ECONOMÍA
01/09/2020 14:58 CEST | Actualizado 01/09/2020 17:03 CEST

Los alcaldes de 30 ciudades se rebelan contra Montero: piden un fondo de 5.000 millones

Los regidores representan a 13 formaciones políticas distintas que se oponen al decreto sobre el uso de los remanentes de tesorería de los Ayuntamientos.

Europa Press News via Getty Images
La portavoz del Gobierno y ministra de Hacienda, María Jesús Montero, en una sesión de control al Gobierno en el Senado.

La rebelión de los alcaldes no cesa. Los regidores de 30 ciudades españolas, entre las que se incluyen Madrid, Barcelona, Valencia y Zaragoza, han pedido al Gobierno un fondo de 5.000 millones para repartir entre los Ayuntamientos por criterios de población y otro fondo de 1.000 millones para la financiación del transporte público.

Esta petición llega un día después que la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, comprobara en la comisión de Hacienda en el Congreso la falta de apoyos al real decreto sobre el uso de los remanentes municipales, cuya convalidación está prevista para el 10 de septiembre. Solo el PSOE se ha mostrado a favor del mismo. 

“Ayer en el Congreso quedó claro que el decreto de Hacienda no tiene apoyos para salir adelante. Hoy 30 alcaldes de 14 partidos distintos proponemos una solución: un nuevo decreto consensuado y un grupo de trabajo para cambiar las leyes que asfixian nuestras finanzas”, ha publicado Ada Colau, alcaldesa de Barcelona y líder de En Comú Podem, en su cuenta de Twitter.

A principios de agosto, el Ministerio de Hacienda alcanzó un acuerdo con la Federación de Municipios y Provincias (FEMP) para que los municipios pudieran utilizar sus ahorros, unos 14.000 millones de euros, para luchar contra los efectos de la pandemia del coronavirus.

La propuesta elaborada por el departamento que dirige Montero consistía en que los Ayuntamientos saneados cedieran sus remanentes de tesorería al Gobierno, que se los devolvería en un plazo de 10 a 15 años. 

Aquellos municipios que lo hicieran recibían de manera proporcional al dinero cedido unos ingresos durante 2020 y 2021. En concreto, Hacienda transferiría 2.000 millones este año y otros 3.000 millones el próximo año. Este dinero no se computaría como déficit de los Ayuntamientos, sino del Estado.

Este acuerdo fue aprobado en la Junta de Gobierno de la FEMP solo con los votos a favor del PSOE y gracias al voto de calidad del presidente, Abel Cabellero, alcalde de Vigo. La ruptura de la histórica unanimidad desató una auténtica rebelión en el municipalismo, que el Gobierno no ha logrado apaciguar.

Los alcaldes, que pertenecen a 14 partidos distintos, han pedido al Gobierno que publique un nuevo decreto, que no incluya la parte sobre los remanentes, y se abra un proceso de diálogo con el Ministerio de Hacienda.

“El día que este real decreto se vote en el Congreso de los Diputados, los alcaldes iremos a decirle de viva voz a la ministra que la solución que había planteado es un problema, que es injusto y que necesitamos un real decreto que solucione los problemas reales que tienen nuestros vecinos y no los problemas de contabilidad que tiene la ministra”, ha asegurado Jorge Azcón, alcalde de Zaragoza.

El comunicado está firmado por los alcaldes de Alicante, Almería, Badajoz, Badalona, Barcelona, Cádiz, Córdoba, Girona, Granada, Lleida, Madrid, Málaga, Marbella, Murcia, Ourense, Oviedo, Palencia, Pamplona, Pontevedra, Pozuelo de Alarcón, Reus, Salamanca, Santander, Santa Cruz de Tenerife, Tarragona, Telde, Terrassa, Teruel, Torrelavega, Valencia y Zaragoza.

Photo gallery Toda la información práctica que necesitas sobre el coronavirus y la cuarentena See Gallery