Cómo busca Juan Espadas recuperar la Junta de Andalucía

El PSOE-A hará una campaña centrada en movilizar al electorado progresista y en “desenmascarar” a Moreno Bonilla.
Juan Espadas
Juan Espadas
Europa Press News via Getty Images

La situación de partida es muy complicada, difícil, en contra para el PSOE en Andalucía. A poco más de un mes para la cita con las urnas, las encuestas soplan a favor de las derechas. Pero en el cuartel general de los socialistas en la sevillana calle de San Vicente ya tienen la maquinaria a toda marcha y creen que es posible darle la vuelta a los sondeos con la estrategia que ha diseñado el equipo de Juan Espadas.

El exalcalde de Sevilla tiene una obsesión: movilizar al electorado progresista. Esta fue una de las claves del desastre de hace cuatro años, cuando se quedaron en sus casas alrededor de 400.000 votantes socialistas. Fue un castigo en toda regla a Susana Díaz. Como reconocen fuentes socialistas, muchos simpatizantes sintieron que ese no era su proyecto. Por eso, tienen como principal reto sacarlos de nuevo a las urnas y piensan que ahora hay unas ideas renovadas y que se ha materializado esa renovación de dirección.

“La capitalidad de esta precampaña y de la campaña es mover al voto progresista. Y no solamente con el que ‘viene el lobo’. Hay que currárselo y movilizar. Tenemos un proyecto solvente y renovado”, comentan desde el entorno del candidato.

Juan Espadas
Juan Espadas
Europa Press News via Getty Images

Espadas no es una rockstar, como reconocen los suyos, pero venderá precisamente su perfil “sobrio” y de “buen gestor”. “Es un valor en sí mismo, es moderado”, añaden desde el PSOE andaluz sobre el exalcalde, que se mide por primera en unas autonómicas ante un consolidado Juanma Moreno. Por ello, se presentará como “un político de verdad, con una visión a corto, medio y largo plazo”. No se trata de un dirigente “de ciento cuarenta caracteres”, defienden los suyos. Otros de las adjetivos que proyectará serán “profundidad y trayectoria”.

Además, recuerdan en el PSOE andaluz la maquinaria que tiene el partido, que es la primera fuerza municipal en la comunidad, sacándole más de diez puntos al PP en las locales de 2019. Por lo que se espera también ese tirón de sus alcaldes y concejales a lo largo de las ocho provincias.

En ese cuerpo a cuerpo que se espera con Moreno Bonilla, lo que pretende durante estos días el socialista es “desenmascarar la falsa moderación” y la “incapacidad de gestión” del presidente de la Junta. Fuentes de San Vicente resaltan que el líder regional del PP se ha dedicado a “vender a través de la propaganda una Arcadia o un milagro económico andaluz que no existe”. “Si no llega a ser por los millones inyectados por el Gobierno de Pedro Sánchez, esa gestión de Moreno brillaría por su ausencia”, recalcan desde el PSOE-A.

Por eso, desde el PSOE andaluz se va a insistir durante esta campaña en que Moreno Bonilla lo que ha hecho es “bajar el impuesto a los ricos e ingresar menos”. También van a poner en valor medidas del Ejecutivo central como el ingreso mínimo, la bonificación para los combustibles, los ERTE o la reforma laboral, con los datos de que la mitad de los contratos nuevos ya son indefinidos. “En lo único que Moreno Bonilla es campeón es en la propaganda”, lanzan desde San Vicente.

Moreno Bonilla y Espadas
Moreno Bonilla y Espadas
Europa Press News via Getty Images

Estas elecciones estarán también marcadas por las buenas perspectivas de Vox, que podría llegar a doblar su número de escaños, según varias encuestas. Además, apostando como cabeza de cartel por una de sus figuras más mediáticas, Macarena Olona. A pesar de que cargos socialistas están advirtiendo de que la ultra derecha podría robarles votos en la Andalucía profunda, desde el entorno de Espadas se rechaza esa posibilidad a gran escala y se afirma: “El PSOE va a seguir siendo la primera fuerza en el mundo rural”.

De hecho, en el PSOE-A reconocen que sus puntos fuertes para estas elecciones serán: el mundo rural, el voto femenino y el electorado joven. “Ahí es donde realmente estamos bien”, agregan las fuentes.

“A nosotros, Olona no nos cambia el paso, afecta al PP. Ella ha sacado de la zona de confort a Moreno Bonilla. Todo el cuerpo a cuerpo de Olona es con él. Es una pelea entre ellos. El PP quería una campaña plana, de perfil muy bajo, con poco debate y movilización, y ella no se lo va a permitir. Le va a estar retando de manera permanente”, hacen este análisis en el PSOE-A. Lo que sí recalcarán durante estos estos días los socialistas es que hay dos opciones: PP-Vox o un Gobierno liderado por Espadas. Esto creen que hará que haya más batalla en el centro, ya que el Partido Popular tendrá que explicar al votante “moderado” si va a pactar con la ultraderecha.

Lo que piensan asimismo los socialistas andaluces es que los “exabruptos de Olona pueden movilizar bastante a la izquierda, como cuando en la feria de Sevilla dijo que no iba a la caseta de UGT porque los sindicatos son los traidores de la clase obrera”.

Espadas, en un desayuno informativo
Espadas, en un desayuno informativo
Europa Press News via Getty Images

Pero el PSOE sí está muy atento a lo que pasa a su izquierda, donde se está viviendo un culebrón por la formación de ese frente amplio y los problemas que ha habido a la hora de registrarse como coalición. Hay preocupación por el “espectáculo de desorganización y descoordinación”, comentan las fuentes. “Ha sido rocambolesco, no nos viene bien”, retratan, pero confían en San Vicente en que esa izquierda logre movilizar a su electorado durante la campaña. Pero con este mensaje: “La única opción progresista para combatir a la coalición PP-Vox es el PSOE”.

Espadas se va a recorrer toda Andalucía de manera frenética durante las siguientes semanas, no va a parar ni un minuto. Hay que reanimar también a un partido en el que algunos tiene un poco aire depresivo ante las encuestas y ven la situación muy difícil en estos momentos. Pero como dice un veterano dirigente socialista: “Andalucía sociológicamente es muy compleja. Hay muchas y muchas Andalucías. Hay que esperar a abrir las urnas”.

Juan Espadas