POLÍTICA
24/02/2014 13:05 CET | Actualizado 24/02/2014 13:23 CET

Cospedal tilda de "mal sainete" y "tomadura de pelo" el trabajo de los verificadores de ETA

La secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, ha calificado este lunes de "tomadura de pelo" a los españoles, de "mal sainete" y de "vodevil" la escenificación de la entrega de armas por parte de ETA a los verificadores internacionales.

Cospedal se ha referido a este asunto en conferencia de prensa en la sede del PP en la que ha lamentado un "espectáculo" en el que ha dicho que han participado actores "bien pagados" (en alusión a los verificadores) y "artistas invitados" como el lehendakari, Íñigo Urkullu, y los socialistas vascos.

"PAPELES LAMENTABLES"

"Han hecho unos papeles lamentables", ha subrayado la número dos del PP, quien ha considerado que lo ocurrido supone también "una falta de respeto a la inteligencia del pueblo español".

Cospedal ha insistido en sus críticas a las declaraciones de Urkullu y de los representantes del PSE, a los que ha reprochado que, de forma "bochornosa", hayan dado a los verificadores "toda la credibilidad y un papel preponderante en lo que llaman la resolución de la situación del País vasco".

"Que de un mal sainete se haya hecho eco nada más y nada menos que el Partido Socialista de Euskadi, al Partido Popular le ha parecido lamentable", ha recalcado.

LOS VERIFICADORES DEFIENDEN SU TRABAJO

Por su parte, el portavoz de la denominada Comisión Internacional de Verificación (CIV), Ram Manikkalingam (Sri Lanka), ha insistido en su convencimiento del compromiso de ETA en el proceso de dejar fuera de uso todo su armamento y ha afirmado que ahora corresponde a partidos y ciudadanos "definir cómo" debe realizarse y comprobarse ese proceso.

En un comunicado, Manikkalingam ha lamentado la polémica en torno al primer paso dado por ETA para inutilizar su armamento y ha censurado que "en ningún lugar del mundo" ha ocurrido que, cuando una organización terrorista inicia unilateralmente un proceso de ese tipo, no contara con el respaldo de las instituciones.

Los denominados verificadores han reiterado su convencimiento de que "existe una oportunidad genuina para asegurarse de que ETA pondrá todas sus armas fuera de uso de manera verificable".

A su juicio, "los debates y las discusiones sobre cómo se llevó a cabo la primera puesta fuera de uso y sobre la cantidad de armas y material inutilizados olvidan el objetivo de fondo".

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

HEINEKEN PARA EL HUFFPOST