Qué es el artículo 99 de la Carta de la ONU invocado para Gaza y por qué es importante

Qué es el artículo 99 de la Carta de la ONU invocado para Gaza y por qué es importante

El secretario general de Naciones Unidas ha reclamado por primera vez en su mandato una reunión especial del Consejo de Seguridad por la situación de extrema crisis humanitaria en la franja palestina. 

Varios niños palestinos heridos en un ataque de Israel, atendidos en un hospital de Rafah, ayer miércoles.Fatima Shbair / AP

El secretario general de la ONU, António Guterres, realizó esta pasada noche un llamamiento excepcional al presidente del Consejo de Seguridad para que "presione por evitar una catástrofe humana" en Gaza, además de repetir su llamamiento a un alto el fuego humanitario.

Es la primera vez desde que comenzó su mandato en 2017 que Guterres invoca el artículo 99 de la Carta fundacional de la ONU, que establece que el secretario general "puede llamar la atención al Consejo sobre cualquier tema que en su opinión puede amenazar el mantenimiento de la paz y seguridad en el mundo".

Guterres invocó el artículo 99 "dada la magnitud de pérdida de vidas humanas en Israel en tan corto periodo", en referencia a los dos meses de guerra que hoy se cumplen desde que el 7 de octubre Hamás lanzó varios ataques por sorpresa a Israel, mató a 1.200 personas y se llevó 200 rehenes.

Este miércoles mismo, el Programa Mundial de Alimentos advirtió que la distribución de alimentos a los gazatíes "se ha tornado casi imposible (pues) pone en peligro las vidas de los trabajadores humanitarios".

En estos dos meses, el Consejo de Seguridad se ha reunido en varias ocasiones para tratar el tema de la guerra de Gaza, viéndose maniatado por los vetos cruzados de Estados Unidos o Rusia con China; solamente el 15 de noviembre el Consejo pudo consensuar un llamamiento a declarar "pausas humanitarias" en los combates -no el alto el fuego-, que no se ha traducido en nada concreto.

Los constantes llamamientos de Guterres al alto el fuego lo han llevado a un agrio enfrentamiento con Israel, cuyo ministro de Exterior, Eli Cohen, ha llegado a pedir su dimisión; además, el Gobierno de Israel ha cuestionado el trabajo de varias agencias de la ONU como Unicef, ONU Mujeres y la propia Agencia de la ONU para los Refugiados Palestinos (UNRWA).

"Apoyo a Hamás"

Sus palabras han sido recibidas con división de opiniones. Israel, en la diana de su petición, ha sido tremendamente crítico. El embajador israelí ante la ONU, Gilad Erdan, reaccionó a esa petición del político portugués acusándolo de haber alcanzado un "nuevo nivel de bajeza moral". "La petición de un alto el fuego del secretario general es en realidad un llamamiento a mantener el reinado de terror de Hamás en Gaza", escribió Erdan en X (antes Twitter). El israelí añadió que las palabras de Guterres "sólo prolongan los combates en Gaza, porque dan esperanza a los terroristas de Hamás de que la guerra acabará y de que podrán sobrevivir".

También se pronunció contra el secretario general de la ONU el ministro de Exteriores israelí, que en un mensaje en X aseguró que "su petición de activar el artículo 99 y el llamamiento para un alto el fuego en Gaza constituyen un apoyo de la organización terrorista Hamás". Eli Cohen, subiendo la temperatura, ha llegado a afirmar que Guterres, supone "un peligro para la paz mundial".  "El mandato de Guterres es un peligro para la paz mundial. Su petición de activar el artículo 99 y el llamamiento a un alto el fuego en Gaza constituye un apoyo a la organización terrorista Hamás y un respaldo al asesinato de ancianos, el secuestro de bebés y la violación de mujeres", aseguró también en sus redes sociales."Cualquiera que apoye la paz mundial debe apoyar la liberación de Gaza de Hamás", agregó.

No es la primera vez en esta guerra que se produce un choque serio entre Tel Aviv y la ONU. Ya en octubre, Israel bloqueó los visados de representantes de la ONU y pide la dimisión de Guterres por hablar de ocupación. "Los horribles ataques de Hamás no surgieron de la nada", dijo. "A lo mejor hay que reparar en los "56 años de ocupación asfixiante", fue la frase que más daño hizo.

