NOTICIAS
15/07/2018 19:47 CEST | Actualizado 15/07/2018 19:56 CEST

Francia, campeona del Mundo tras ganar a Croacia (4-2)

La selección de Deschamps revalida el título que el propio seleccionador logró 20 años atrás.

El futuro ya está aquí. Francia se ha proclamado campeona del Mundo de fútbol en el Mundial 2018 de Rusia al golear 4-2 a Croacia en un partido vibrante, que los croatas no merecieron perder de forma tan contundente.

El equipo de Deschamps, que vuelve a ganar un Campeonato del Mundo tras el título que logró en el Mundial de 1998, aunque esta vez como seleccionador, se impuso en un encuentro que en la primera parte dominaron los croatas.

Y aun así, los franceses se marcharon al descanso ganando 2-1 gracias a las decisiones arbitrales. Porque el primer tanto llegó precedido de una falta inexistente que botó Griezmann y que Mandzukic, con mala fortuna, introdujo en su propia portería.

No hacía justicia a los primeros minutos del partido, que dominaron los croatas dirigidos por Rakitic y Modric, dos jugadores excepcionales que han demostrado por qué Barça y Real Madrid los eligieron para llevar la batuta en sus escuadras.

Se hizo justicia poco después, cuando Perisic anotó un auténtico golazo con un tiro cruzado al que no pudo llegar Lloris.

La otra decisión arbitral que decantó la primera parte fue el penalti que cometió el propio Perisic al tocar con la mano un centro desde un saque de esquina.

Tras casi cinco minutos consultando con el videoarbitraje, para desesperación de clásicos como Camacho, el colegiado pitó penalti, que transformó Griezmann con sutileza.

Mbappe, decisivo en la segunda mitad

El segundo tiempo comenzó como el primero, con Croacia apretando arriba a Francia y buscando el empate. Pero si algo tiene Francia es velocidad en el ataque.

Mbappe amenazó al poco de reanudarse el encuentro con una contra magistral, arrancando casi en el centro del campo y recordando al mejor Ronaldo (Nazario, no el portugés).

Fue, sin embargo, Pogba el que aprovechó una jugada que inició el propio Mbappe desde la derecha, centró al área a Griezmann, quien cedió al jugador del Manchester United para que, de tiro raso, marcara el tercero.

Parecía la puntilla, que llegaría poco después, con un gran gol de Mbappe, casi desde el mismo sitio que Pogba. El jugador del PSG buscó el huego, apuntó, ajustó al palo derecho y sentenció el partido.

Poco después, Lloris le dio cierta emoción al encuentro al cometer una frivolidad ante Mandzukic, al que quiso regatear, entregándole la pelota, que terminó entrando en la portería.

Sin embargo, los dos goles de distancia eran demasiado para una Croacia agotada tras llegar a la final superando varias prórrogas.

Dos selecciones que han demostrado ser el futuro del fútbol europeo y mundial, especialmente la actual campeona, Francia.

NOTICIA PATROCINADA