BLOGS
01/03/2019 07:05 CET | Actualizado 01/03/2019 07:05 CET

Pablo Casado es una bellísima persona... ¿o no?

Iñaki y Frenchi
La contudencia.

No solo no lo es, sino que es un personaje perjudicial para la vida pública española. ¿Por qué?

Después de las grandes batallas, como la vivida por la población de este país en la última crisis económica, siempre vienen los carroñeros y sus enfermedades: El descontento generalizado, populismos y sus mesías, y estrategia y marketing político despiadado. En definitiva, una situación de desesperante agonía de los partidos políticos donde la ética y moral de trabajo pasa a un segundo plano, dejando sitio solo a los más crueles tiranos. En estas, el hedor hace que el nivel del discurso político en España se desplome provocando un tono violento y cainita, necesario para su existencia. Porque seamos claros, en una sociedad pafícica, civilizada y moderna, sobran estos tiranos.

En cualquier caso, hoy es tan buen día como otro cualquiera para dejarnos llevar por un ejercicio ensayístico leve (no vaya a ser que encima nos denuncien) y jugar a que pasaría si aplicáramos la estrategia de comunicación de Pablo Casado en nuestro día a día. No se olviden que esto sale en la tele, que la política es un referente social de comunicación, y que los niños son esponjas.

Divide y vencerás

Nadie lo ha visto con una caja pasando la bolita de un vaso a otro. Sin embargo, después de las Elecciones Andaluzas se ha juntado con sus compinches para hacerle creer que usted sabía dónde estaba la bolita, y alguno ha picado. El truco es viejo, pero siempre hay alguien que prefiere los atajos a trabajar.

A pesar del esfuerzo por parecer que no se conocían, no deja de ser evidente la aplicación de una de las estrategias de marketing más simples que existen, que es la diversificación del producto. Los tres partidos de la derecha, mientras en público discrepaban y se hacían los suecos, en privado se ponían de acuerdo sobre cuántos derechos menos tienen mujeres, parados, comunistas, homosexuales, o lo que ellos digan que es no ser español, que coincide sospechosamente con el modelo franquista de españolidad. Ellos sabían dónde estaba la bolita. Usted no.

¿Qué consiguen con esto? Por un lado, la movilización continua. Por otro, que si algún votante del partido tradicional de la derecha (PP) pensase en dejar las filas, que vaya a Ciudadanos si es un liberal y si es más ultraderechista que vote a Vox. Una aplicación posmoderna del famosodivide y vencerásque garantiza la unión de la derecha para unos 10/15 años más.

También hay que ser un poco cuentista

Pues esto sí que es verdad. Esta mesa tiene otra pata. La de las famosas noticias falsas, también llamadas mentiras de toda la vida. ¿Cómo se consigue esto? Pues se llama a Steve Bannon, exasesor de Trump y guía espiritual de la derecha internacional, para que traiga susfake newssobre golpismo en España, el aborto, la alta traición, José María Aznar y por supuesto hablar más sobre Venezuela y otros temas que no afecten al día a día, donde a la vista está no tienen nada más que decir que agitar la banderita. Todo esto para construir un relato falso que permite descargar todas las culpas sobre gente que no te puede castigar en las urnas, no puede votar, dandole una cabeza de turco estupenda a la turba enfurecida. Esto ya pasó en EE UU, Brasil y con el Brexit.

También las noticias sobre tragedias personales, perpetuo sufrimiento y estado generalizado de tristeza e ira ayudan a conseguir una sociedad violenta, infantil e inmadura, amante de las pseudociencias, que necesitan para subsistir. Y es que es imprescindible promover una población analfabeta, tanto cognitiva como emocionalmente, que no sepa apuntar con el dedo países en el mapa, que crea en milagros y que necesite un padre severo. Y si los inconformistas y válidos jóvenes se van del país mejor, así seguimos con el "paquí pallá".

¿Cómo se llama a alguien que maltrata, agrede y veja?

Si por las buenas no, por las malas. Campaña Negativa sin descanso. Cada vez que exista oportunidad insulte a todo lo que se le cruce, e incluso a la democracia, aunque la democracia no quiera saber nada de él. Me viene a la cabeza ese tipo de novios que te dice a su pareja que necesita mano dura, que o será suya o de nadie. Si no, insultará y humillará hasta que su pareja se sienta a su altura, donde pueda tenerle.

Ya es hasta antiguo, al ritmo que caen los insultos, pero lo de insultar a un presidente que, aunque te puede gustar más o menos, está ahí por mecanismos establecidos en la Constitución, la misma que usas para castigar de cara a la pared a otros, al grito de: felón (porque llamarle maricón en 2019 quedaba feo), traidor, ilegítimo, chantajeado, deslegitimado, mentiroso compulsivo, ridículo, adalid de la ruptura de España, irresponsable, incapaz, desleal, catástrofe, ególatra, chovinista del poder, rehén, escarnio para España, incompetente, mediocre y okupa (porque, de nuevo, España será mía o de nadie)... es para que los vecinos le denuncien. Ah no, que su amigo al que no conocían acaba de decir que si alguien se mete irán por el... ¿o no ves que el status quo en España es que el poder siga en las mismas manos desde hace 90 años?

Conclusiones

Terminado ya este ejercicio de ensayo sobre la pestilencia política, llega la hora de las conclusiones. ¿Cómo se siente? ¿Cómo se siente cuando alguien que trata así al resto le representa? Si es usted de la cuerda de Pablo sepa usted que pierde la mucha o poca razón que pueda tener cuando permite que este tipo de líderes le representen.

Yo creo que votemos a quien votemos, merecemos algo mejor. Que estén ahí nos degrada a todos. No sea un secuaz. Esta situación hace un daño irreparable no solo a la democracia, sino a la vida pública española en general y a la convivencia entre personas. No les permita estos abusos, no sea cómplice. No permita que hablen así en su nombre.

Si se calla, si se ríe de sus gracias, será cómplice. Si ve cómo humillan a otros y si de verdad a pesar de eso los sigue apoyando, vaya al psicólogo o entréguese a la policía por incitación al odio y a la violencia. Por favor, sea mejor persona que ellos.

Este post representa la opinión del autor y no necesariamente la de El HuffPost.

Síguenos también en el Facebook de El HuffPost Blogs