POLÍTICA
24/01/2018 11:18 CET | Actualizado 25/01/2018 13:11 CET

Ricardo Costa: "El PP se financió con dinero negro por orden de Camps"

La confesión del exsecretario general del Partido Popular en Valencia.

"Mi objetivo es contar la verdad, colaborar con la Justicia. Quiero explicar con todo detalle el sistema de financiación en 2007 y 2008". Así de claro ha sido Ricardo Costa, el que fuera secretario general del PP valenciano, al comenzar su declaración en el juicio que se sigue contra la rama valenciana de la trama Gürtel.

Y ha sido aún más cristalino al señalar a Camps, expresidente de Valencia, como responsable de la financiación ilegal: "La decisión de encargar la campaña a Orange Market se produce directamente por el presidente Camps".

Orange Market es la empresa que organizó las elecciones autonómicas y municipales de 2007 y las generales de 2008. Además, ha asegurado que fue él, junto con el expresidente de las Cortes Valencianas Juan Cotino, los que ordenaron que el PP se financiase "con dinero en negro" para poder sufragar estos comicios.

"Sí, es cierto que los actos de la campaña electoral de 2007 con aportaciones en efectivo de los empresarios", ha dicho Costa sin titubear.

"Soy consciente de lo que estoy diciendo, de las repercusiones que esto va a tener en mí, en mi familia", ha dicho Costa al final de su confesión y antes de someterse a las preguntas de la Fiscalía.

"No he denunciado este tipo de actuaciones durante múltiples años de servicio público, y para terminar y someterme a las preguntas del ministerio fiscal, quiero declarar y manifestar mi arrepentimiento y pedir perdón a la sociedad valenciana y española, y en particular a mi familia que sé que va a sufrir consecuencias de todo esto", ha añadido acto seguido.

La decisión de encargar la campaña a Orange Market se produce directamente por el presidente Camps

Durante su alegato al comienzo de su declaración, Costa ha enumerado varios actos de campaña del PP valenciano financiados gracias a la aportación de empresarios y al final de cada uno de ellos ha reconocido que omitió su "deber de denunciarlo" y ha afirmado que está dispuesto a asumir las consecuencias.

"Después de esta declaración, con los hechos nuevos que he aportado, estoy de acuerdo con los hechos de los que me está acusando el ministerio fiscal", ha acabado diciendo.

La Fiscalía pide 7 años y 9 meses de cárcel para Costa, que fue secretario general del PP de Valencia de 2007 a 2009 y exportavoz en la Cortes Valencianas. Fue juzgado en Valencia en la causa por los trajes que Gürtel regaló a Francisco Camps y resultó absuelto tras ser declarado no culpable por un jurado.

DOS VÍAS DE FINANCIACIÓN: UNA LEGAL Y OTRA ILEGAL

Costa ha dicho que las campañas del PPCV en 2007 y 2008 se financiaron a través de dos vías: la primera, con las subvenciones públicas que tienen asignadas todos los partidos con representación parlamentaria; la segunda, "con aportaciones en efectivo de empresarios que tenían adjudicaciones con el Gobierno valenciano", de modo que "es cierto que el PPCV se financiaba con dinero negro".

Y a raíz de lo también declarado en el juicio por el que fue responsable de Orange Market, Álvaro Pérez 'El Bigotes', que apuntó hacia un escalón más alto al citar a Francisco Camps como el exdirigente que instauró este sistema, Costa lo ha confirmado asegurando que "las decisiones más importantes" sobre las campañas las tomaba el expresidente en su condición de líder del PPCV y candidato a la reelección.

EFE
De izda a dcha: Álvaro Pérez Alonso 'El Bigotes', responsable de la empresa Orange Market; Pablo Crespo, número dos de la trama Gürtel, y Francisco Correa, empresario y 'cabecilla' de la trama, durante el juicio que se celebra en la Audiencia Nacional sobre la supuesta financiación ilegal del PP de Valencia

Según Costa, fue Camps, junto con el expresidente de las Cortes Valencianas Juan Cotino, los que ordenaron que el PPCV se financiase "con dinero negro" para poder sufragar los actos. Y sobre la contratación con Orange Market, ha precisado que también fue decisión de Camps: "Me lo comunica el señor Pérez, aunque después hubo una comunicación oficial por los cauces del partido".

