INTERNACIONAL
24/09/2012 17:33 CEST | Actualizado 24/09/2012 17:33 CEST

Una fábrica de iPhone en China cierra tras una pelea con 40 heridos

EFE

La firma taiwanesa Foxconn, encargada de ensamblar los productos de Apple en China, ha cerrado su fábrica de la ciudad china de Taiyuan (norte) tras una "pelea" la noche del domingo. En la planta se encontraban unos 2.000 empleados y al menos 40 personas resultaron heridas.

"Hemos decidido cerrar a la espera de que las autoridades chinas nos confirmen que todo está bajo control", ha explicado el portavoz de la empresa, Simon Hsing.

Hsing ha indicado que la pelea se produjo "por motivos personales", ajenos al trabajo.

La agencia oficial Xinhua reduce el número de heridos a diez e indica que un dispositivo formado por 5.000 policías se trasladaron hasta el lugar para controlar la disputa, algo que no consiguieron hasta la mañana del lunes.

Frente a la versión oficial y la de la compañía, algunos medios indican que los trabajadores se concentraron en la noche del domingo a modo de protesta por las condiciones laborales en las que trabajan.

Hsing ha rechazado estas informaciones y ha enfatizado que el "incidente" se produjo en horas "no laborales" y que de la plantilla de 79.000 personas que tiene la planta de Taiyuan participaron sólo 2.000.

LA POLÉMICA DE LAS CONDICIONES LABORALES

Foxconn ya se ha visto envuelta en la polémica por las condiciones laborales de sus empleados, que fueron documentadas por The New York Times.

El incidente de este fin de semana se produce tras la salida al mercado del iPhone 5 el viernes y poco después de registrarse a principios de este mes un nuevo suicidio en plantas de Foxconn, el segundo después del acuerdo firmado entre esta compañía y Apple para mejorar las condiciones laborales de los trabajadores.

En base a este pacto, Foxconn se comprometió a reducir el horario laboral, mejorar los protocolos de seguridad y otros beneficios sociales a los ensambladores.

Antes de alcanzar el acuerdo con Apple, más de un centenar de trabajadores de la compañía amenazaron el pasado enero con suicidarse en masa saltando de un tejado de la fábrica en protesta por sus condiciones laborales.

Este suceso añadió presión a Apple, que aceptó que la organización independiente Asociación de Justicia Laboral (FLA, en sus siglas en inglés) llevase a cabo una investigación, la cual desveló que los trabajadores chinos de la compañía trabajan, en ocasiones, más de 60 horas a la semana, algo que viola las leyes.