INTERNACIONAL
21/10/2013 08:09 CEST

Las lluvias provocan el desbordamiento de aguas radiactivas en Fukushima

EFE

Las fuertes lluvias que han afectado a la central nuclear de Fukushima han provocado el desbordamiento de agua contaminada en 12 puntos alrededor de los tanques de almacenamiento de líquido radiactivo, según han informado fuentes de TEPCO, operadora de la planta.

Los mecanismos para achicar el agua fallaron al superarse las previsiones de precipitaciones, que inicialmente eran entre 30 y 40 milímetros. Las lluvias alcanzaron los 127 milímetros.

"Intentamos bombear el agua, pero no fue suficiente", detalló un portavoz de la compañía, que confirmó que subestimaron la tormenta y no pudieron hacer nada por evitar que desbordara las barreras de contención.

Los técnicos registraron una lectura máxima de 710 becquereles por litro de radiación en el agua desbordada, unas 24 veces más que el tope de 30 becquereles por litro de sustancias contaminantes establecido por el Gobierno. "En estos momentos estamos investigando el desbordamiento, aún no tenemos conocimiento de la cantidad de agua ni descartamos que una parte se haya podido filtrar al océano".

UN PLAN DE EMERGENCIA EN ENTREDICHO

Hace apenas cinco días, los técnicos de la central pusieron en marcha un operativo de emergencia para contener las fuertes lluvias y vientos del devastador tifón Wipha por Japón, que por el momento se ha saldado con 27 muertos.

Como parte del operativo, TEPCO abrió las válvulas de drenaje y vertió al mar líquido contaminado con índices radiactivos inferiores a los 15 becquereles de cesio 134 por litro, una medida permitida por la Agencia de Regulación Nuclear de Japón (NRA).

Este nuevo problema en la central se produce en un mes en el que la planta ha registrado diversos errores humanos que han causado fugas masivas de agua contaminada o nuevos vertidos al mar.

La acumulación de agua altamente radiactiva en la central es en estos momentos el principal problema para los cerca de 3.500 operadores que trabajan a diario en la planta en su objetivo de cerrar la crisis atómica iniciada por el tsunami de marzo de 2011.

#CuandoElDescansoEsUnSueño