Costa ha remarcado que ninguna de estas decisiones fue aprobada por el partido: "No se aprobó por ningún órgano de partido que se contratase con Orange Market ni ningún presupuesto. Cada acto tenía un coste y los responsables de Orange Market hicieron sus cuentas y el coste se supo al final. No me extrañó, pero no era el procedimiento establecido en los estatutos", ha explicado.

Quiero declarar y manifestar mi arrepentimiento y pedir perdón a la sociedad valenciana y española

Según señala el escrito de acusación de Anticorrupción, el PPCV pagó a Orange Market 3,4 millones de euros en actos electorales y otro eventos entre 2007 y 2008. En relación con las campañas, la formación política abonó 2,03 millones de euros, de los cuales 1,2 millones cargaron a los empresarios.

LOS FUEGOS ARTIFIALES, PAGADOS EN NEGRO

En el relato de esas campañas, Costa ha mencionado uno de los actos electorales más conocidos: el de la plaza de toros de Valencia en 2008, con Mariano Rajoy como candidato a La Moncloa. En este acto, y por "petición expresa" de Camps, el PPCV pagó con dinero negro "complementos" como fuegos artificiales, una banda de música o pantallas.

GETTY
Rajoy y Camps en la plaza de toros de Valencia el 6 de marzo de 2008

A lo largo de su declaración, y según iba relatando hechos concretos en los que él conocía y participaba de este sistema de financiación irregular de su partido, Costa ha admitido que no lo impidió, que omitió su "obligación de denunciarlo" y está dispuesto a asumir su "responsabilidad".

Es más, al finalizar su exposición, el acusado ha mostrado su "arrepentimiento", ha pedido "perdón a la sociedad española y valenciana" y también a su familia, por las "consecuencias" que van a sufrir tras su confesión. También ha dicho que nunca se lucró con las irregularidades relatadas y que está de acuerdo en la pena que la Fiscalía pide para él, siete años y nueve meses por tres delitos electorales y uno de falsedad de documento mercantil.

Es cierto que el Partido Popular de Valencia se financiaba con dinero negro

Según Costa, él tuvo conocimiento de este sistema de financiación irregular en 2005 y que ya fue en 2007 cuando el exvicepresidente valenciano Víctor Campos le comunicó que tanto Camps como Cotino le habían encargado "tener relaciones con los empresarios que financian al partido", mostrándole sobres con dinero en efectivo.

Esto ocurrió antes de la campaña electoral de las municipales y autonómicas de 2007 y, según Costa, se quedó "tan preocupado" que se desplazó a la sede nacional del PP en Madrid, donde el entonces gerente, Luis Bárcenas, le contestó que esa forma de financiación era una "práctica prohibida en el PP porque sería un 'Filesa 2'", por lo que Costa volvió a Valencia y se lo comunicó a Campos para que éste informase también a Camps.

MANDÓ A 'EL BIGOTES' A LA VICEPRESIDENCIA

Al finalizar la campaña de 2007, ha explicado Costa, 'El Bigotes' le dijo que la deuda del PPCV con Orange Market rondaba el millón de euros, pero el partido no disponía de esa cantidad, por lo que se lo comunicó a Campos, quien al cabo de un mes le devolvió la llamada para decirle que ya disponía de "algo de dinero en efectivo de los empresarios". Costa envió a 'El Bigotes' a la Vicepresidencia de la Generalitat para recogerlo.

En esa llamada, el exvicepresidente también le comunicó que iba a dejar el cargo y que a partir de entonces lo ocuparía Vicente Rambla. A juicio de Costa, Campos sufría mucha presión por la gestión de todas estas irregularidades y que éste fue el motivo por el que sufrió un infarto y acabó dejando la política.

