POLÍTICA
16/10/2014 18:55 CEST | Actualizado 16/10/2014 20:46 CEST

El juez impone una fianza de 16 millones a Blesa y de tres a Rato por las 'tarjetas B' de Caja Madrid

El juez Andreu ha impuesto una fianza de 16 millones de euros para el expresidente de Caja Madrid Miguel Blesa y de tres millones para el de Bankia, Rodrigo Rato, y les concede tres días para pagarlas si no quieren ser embargados, para asegurar las responsabilidades pecuniarias por el escándalo de las tarjetas B de la entidad financiera madrileña.

La decisión del magistrado llega después de que la Fiscalía Anticorrupción solicitase fianzas de 15,5 millones de euros para ambos. La petición del fiscal Alejandro Luzón, a la que se ha adherido el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), tiene el objetivo de que los dos dirigentes aseguren la responsabilidad civil que tendrían que afrontar en el caso de tener que ser condenados. No se trata, por tanto, de una medida cautelar para evitar su ingreso en prisión.

El magistrado ha tomado esta decisión a instancias de la Fiscalía Anticorrupción al considerar que las conductas de los imputados se podrían tipificar como un delito continuado de administración desleal, que sanciona a los administradores de una sociedad que causen perjuicios, con abuso de las funciones propias de su cargo, han informado fuentes jurídicas.

Para calcular la cuantía de las fianzas se ha tenido en cuenta el dinero que durante su mandato como presidentes se gastó de forma presuntamente ilícita, más el 25% mínimo de más que recoge la ley que se puede imponer, una cifra que alcanza los 16 millones para Blesa y los 3 millones para Rato.

En concreto, los exconsejeros de Caja Madrid gastaron entre 1999 y 2012 un total de 15,2 millones de euros con sus 'tarjetas B' mientras que otros cuatro de Bankia, entre ellos Rato, gastaron 245.200 euros entre 2011 y 2012.

BLESA: LAS TARJETAS ERAN UNA TRADICIÓN

Ante el juez, Blesa ha defendido que las tarjetas black eran legales porque se trataban de un complemento retributivo "de libre disposición" a su sueldo y que se era una tradición "consuetudinaria" e institucionalizada en la caja desde antes de su llegada en 1996.

Además, ha asegurado que ha regularizado su situación ante Hacienda al comprobar que sus declaraciones de la renta no eran correctas.

Blesa se ha lavado las manos afirmando que él nunca entregó a nadie ninguna tarjeta porque, dice, eso era un asunto competente del departamento de Recursos Humanos. Sin embargo, sí ha admitido que les dio su visto bueno, aunque ha rechazado que él tomara ningún tipo de decisión.

RATO: "ERA PARTE DE MI SALARIO"

En su declaración, Rato ha asegurado que la tarjeta era para su uso personal, que formaba parte de su retribución y que estaba sujeta a retención fiscal.

"Era un instrumento de pago que formaba parte de mi retribución salarial y como tal, la acepté", ha declarado el expresidente de Bankia al magistrado.

Según Rato, la tarjeta estaba incluida en su salario y respondía a su contrato. Según su versión, la tarjeta era "plenamente coherente" con su retribución neta anual.

TENSION EN LA CALLE

Y mientras, tensión en la calle. El expresidente de Caja Madrid Rodrigo Rato ha llegado a las 16.30 horas a la Audiencia Nacional para explicar al juez Fernando Andreu los gastos personales que hizo con su tarjeta opaca de la entidad, entre abucheos de decenas de preferentistas que le esperaban junto a la sede del tribunal.

Rato, que estaba citado a las 17.00 horas como imputado, ha bajado rápidamente de un Renault Laguna dorado tras pasar junto a los manifestantes que se concentran desde hace horas en la esquina del Paseo de Recoletos con la calle Prim, que permanece cortada a los viandantes para evitar incidentes.

Los concentrados, que gritaban consignas como "chorizos, puteros, con nuestro dinero" o "aquí estamos, nosotros no robamos", han recibido el coche de Rato con pitos y abucheos, aunque no se ha producido ningún altercado gracias al fuerte dispositivo policial desplegado desde primera hora de la tarde.

Una vez que el vehículo ha llegado a la altura de la Audiencia Nacional, el imputado ha descendido del coche vestido con un traje beige y se ha dirigido a la sede del tribunal sin mirar a los numerosos periodistas, nacionales e internacionales, que se congregaban frente a sus puertas.

El exministro de Economía tiene que enfrentarse al juez tras la comparecencia del ex director financiero de Caja Madrid Ildefonso Sánchez Barcoj, que ha declarado durante una hora y diez minutos, y mientras está siendo interrogado el expresidente Miguel Blesa.

LOS 272 MOVIMIENTOS DE LA TARJETA DE RATO

Según la documentación que obra en manos del juez Andreu, Rato realizó 272 movimientos con su tarjeta hasta alcanzar los 54.837 euros entre el 28 de noviembre de 2010 y el 7 de mayo de 2012, día en que dimitió como presidente de Bankia.

El exministro ha devuelto este dinero, pero no el que cargó a Caja Madrid, que asciende a 44.200 euros.

Rato ya tuvo que verse las caras con el juez Andreu cuando, en diciembre de 2012, declaró en la pieza principal del "caso Bankia" en la que se investigan presuntas irregularidades en la fusión y salida a bolsa de la entidad.

Los consejeros de Caja Madrid que disfrutaron de visas entre 1999 y 2012 cargaron a las tarjetas opacas hasta 15,5 millones de euros en diferentes conceptos como restaurantes y hoteles de lujo o exclusivas tiendas de moda.

BARCOJ SE DESVINCULA

Antes de Rato, Sánchez Barcoj se ha desvinculado ante el juez de la Audiencia Nacional de la creación de las tarjetas opacas de la entidad con la que 86 exconsejeros y exdirectivos cargaron 15,5 millones de euros entre 1999 y 2012.

Durante su interrogatorio, que se ha prolongado durante una hora y diez minutos, Barcoj ha asegurado al magistrado que esta práctica ya existía cuando él ingresó en Caja Madrid en la década de 1980, han informado fuentes jurídicas.

Asimismo, ha alegado que sus gastos correspondían al ejercicio de sus funciones, y ha incluido sus viajes, como uno que realizó al centro de Europa coincidiendo con el cierre del mercado.

Barcoj ha llegado a la Audiencia Nacional poco después de las 14:30 horas en taxi, vehículo en el que también ha abandonado el tribunal a las 16.25 horas.

TE PUEDE INTERESAR...