La policía rusa detiene a un ciudadano por llevar un folio en blanco

Desde el comienzo de la guerra varios miles de personas han sido detenidas en Rusia por manifestarse contra la guerra.

La represión de puertas para adentro en Rusia se ha hecho más evidente que nunca desde que Putin dio orden de invadir Ucrania. De inmediato, miles de civiles rusos, de decenas de ciudades, decidieron manifestarse contra la guerra. Y, en previsión de lo que pasaría, las autoridades anunciaron que actuarían con mano dura para evitar disturbios. Harían “lo necesario”, como advirtió el Kremlin a sus ciudadanos.

La respuesta fue inmediata. Solo en el primer día de guerra alrededor de 1.400 ciudadanos fueron detenidos por participar en concentraciones en 51 ciudades. Las cifras han seguido creciendo día tras día y ya se cuentan en varios miles, hasta 15.000 según diversas organizaciones. Ayer domingo, los detenidos fueron otros 850.

La ‘mano dura’ adquiere dimensiones del todo absurdas, como la escena vivida en la ciudad de Nizhny Novgorod, al este de Moscú. Allí la policía ha detenido a un ciudadano por llevar un folio en blanco.

En la grabación se observa cómo un oficial de policía pide “otra vez” la documentación a este manifestante, que le vuelve a enseñar su carné. De inmediato, el agente le espeta “cuál es su propósito aquí”, a lo que el viandante asegura que solo estaba andando, siempre con su folio en blanco por delante del pecho.

Precisamente, ese papel ha llamado la atención del policía, que cuestiona la finalidad del mismo. “He venido a enseñarlo”, respondió el manifestante, sin dar más explicaciones.

De inmediato, el oficial comienza a recitar el código de leyes y, en base a él, le advierte de que “todas las manifestaciones públicas, incluidos los piquetes, que es lo que entiendo que usted está haciendo, están prohibidas”. Por ello, le amenaza que “si no para esta actividad ilegal” se exponía a una sanción “administrativa”. “Se lo exijo”.

El joven permanece firme, ‘armado’ con su folio y se limita a responder “voy a seguir”, momento en el que otros dos agentes le abordan por detrás y se lo llevan a la fuerza.

“Así es como actúa la policía. Esto es absurdo” comenta la persona que graba la escena, mientras muestra como se llevan, ya en la lejanía, al manifestante con su folio.

Los civiles ucranianos se arman contra Rusia