ECONOMÍA
22/01/2019 15:07 CET | Actualizado 25/01/2019 13:36 CET

Un taxista arrollado por un vehículo VTC en Madrid, en estado "muy grave"

El conductor del coche se ha dado a la fuga.

Huelga de taxis en Madrid.

El taxista de unos 30 años arroyado por un coche con licencia VTC en Madrid capital, en la autovía A-2, ha ingresado en estado "muy grave" en el hospital La Paz, según ha confirmado a Efe una portavoz del centro médico.

[Lee aquí las claves de las huelgas en Madrid y Barcelona]

Fuentes de la Comandancia de la Guardia Civil en Madrid han indicado que el conductor se ha personado en dependencias del cuerpo y los agentes le han tomado declaración, tras lo cual ha quedado en libertad

Un coche con licencia VTC arrolló al taxista y se dio a la fuga durante la protesta que un grupo de piquetes informativos del colectivo del taxi llevaba a cabo a la altura del kilómetro 7 de esa autovía, una de las carreteras de acceso al aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas.

Según han indicado a Efe fuentes de la investigación, el taxista fue atendido por el servicio municipal de urgencias extrahospitalarias (Samur-Protección Civil) en el lugar. Como consecuencia del atropello, según precisaron a Efe fuentes de Emergencias Madrid, el taxista presentaba traumatismo craneoencefálico entre moderado y grave.

Las primeras pesquisas apuntan a que el taxista fue atropellado en los carriles de salida de Madrid de la A-2 por un conductor de un vehículo VTC que siguió sin parar.

Unas imágenes grabadas por Mediaset y difundidas por Telecinco han captado el momento en el que el taxista, con un peto amarillo, un gorro y una bocina, se abalanza sobre el capó del VTC sobre el que ya se encontraba otro taxista, con el objetivo de impedir que continuara su marcha.

El conductor incrementa la velocidad y, según se puede ver en el vídeo, el hombre queda tendido en el asfalto mientras que el conductor sigue su marcha y es perseguido a pie unos metros por otros manifestantes, aunque sin éxito ya que el vehículo continúa su marcha por el arcén de la A-2.

EL HUFFPOST PARA IKEA