POLÍTICA
04/03/2021 12:57 CET | Actualizado 04/03/2021 14:52 CET

Villarejo: "Voy a declarar de todo, voy a desenmascarar a todos"

El excomisario. que ayer salió de prisión, acusa a Félix Sanz Roldán. "El gran Lord protector de la Corona no ha sido muy hábil (...) Ningún secreto aguanta el tiempo".

Emilio Naranjo / EFE
El excomisario José Manuel Villarejo atiende a los medios a su salida de la Audiencia Nacional.

El ex comisario José Manuel Villarejo ha acudido este jueves a la Audiencia Nacional, donde le había citado el juez instructor Manuel García Castellón para interrogarle como investigado en dos piezas separadas del caso Tándem. Lo ha hecho un día después de quedar en libertad, tras más de tres años en prisión preventiva, y los medios lo esperaban para escucharle. No ha defraudado. Villarejo ha sido claro: “Voy a declarar de todo, voy a desenmascarar a todos”, ha garantizado. 

Con gorra, parche en el ojo -culpa, dice, de un ictus que le dio porque le “quitaron” la calefacción en su celda tras volver de declarar-, una mascarilla con la bandera de España y una misteriosa libreta verde en la mano, Villarejo ha defendido que hoy empieza su “punto cero”, su “kilómetro cero”, porque va a intentar defenderse. “Hasta ahora no he podido”, denuncia. “Sólo pretendo defenderme, recuperar a mi familia y colaborar con la justicia, como he hecho toda mi vida”, ha enfatizado. Si le hubieran “robado” hasta la fe en la justicia, por más que nunca se haya recordado su presunción de inocencia, la vida no habría tenido “sentido” para él, añade. 

El policía -jubilado, no “ex”, como ha reivindicando mostrando su carnet profesional- exige que se investigue quién ha hecho las filtraciones a los medios sobre diversos temas, desde la caja b del PP hasta las relaciones del rey emérito, porque es “alucinante” que se diga que es cosa suya “con todo controlado” en prisión. De ahí que hable de “patrañas”. “Todo verá la luz en el momento en que tenga oportunidad de defenderme”, insiste. “Quiero declarar por 100 piezas, 30 me parecen pocas”.

Va a pedir a la justicia copia de todo el material que le incautaron en su tiempo como policía, un agente que no era “normal”, que no tuvo “despacho ni nada”, pero que trabajó “por el bien público, de España” y siempre por cuestiones estratégicas, defiende. 

El que muchos señalan como agente esencial en las cloacas del estado ha pedido directamente: “Júzguenme”. “Muchos directores de medios que han comido conmigo y de pronto han desaparecido. Ahora me hará mucha ilusión recordárselo y esto no es una amenaza”, ha dicho también al acusar a la prensa de no citar su presunción de inocencia. 

Aunque promete que no va a ir “contra nadie”, ha señalado directamente al director del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), Félix Sanz Roldán, de estar tras las acusaciones en su contra, precisamente él trabajó mucho con la casa de los espías españoles y había empezado a criticar algunas de sus decisiones. “Agradezco al señor Sanz Roldán este tiempo de meditación que me ha dado (por su estancia en prisión). El gran Lord protector de la Corona no ha sido muy hábil (...) Ningún secreto aguanta el tiempo”, ha enfatizado, citando a Racine. 

Agradezco al señor Sanz Roldán este tiempo de meditación que me ha dado (por su estancia en prisión). El gran Lord protector de la Corona no ha sido muy hábil (...) Ningún secreto aguanta el tiempo

“Muchas de la grabaciones que tengo me las hizo el CNI. Lo que no sabía es que estaban tan zumbados para montar este show”, añade, tras denunciar que el general lo ha tratado de “encapsular” para que no hablase. 

“Nos han saqueado como a Roma”

Se ha quejado de las condiciones en prisión, donde estuvo 15 días confinado en su celda sin poder salir ni a hacer deporte tras una declaración, “no sé andar, no sé cómo es un teléfono”, lamenta, aunque le hayan “mirado el esfínter” en ocasiones para ver si tenía uno.

“Que tengan muy claro que me gustaría que alguien investigara las filtraciones, cómo sale un medio como Moncloa.com y cómo sale la información desde la celda (...). Quiero recuperar a mi hija, que la dejé con nueve años y ya tiene 13, y ayudar a mis hijos y a mi mujer. Nos han saqueado como a Roma”, añade. Y también quiere restaurar su imagen, además. “Debo ser la virgen del pincho, peor que todos, el más malo de España”, se ha dolido. 

De lo que no ha querido hablar es de su supuesto encuentro con la fiscal general del Estado, Dolores Delgado, o de los encargos concretos que le pudo hacer en el pasado la que fuera secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal. Son casos abiertos en los que no quiere entrar ante los medios. 

Ahora su plan es pertrecharse con su abogado y también descansar. Todavía mira al techo de su casa y piensa que tiene encima una litera de la cárcel.

Photo gallery Villarejo sale de la cárcel: parche en el ojo, boina y mascarilla de España See Gallery