Ese mismo verano se volvió a repetir el sistema de financiación descrito por Costa, ya con Rambla como vicepresidente, quien le comentó que había hablado con Álvaro Pérez y le pidió que fuese a "recoger unas cantidades en efectivo a empresas", concretamente tres sobres: 150.000 euros de Rover Alcisa, 15.000 euros de Secopsa y 350.000 euros de Enrique Ortiz. A continuación, citó al 'número dos' de Gürtel, Pablo Crespo, para entregarle todo este el dinero, por lo que así "quedó saldada la deuda de la campaña".

A cambio de todas estas gestiones, Costa ha reconocido la entrega de un reloj de la marca Breitling por parte de 'El Bigotes', pero ha asegurado que lo rechazó. De hecho, ha señalado que Álvaro Pérez le comentó que estaba "muy extrañado" de que en el PPCV no hicieran "ninguna petición" a cambio de adjudicar trabajos a Orange Market.

"GASTOS DE PRENDAS DE VESTIR" DE CAMPS

No obstante, en otro momento ha relatado otro episodio en el que, según su versión, la trama de corrupción pagó "gastos" a Francisco Camps. Costa ha indicado que en una reunión con Pablo Crespo y 'El Bigotes' le preguntaron si una de las empresas de la trama podía emitir al PPCV una factura por valor de 20.000 euros para "pagar gastos de prendas de vestir" del presidente, lo cual a Costa le pareció "desproporcionado".

Mientras que la campaña de las elecciones autonómicas corre a cargo del PPCV, Costa ha explicado que las municipales son "exclusivas" de la dirección general, pues es la que hace las "transferencias de dinero público" -las subvenciones que recibe como partido con representación parlamentaria- a las sedes provinciales para que organicen sus actos.

Camps: Cuando yo era presidente nadie podrá decir jamás que yo dijera que se hicieran las cosas fuera de la legalidad

Sin embargo, ha señalado que eventos electorales en "diversos municipios fueron pagados mediante facturas a empresarios o aportaciones en efectivo", y ha puesto los ejemplos concretos de Alicante, Castellón o Elda.

LA VERSIÓN DE CAMPS

El expresident de la Generalitat Valenciana, Francisco Camps, ha querido contestar a las pocas a las duras declaraciones de Costa. Ha asegurado que es "dolorosísimo" ver a quienes fueron sus colaboradores en el banquillo de los acusados y ha insistido en varias ocasiones en que "el derecho a la defensa no da derecho a la ofensa", en alusión a la declaración de hoy de Costa. Ha añadido que le parece "inexplicable" que ahora se le mencione durante el juicio.

"Sin hechos concretos, porque no los hay, porque jamás he dado ninguna orden para que se cometiera ninguna ilegalidad", ha señalado para reconocer a continuación estar "sereno, pero enfadado", y negar "absolutamente" los hechos que se le atribuyen desde el pasado viernes, primero por los líderes de la trama Francisco Correa y Álvaro Pérez el Bigotes y este miércoles por Ricardo Costa.

"Cualquier persona que reciba una orden o una indicación que considere irregular tiene dos opciones: O no hacerla, o dimitir o ponerla en conocimiento de judicatura". "Esto no tiene ni pies ni cabeza, en absoluto (...). Tengo un enfado profundo y muy serio, muy sereno, y una negación absoluta de cualquier tipo de actitud que se relacione con lo que hemos escuchado esta mañana", ha repetido.

"Ningún empresario podrá decir que haya recibido una indicación o señal para hace ningún tipo de aportación al PPCV cuando yo era presidente ni nadie podrá decir jamás que yo dijera que se hicieran las cosas fuera de la legalidad. Yo tenía mis competencias, que no eran pocas, ser presidente de la Comunitat y del PPCV. Tenía mi trabajo y mi esfuerzo".

EFE

A preguntas de los periodistas, Camps ha afirmado que comió con Costa y otros antiguos cargos del PP valenciano hace aproximadamente un mes y que "en ningún momento contó nada de lo que ha contado hoy".

"Había unos diez testigos, estuvimos tres o cuatro horas hablando del partido y de la Comunitat. Le dimos apoyo. Ninguno de los comensales podía imaginar las declaraciones de hoy", ha agregado Camps, quien no ha vuelto a hablar con Costa desde entonces, según ha asegurado.

EL HUFFPOST PARA ENDESA