INTERNACIONAL
19/09/2018 21:33 CEST | Actualizado 19/09/2018 21:34 CEST

Sánchez propone a la UE un modelo solidario de gestión de flujos migratorios

La unidad de acción debe estar fundamentada en la solidaridad, la responsabilidad y la cooperación entre todos los Estados miembro, sostiene el Gobierno.

JuanJo Martín / EFE
El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez (d), es recibido por el canciller austríaco, Sebastian Kurz, a su llegada al encuentro de Salzburgo.

El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, defenderá en la cumbre de la Unión Europea (UE) que empezó hoy en Salzburgo la creación de un modelo europeo solidario de gestión de los flujos migratorios.

Sánchez fue recibido por el canciller austríaco, Sebastian Kurz, a su llegada a la cena de líderes de la UE con la que comienza esa cumbre europea informal.

El jefe del Ejecutivo se trasladó hasta el edificio del Felsenreitschule, lugar en el que se celebra esta cena, tras participar en un encuentro previo de los dirigentes del Partido Socialista Europeo en el que abordaron los asuntos incluidos en la agenda de la cumbre.

Principalmente, en ella se hablará de la forma de afrontar de forma conjunta la crisis migratoria y de la evolución de las negociaciones entre la UE y el Reino Unido para hacer efectivo el Brexit.

Sánchez y Kurz se saludaron a la entrada del edificio en el que se desarrolla la cena y posaron para los informadores gráficos antes de que el presidente del Gobierno español, que no hizo declaraciones a la prensa y remitió a su conferencia de prensa de mañana, accediera al interior.

Más cooperación

Fuentes españolas informaron de que tanto en la sesión de hoy como en la de mañana defenderá la unidad de acción ante la crisis migratoria para lograr una política común europea en este ámbito fundamentada en la solidaridad, la responsabilidad y la cooperación entre todos los Estados miembro.

En particular, avanzaron que propondrá la creación de un modelo europeo solidario de gestión de los flujos migratorios y, en el mismo sentido, compartirá la necesidad de intensificar el apoyo y la cooperación con los países de origen y tránsito, así como de fortalecer la relación entre la UE y África.

De este asunto ya habló el presidente del Gobierno español con el canciller austríaco en la reunión que mantuvieron en Madrid el pasado 12 de septiembre con motivo de la gira de Kurz por varios países europeos para preparar la cumbre de Salzburgo.

Respecto a las negociaciones del Brexit, Sánchez reiterará la necesidad de que se logre un acuerdo porque, si no es así, sería negativo para ambas partes. Una de las prioridades del Gobierno español en este asunto es la situación tras el Brexit de los ciudadanos de la comarca española de Campo de Gibraltar.

Sobre todo ello habló Sánchez el pasado lunes en Madrid con el negociador europeo para la salida del Reino Unido de la UE, Michel Barnier.

Tras esa reunión, el Gobierno español avanzó que el acuerdo entre la UE y el Reino Unido contará con un protocolo específico en el que quedarán recogidos los aspectos que afecten a Gibraltar.

En materia de seguridad, otra de las cuestiones que abordarán los jefes de Estado y de Gobierno, Sánchez apoyará el refuerzo de la figura del fiscal europeo y la creación de un sistema integral de protección civil.

En la reunión previa de los socialistas de la UE se analizó también el escenario ante las próximas elecciones europeas y se habló de la trascendencia de la unidad de la familia socialdemócrata, según han informado fuentes de ese partido. En su intervención, Sánchez hizo hincapié en la necesidad de atender el pilar social de la UE y los derechos de ciudadanía.

"No hay acuerdo aún"

Por su parte, la jefa de la diplomacia de la Unión Europea, Federica Mogherini, admitió hoy que "aún no hay un acuerdo" entre los países comunitarios sobre el desembarco de los migrantes rescatados en el mar por los buques de la misión europea Sofía, pero confió en que se logre una solución.

"No hay aún un acuerdo sobre cómo resolver el tema de desembarco que se ha planteado", dijo a su llegada a una cena de líderes de la UE su representante para la Política Exterior, quien confió en "una solución sostenible y duradera" en ese ámbito. No obstante, insistió en el respaldo de los Estados miembros a la operación comunitaria Sofía contra el tráfico de inmigrantes y personas en el Mediterráneo central, tras las críticas de Italia sobre los desembarcos.

Roma lleva semanas presionando a sus socios europeos para repartir la carga migratoria con una propuesta para "rotar" en distintos puertos de la UE los desembarcos de los rescatados en el Mediterráneo.

Por otra parte, Mogherini insistió en la necesidad de crear asociaciones con países terceros para combatir la migración irregular y apoyó la idea del presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, de celebrar a principios de 2019 una cumbre entre la UE y la Liga Árabe.

Sobre la creación de plataformas de desembarco en terceros países, dijo que tiene la impresión de que ningún país del norte de África se ha mostrado interesado aún, lo que "no quiere decir que no quieran cooperar" en combatir la migración irregular, dijo.

Mogherini insistió en que la UE debe "ser consciente" de que "tiene que asumir sus propias responsabilidades" y que las asociaciones con terceros países no deben implicar relegar esas responsabilidades "al otro lado del Mediterráneo".

QUERRÁS VER ESTO

Atrapados en Moria, "el peor campo de refugiados del mundo".