Moncloa y Génova sueltan lastre y redefinen estrategias antes del inicio de la carrera electoral

Moncloa y Génova sueltan lastre y redefinen estrategias antes del inicio de la carrera electoral

PP y PSOE dan por amortizados electoralmente los días que quedan para acabar el año

El presidente del PP, Alberto Núñez Feijóo
El presidente del PP, Alberto Núñez FeijóoEuropa Press News via Getty Images

En Moncloa y en Génova dan por amortizados electoralmente los días que restan antes de que concluya el año. Entre el mundial de fútbol, con la selección española levantando pasiones, y las fiestas de Navidad, en los cuarteles generales de las principales formaciones se preparan ya para la gran batalla, que dará inicio coincidiendo con la cuesta de enero. Una larga precampaña hasta las elecciones autonómicas y locales de mayo, entendidas como un auténtico “plebiscito”.

Es cierto, admiten unos y otros, que en política “pueden pasar muchas cosas” en unas pocas semanas. Sin ir más lejos, hace tan sólo dos Pedro Sánchez parecía verse engullido por una especie de tormenta perfecta, hace una resurgía tras su paso por el Senado y la andanada de Vox contra Irene Montero y esta vuelve a tener problemas internos, en esta ocasión por la ley Trans que enfrenta de nuevo a PSOE y Unidas Podemos.

Pedro Sánchez
  Pedro SánchezOSCAR DEL POZO via Getty Images

Pero, salvo cataclismo en ningún caso descartable, los dos grandes partidos creen que la radiografía de las encuestas de hoy será prácticamente la misma que a inicios de 2023. A saber, el PP ganaría frenando su ascenso y necesitando a Vox mientras que el PSOE remonta, pero aún sin opciones de gobernar. El CIS es el único organismo que otorga una victoria electoral a Sánchez de celebrarse hoy elecciones generales.

Así las cosas, tanto Sánchez como Alberto Núñez Feijóo tratan de llegar a ese inicio de la contienda en las mejores condiciones. Soltando lastre, redefiniendo estrategias e incluso haciendo cambios. El presidente del Gobierno quiere a partir de enero más buenas noticias y menos líos internos, como al que se enfrenta de nuevo esta semana, después de que el PSOE haya mantenidas vivas las enmiendas a la ley Trans ante la imposibilidad de pacto con Montero.

Para Sánchez, la clave es ir superando obstáculos y llegar al sprint electoral con los marrones políticos convertidos en hemeroteca. Por eso, tal y como publicó El País, la consigna es acelerar las normas pendientes que pueden generar polémica y guardar para enero anuncios potentes de calado económico y social.

Además, la marcha del Gobierno de Reyes Maroto, que irá como candidata al Ayuntamiento de Madrid, y de Carolina Darias, apuesta por Las Palmas, provocará una crisis de Gobierno, con toda la liturgia y foco mediático que ello conlleva. No se descarta, de hecho, que la remodelación sea todavía mayor.

El PP: “En enero tenemos que ser una piña”

Feijóo, junto a Carlos Mazón
  Feijóo, junto a Carlos MazónJavier Lizon (EFE)

El objetivo de Sánchez es retener las comunidades y grandes ciudades que hoy gobiernan, en especial la Comunidad Valenciana. Precisamente, este lunes Feijóo arropó en un tradicional desayuno informativo de la capital a su candidato en este territorio, Carlos Mazón, y recuperó el mensaje económico. “Con subidas del 15,4% en el precio de los alimentos en el último año urge bajar el IVA de algunos productos básicos y actualizar el IRPF”, reclamó, no sin cargar contra los Presupuestos Generales del Estado.

En privado, destacados cargos del PP admiten que han perdido fuelle, hace semanas que no logran marcar la agenda y las encuestas no son tan positivas como antes. “Tenemos que rearmarnos en lo económico”, sugirió un líder regional hace semanas, como informó El Huff Post. Y en el equipo de Feijóo aseguran ser conscientes de que, a pesar de que la actualidad haya ido por otros derroteros últimamente, la economía ha de ser la piedra angular de su labor de oposición, también para sumar a votantes socialistas descontentos.

“En enero las cosas no serán fáciles. El invierno se le va a hacer muy largo a muchos españoles y tenemos que mostrar solvencia frente a Sánchez”, en palabras de un alto cargo del PP. “Ahora son las cenas de Navidad, los regalos, todo el mundo hace un esfuerzo… pero el precio de la cesta de la compra es inasumible, solo basta ir al mercado, por mucho que los bares estén llenos, que es verdad que lo están”, añade otro dirigente.

El debate sobre si dar “más caña”, como le piden muchos simpatizantes a cargos populares por la calle, o ser más moderado es un clásico en el PP. “En el partido tiene que haber perfiles para cada ocasión. Pero Feijóo tiene que estar  más protegido. A partir de enero, tenemos que ser una piña”, resume un líder regional. Este lunes, el gallego sacó pecho de “cohesión”, junto a Mazón, pero también al lado de Ayuso y otros barones. “Los del PSOE rehúyen a Sánchez y a sus líderes nacionales y evitan hacerse fotos con ellos”.