Escocia lanza una campaña para convocar un segundo referéndum de independencia

Ya en septiembre de 2014, el 55 % de los escoceses rechazaron la separación de reino Unido, pero el Brexit lo ha revuelto todo y van a por otra convocatoria.
|
Nicola Sturgeon, en marzo de 2020, durante una rueda de prensa sobre coronavirus.
Nicola Sturgeon, en marzo de 2020, durante una rueda de prensa sobre coronavirus.
JANE BARLOW via Getty Images

La ministra principal de Escocia, la nacionalista Nicola Sturgeon, ha lanzado este martes una nueva campaña para convocar un segundo referéndum sobre la independencia de la región, que espera concretar a finales de 2023.

Sturgeon, en declaraciones a la BBC, contestó con un “sí” a la pregunta de si estaba poniendo en marcha formalmente la campaña para el plebiscito “número dos” sobre la escisión de Escocia, región que está unida al resto del territorio británico desde 1707.

Poco después de esta intervención en los medios, Sturgeon ha hecho una declaración oficial en la que ha insistido en que hay un “mandato indiscutible” para convocar una segunda consulta. La líder del Partido Nacional Escocés (SNP) ha dicho que el mandato responde a la victoria que su formación obtuvo en las elecciones autonómicas celebradas en mayo de 2021 en Escocia.

En el primer referéndum que tuvo lugar el 18 de septiembre de 2014, el 55 % de los votantes en Escocia rechazaron la separación frente al 45 % que apoyó la independencia. “Tenemos la intención de honrar eso”, dijo la ministra principal sobre su promesa electoral de convocar un segundo plebiscito, posiblemente a finales de 2023.

Sturgeon, que divulgó el primero de varios documentos para justificar este segundo referéndum, lanzó esta campaña oficial acompañada por el co-líder de los Verdes escoceses, Patrick Harvie, en su residencia oficial de Bush House, en Edimburgo.

“Escocia, al igual que otros países del mundo, afronta importantes desafíos. Pero también tenemos enormes ventajas y un inmenso potencial”, agregó la ministra principal, cuyo objetivo es que esta segunda consulta se haga conforme a la legalidad vigente.

Los habitantes de Escocia, subrayó, “están sufriendo los impactos del aumento del coste de vida, el bajo crecimiento y la creciente desigualdad, las finanzas públicas restringidas y las muchas implicaciones de un Brexit por el que no votamos”.

“Todos estos problemas han empeorado o, más obviamente en el caso del Brexit, han sido causados directamente por el hecho de que no somos independientes”, añadió.

“En esta coyuntura crítica nos enfrentamos a una pregunta fundamental. ¿Seguimos atados a un modelo económico del Reino Unido que nos condena a resultados económicos y sociales que probablemente empeoren, no mejoren, fuera de la UE? ¿O levantamos la vista, con esperanza y optimismo, y nos inspiramos en países comparables de toda Europa?”, se preguntó.

“¿Seguimos atados a un modelo económico del Reino Unido que nos condena a resultados económicos y sociales que probablemente empeoren, no mejoren, fuera de la UE? ¿O levantamos la vista, con esperanza y optimismo, y nos inspiramos en países comparables de toda Europa?”

En el referéndum sobre la permanencia o salida de la UE celebrado en junio de 2016, Escocia votó por la permanencia en un 62 %, pero el resultado final de todo el territorio fue el Brexit.

El primer documento que Sturgeon divulga este martes compara a Escocia con otros países europeos y explica las razones por las que la región se beneficiará si consigue su independencia.

Más adelante, la política independentista espera dar a conocer documentos relacionados con la divisa, los impuestos, la defensa, la seguridad social y las pensiones, la participación en la UE y el comercio.

Escocia decide