POLÍTICA
02/04/2016 17:50 CEST | Actualizado 02/04/2016 17:50 CEST

Sánchez despeja el camino interno "en los últimos metros" para intentar un Gobierno "plural"

FLICKR / PSOE

Ya se ha convertido en costumbre que los días previos a un Comité Federal la gran familia socialista se cruce mensajes en público, filtrados y en privado, que el ruido domine la organización y que la batalla interna parezca inevitable. Pero llegan los sábados y el aire frío de la calle Ferraz calma los ánimos y Pedro Sánchez vuelve a salir vivo.

Eso ha vuelto a pasar en la reunión que ha mantenido hoy el máximo órgano entre congresos del PSOE. El resultado: se ha aprobado de manera unánime que el congreso del partido para renovar la dirección no se celebre hasta que haya Gobierno.

La cita llegaba tras dos semanas de agitación intensa, con sonido a tambores y procesión. El cónclave socialista en el que se debía elegir líder estaba fechado para los días 21 y 22 de mayo, previa consulta a los militantes el 8 de mayo. Esto suponía que la recogida de avales para los candidatos tenía que ser a mediados de abril, en mitad de las negociaciones para intentar lograr La Moncloa. Y todo con la sombra de Susana Díaz acechando a Sánchez y la posibilidad de que esta vez sí diera un paso adelante.

"RECTIFICAR EL ERROR"

Al final las distintas facciones han decidido aplazar ese combate por medio del atraso del congreso. Las federaciones han pactado con Ferraz el retraso al entender que esto supondría una auténtica guerra y una pelea “a cara de perro” interna, según un socialista, que no entenderían los ciudadanos mientras se negocia con Ciudadanos y Podemos.

Varios barones han admitido en los pasillos de la sede del PSOE que la decisión de poner fecha al congreso había sido un “error” del anterior Comité Federal, donde las federaciones críticas como Andalucía y Asturias querían abrir ya el melón de una posible sucesión. Y este sábado al contrario todos han dado su visto bueno a no celebrarlo ya. “Rectificar se hace rápido”, comentaba el líder de una potente federación a la salida.

(Sigue leyendo después de la imagen)

Navarro, Sánchez y Luena

Por eso, esta jornada se ha celebrado este urgente Comité Federal, que ha durado menos que los anteriores. Incluso el discurso del secretario general ha sido más breve -de unos quince minutos-. Y, además, su mensaje no estaba destinado en clave interna sobre la disputa del liderazgo, sino con la intención de que se escuchara más allá de las paredes socialistas.

CONSULTA INTERNA Y GOBIERNO "PLURAL"

Sánchez ha anunciado ante los dirigentes más importantes del partido que se convocará una nueva consulta entre los militantes si hay modificaciones en el acuerdo alcanzado con Ciudadanos. Los socialistas persiguen atraer a Podemos también al pacto para lograr un Gobierno “plural, transversal y parlamentario”.

A partir de la semana que viene comenzarán las negociaciones ‘a tres bandas’ con los naranjas y los morados. La idea de Ferraz es agrandar y enriquecer ese acuerdo, según fuentes cercanas al líder. “El PSOE está dispuesto a formar un Gobierno a tres”, ha dicho a puerta cerrada el secretario general, apuntan fuentes socialistas.

El PSOE está dispuesto a formar un Gobierno a tres

Sánchez ha explicado a los suyos que esa ampliación del pacto podría venir gracias a temas de “fiscalidad, emergencia social o reforma laboral”, añaden las fuentes. El líder del PSOE ha recalcado que no se puede ir a este negociación con “líneas rojas” y ha dicho que todos los partidos deben “ceder”.

Lo que sí ha dicho en abierto Sánchez es que se debe buscar la “unidad” de las fuerzas del cambio, materializar ese “mestizaje ideológico” que representarían 199 diputados con sus 15 millones de votos. Este mensaje iba directamente a Podemos y Ciudadanos, dos fuerzas que se repelen entre ellas y que prefieren ir solo de pareja con el PSOE.

"BUENOS OJOS" PARA EL REFERÉNDUM DE PODEMOS

Todo esto pasaba en la calle Ferraz mientras en la cercana Princesa se anunciaba por parte de la dirección de Podemos que se va a convocar una referéndum entre sus bases para saber si apoyan un futuro pacto con el PSOE o si prefieren elecciones. Muchos dirigentes socialistas se enteraban por la prensa del anuncio. “Nosotros ya lo hemos hecho”, recordaban casi todos en conversaciones informales con los periodistas.

La Dirección del partido ve con “buenos ojos” esta propuesta, comentan fuentes del núcleo duro de Ferraz, e incluso la califican de avance. De hecho, les hubiera gustado que se hiciera antes, de cara a la primera sesión de investidura de Sánchez en el Congreso.

