca en su historia!

En paralelo, hemos asistido este verano a una ofensiva de confusión sobre la opinión pública orquestada desde los escaños antieuropeos del PE (la colación de los problemas de España, agitada por la extrema derecha, es cada vez más frecuente) y de elusión o escapismo de la responsabilidad derivada de ser EM de la UE: Se persiguen todas las ventajas (acceso a los Presupuestos y a los Fondos Europeos) ignorando todos los deberes. Como respuesta, en su primera reunión tras el receso de agosto, la Comisión LIBE ha debatido y reimpulsado la legislación en trámite sobre “condicionalidad” que pretende vincular y condicionar el acceso a los Fondos Europeos y al Presupuesto de la UE al estricto cumplimiento de las exigencias del Marco de Estado de Derecho, Democracia y Derechos Fundamentales (Rule of Law Conditionality).

Por último, una mención a los trabajos para “reinventar” la UE que se encuentran actualmente en curso de discusión, conforme al compromiso adoptado por la presidenta VDL en su debate de investidura ante el PE (julio de 2019). Los socialistas europeos hemos pugnado, y conseguido, la aprobación de un Documento de Trabajo en torno a la Conferencia sobre el futuro de Europa anunciada y comprometida por la Comisión VDL cuyo arranque está previsto este septiembre 2020, con la inclusión de parágrafos expresamente dedicados al futuro de la Política Común de Migraciones y Asilo. Enfatiza los principios de solidaridad vinculante (mandatory relocations) y de responsabilidad compartida (overhauling Dublin Regulation), con particular atención a las personas vulnerables (menores no acompañados y madres con hijos a cargo).

En lo demás, en lo que respecta a los desafíos de la tremenda hora que nos está tocando vivir a los españoles de las presentes generaciones, el impacto de la necesaria respuesta solidaria, ambiciosa, suficiente y en la dirección adecuada que se espera de la UE para la recuperación de la actividad económica y productiva y la reparación del daño social causado por la pandemia resulta necesariamente determinante en la estructura territorial de España, donde los servicios que vertebran nuestro Estado social están descentralizados en las CCAA. El objetivo prioritario y el interés nacional de España es claro: ¡que el MFF y el Presupuesto Europeo incorporen una “potencia de fuego” (firepower) mayor que nunca en su historia! Con recursos propios (Own Resources), con nuevas figuras fiscales y tributarias armonizadas (ecotaxes), y con la combinación de transferencias directas a los EEMM (grants), préstamos (loans) sin “condicionalidad” (sin recorte de servicios y prestaciones sociales). ¡Y con un endeudamiento mancomunado con cargo a bonos europeos a largo plazo (“deuda perpetua”), asimismo avance histórico, junto a la compra masiva de deuda de los EEMM por el BCE con intereses próximos a cero!