POLÍTICA
22/02/2019 10:29 CET | Actualizado 22/02/2019 13:29 CET

Desahucian a cuatro familias que resistían en Lavapiés tras una subida del 300% del alquiler

La ONU pidió la paralización de los desahucios. Hay siete detenidos.

Cuatro familias han perdido su casa este viernes y, de momento, no tienen alternativa habitacional. Se trata de quienes resistían en el número 11 de la calle Argumosa, en el madrileño barrio de Lavapiés. Varios colectivos antidesahucios y activistas han pasado la noche y la mañana rodeando las viviendas tratando de evitar la entrada de la Policía, pero finalmente la comisión judicial ha logrado completarlos.

Así lo ha indicado a los medios de comunicación la abogada y portavoz a la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH), Alejandra Jacinto, para tildar de "salvajada" el lanzamiento de estas familias en situación de vulnerabilidad y sin alternativa habitacional.

Jacinto ha relatado que tres juzgados diferentes han acordado un lanzamiento "coordinado jamás visto" en el que decreta el desahucio de cuatro mujeres y sus familias, una de ellas con dos menores a su cargo, y advertía de la posible comisión de un delito de desobediencia y resistencia en caso de oponerse al lanzamiento, tanto a inquilinas como activistas.

Retiran los enseres

De hecho, un fuerte dispositivo policial ha acordonado la zona y ha velado por el cumplimiento del lanzamiento, entre gritos de "vergüenza". Aparte, la abogada de la PAH ha relatado que se han personado operarios de cara a tapiar las puertas.

Varias personas han procedido a quitar carteles reivindicativos que colgaban en los balcones de la vivienda y colocar videovigilancia. Ahora, tratan de negociar la retirada de los enseres, dado que los letrados de los inquilinos no han podido estar presentes en el lanzamiento mientras que los de la propiedad sí.

Jacinto ha tildado de 'vergonzoso' este dispositivo policial 'sin precedentes' para un lanzamiento que vulnera el derecho a la vivienda y contribuye a la 'especulación' inmobiliaria.

Seis detenidos

Agentes de la Unidad de Intervención Policial (UIP) de la Policía Nacional han detenido a seis personas, acusados de delitos de resistencia y desobediencia a la autoridad, por intentar impedir el desahucio.

Los arrestados son activistas antidesahucios que se han sentado cogidos fuertemente de las manos entre ellos en las escaleras de acceso a los pisos pendientes de desalojo. Los agentes, actuando a requerimiento judicial, han ido levantando uno a uno a estas personas, que llevaban puestos cascos azules, en alusión a que las respectivas peticiones de la ONU solicitando que se paralizaran dichos alzamientos.

Desde el verano del año pasado se han aplazado diversos desahucios en este edificio. Entre los casos destaca el de Pepi Santiago, una mujer viuda de 65 años, y sus dos hijos de 27 y 28 años, paralizado en diversas ocasiones. Naciones Unidas exigió en diciembre la paralización del desahucio.

Una subida del 300% del alquiler

La portavoz del Gobierno municipal de Madrid, Rita Maestre, también pidió a finales del año pasado a los tribunales que escuchen a la ONU y paralizaran el desahucio de esta mujer. También se encuentra programado el de otra inquilina, Rosi, aunque también su lanzamiento se ha paralizado en cuatro ocasiones.

Según ha explicado el Sindicato de Inquilinos de Madrid en otras ocasiones, a Rosi le pretenden subir un 300% el alquiler, de 400 a 1.700 euros, por lo que llevan meses intentado negociar con la propiedad del bloque de la calle Argumosa 11 para renovar los contratos de sus arrendatarios, "pero prefieren echarlas para poder subir los alquileres desproporcionalmente".

También se encuentran entre los manifestantes el actor Alberto San Juan y los concejales de Ahora Madrid en el Ayuntamiento de la capital Montserrat Galcerán y Carlos Sánchez Mato.

Los propietarios dicen sentirse "acosados"

Los propietarios del edificio se han quejado en otras ocasiones del "acoso" que aseguran estar sufriendo por parte de los colectivos antidesahucios, advirtiendo de que su comportamiento "puede ser perfectamente encajado en tipos penales tales como coacciones, injurias y calumnias".

Los dueños del edificio afirmaron en un comunicado que tienen "miedo" de los integrantes de las asociaciones antidesahucios, ya que están siendo señalados en la calle y en las redes sociales, y sostienen que el colectivo "miente" en sus argumentos.

Los propietarios son una mujer de 90 años que lo es "por herencia, y vive con su hijo incapacitado", estando ambos al cuidado de sus familiares. También lo es una mujer incapacitada judicialmente al padecer una enfermedad psiquiátrica y que lleva internada en un centro especializado durante más de 20 años. Adquirió la propiedad por herencia.

Asimismo, entre los dueños está el hermano de la anterior, que es su tutor y debe rendir cuentas anualmente ante el juez que tutela a su hermana, y una pequeña empresa.

Carmena desea que sean los últimos desahucios en Madrid

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, ha deseado que los cuatro desahucios los últimos en producirse en la ciudad y ha dicho que le genera "muchísima tristeza" que desalojen a quienes tienen sus hogares en el centro.

Carmena ha anunciado que el 4 de marzo explicará sus propuestas en materia de vivienda y los programas que actualmente se han puesto en marcha por parte del Gobierno municipal.

"Es importante que las personas se mantengan con sus hogares en los centros de Madrid", ha dicho la alcaldesa en referencia a las familias que se tienen que desplazar del centro de la ciudad al no poder afrontar los elevados precios de los alquileres.

El presidente regional, Ángel Garrido, ha señalado este viernes que el Ayuntamiento de Madrid debe ofrecer una respuesta inmediata a los desahucios de la calle de Argumosa, número 11, hasta que la Agencia de la Vivienda Social de la Comunidad pueda aportar una solución a al menos uno de los casos en unos meses.

EL HUFFPOST PARA 'MASCOTAS 2'