(Sigue leyendo después de la imagen)

Comité Federal del PSOE

Lo que tiene claro el líder socialista es que ya no hay “margen de error” en estas semanas y que se ha entrado en la “hora decisiva” para intentar lograr un acuerdo. En el partido todavía hay sectores que creen que se puede conseguir, mientras que otros ya ven que la actitud de Podemos y el PP llevará a nuevas elecciones. Un negociador decía que hay que actuar ahora con “realismo” precisamente para llegar al pacto.

No hay margen de error

Por lo tanto, si hubiera nuevas elecciones y ya sin congreso a la vista, el PSOE se tendría que enfrentar a un rápido proceso de primarias para elegir a Sánchez como candidato para el 26 de junio. ¿Tendría rival? Es complicado, decía un barón a la salida, pero nunca se sabe lo que puede pasar en el partido. No obstante, nadie duda de que será el actual líder el cabeza de cartel en el caso extremo de tener que ir a las urnas.

EL MENSAJE DE DÍAZ A SÁNCHEZ

“Sería un fracaso ir a elecciones”. Esta ha sido una de las ideas que ha lanzado Díaz, la otra gran protagonista de la mañana en la calle Ferraz. Antes de participar en la reunión, ha comentado a los periodistas que respaldaba la decisión del Federal de retrasar el congreso y ha dicho, cuando le ha preguntado si aspiraba a liderar el partido, que no estaba “en esto”. Lo que sí ha pedido es que se haga “autocrítica” y que se reflexione sobre los “muchos errores” cometidos.

Una vez escuchado el discurso de Sánchez -abierto a los medios-, tocaba la hora de hablar a puerta cerrada. Díaz ha sido la primera de una docena de dirigentes que ha hablado en la sala. Según fuentes socialistas, la presidenta de la Junta ha hecho en la parte final de su discurso un alegato en favor de la unidad del partido. Ha contado que ella misma se encontró con un PSOE andaluz que estaba “un poquito mal” cuando relevó a José Antonio Griñán. Ha rememorado cómo tendió puentes con rivales como Francisco Reyes y Antonio Gutiérrez Limones -presentes hoy en la reunión del Federal- para unir al partido en el sur. En este punto, ha subrayado la labor de sus ocho secretarios provinciales para mantener esa cohesión. “Espero que eso sea extrapolable al resto de la organización”, ha finalizado.

(Sigue leyendo después de la imagen)

Caraballo, Cornejo, Jiménez, Díaz y Díaz Cano

¿Cómo se puede interpretar ese mensaje? En la familia socialista existe la creencia de que el distanciamiento entre Sánchez y Díaz se debe también a que la andaluza consideró que él no le consultó suficiente temas de gran calado. Por lo tanto, algunas fuentes, consideran que es un llamada a Sánchez para que se apoye más en los barones.

Otra de las reflexiones que ha hecho Díaz se ha referido a Podemos. En el PSOE también hay distintas sensibilidades respecto a los morados. En Andalucía existe un fuerte choque entre el PSOE y el partido de Teresa Rodríguez, mientras que en otras autonomías gobiernan juntos. Este el caso de Baleares, cuya presidenta, Francina Armengol, se ha vuelto a posicionar este sábado a favor de que entre Podemos en un Ejecutivo de Sánchez.

Fuentes socialistas explican que Díaz se ha preguntado: ¿Con qué Podemos nos vamos a entender? ¿El que apoya un Gobierno de izquierdas en la Comunidad Valenciana? Con ese seríamos capaces de encontrar puntos de entendimiento. Pero, ¿con ese Podemos que defiende el soberanismo en Cataluña y Euskadi?

¿Con qué Podemos nos vamos a entender?

Díaz ha dicho además que se sentirá cómoda con un Gobierno que respete las decisiones marcadas por el Comité Federal del 28 de diciembre: sin pacto con el PP y sin apoyar ninguna consulta de autodeterminación.

Precisamente el tema catalán también ha sido invocado por el primer secretario del PSC, Miquel Iceta. Podemos ha pedido que el socialista y el líder de En Comú Podem, Xavier Doménech, intenten algún pacto sobre el referéndum. Los socialistas catalanes están dispuestos a hablar, pero entienden que la situación de Cataluña no se puede solucionar en un acuerdo de investidura.

Ahora lo que todos miran son los “últimos metros”, como ha definido Sánchez, para ver si logran el “difícil objetivo”. Y no es otro que La Moncloa.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

- El PSOE hará una nueva consulta si se modifica el acuerdo con Ciudadanos

- ¿Cómo ha recibido el PSOE el referéndum de Podemos?

- Las luces y las sombras del papel de Díaz en el PSOE

ESPECIAL PUBLICIDAD