Frente a ellos, los aplausos de mandatarios como el español Pedro Sánchez, quien ha trasladado al secretario general de la ONU su apoyo. "La catástrofe humanitaria en Gaza resulta insoportable", comienza el mensaje que ha publicado Sánchez en su cuenta de X para unirse a lo reclamado por Guterres. el jefe de la diplomacia comunitaria, Josep Borrell, también respalda al portugués. "Pido a los miembros de la UE del Consejo de Seguridad de la ONU y a socios con ideas afines que apoyen el llamamiento del secretario general de la ONU, Antonio Guterres", dijo Borrell en su cuenta de X.

¿Pero de qué estamos hablando?

¿Pero cuál es la importancia de ese llamamiento? ¿Qué supone el artículo 99? En la Carta de las Naciones Unidas, en el capítulo XV, dedicado a aclarar el papel de la Secretaría, se dice: "El Secretario General podrá llamar la atención del Consejo de Seguridad hacia cualquier asunto que en su opinión pueda poner en peligro el mantenimiento de la paz y la seguridad internacionales". Si en Gaza hay un "colapso humanitario", esa definición podría cuadrar. 

La ONU consta de dos organismos principales: la Asamblea General y el Consejo de Seguridad. En la Asamblea General todos los estados miembros tienen representación pero sus fallos no son vinculantes. El Consejo, mientras, es el órgano decisor cuyas resoluciones son, en teoría, de obligado cumplimiento para todos los países.

Sin embargo, en conflictos como el de Israel y Hamás -o el de Rusia y Ucrania– cada uno de los cinco miembros permanentes del Consejo (Estados Unidos, Reino Unido, Francia, China y Rusia) tiene derecho a vetar cualquier resolución, que es lo que ha ocurrido y ocurre de forma recurrente. En el conflicto entre Israel y Hamás, la postura de EEUU ha sido hasta ahora la de bloquear iniciativas de tregua al creer que beneficiarían al grupo islamista.

El artículo 99 no otorga poder alguno al secretario general, al margen de remitir asuntos al Consejo de Seguridad. En este caso, invocarlo le sirve para alertar al Consejo de Seguridad de que la situación en Gaza está al borde de una catástrofe humanitaria.

Esto tiene como objetivo presionar a los miembros para que negocien, redacten y aprueben con urgencia una resolución que exija un alto el fuego. O que, al menos, los permanentes no usen su derecho a veto si los otros integrantes presentan una propuesta en ese sentido.

Los antecedentes

Israel habla de "movimiento drástico", sobre todo, porque la acción de Guterres cuenta con pocos precedentes en la historia. Es la primera vez que recurre a ella desde que está en el cargo, desde 2017, y sus predecesores únicamente invocaron formalmente el artículo 99 de la Carta de las Naciones Unidas en tres ocasiones. 

Según informa el servicio de noticias de Naciones Unidas, sólo existen tres precedentes a este caso. La primera vez que invocación implícita del Artículo 99 condujo a una acción inmediata del Consejo fue la carta de Dag Hammarskjöld, entonces secretario, de 13 de julio de 1960, en la que solicitaba una reunión urgente del Consejo sobre el Congo. Aunque no se refería específicamente al Artículo 99, el Secretario General hizo referencia a él: "Tengo que llamar la atención del Consejo de Seguridad sobre un asunto que, en mi opinión, puede amenazar el mantenimiento de la paz y la seguridad internacionales", decía. La reunión dio lugar a que el Consejo autorizara al día siguiente el despliegue de una operación militar de la ONU para ayudar al Gobierno del Congo.

Luego, en una reunión celebrada en 1985 sobre la responsabilidad del Consejo de Seguridad en el mantenimiento de la paz y la seguridad internacionales, el secretario general Javier Pérez de Cuéllar señaló que "dado que con frecuencia las crisis se han presentado ante el Consejo demasiado tarde para que éste pueda adoptar medidas preventivas, parece lógico que el Consejo establezca un procedimiento para mantener el mundo bajo vigilancia continua a fin de detectar las causas incipientes de tensión". 

El artículo se invocó de forma oficial dos veces más: la crisis de rehenes estadounidenses en Irán en 1979 y la escalada de violencia en Líbano en 1989. A diferencia del precedente de 1960, en ninguna de estas dos contingencias el Consejo de Seguridad autorizó intervenciones militares. En otras ocasiones los diferentes líderes de la ONU han instado, sin invocar el artículo 99, al Consejo a actuar ante situaciones graves.

Cuando el Consejo necesita impulso

La prevención de conflictos es un objetivo del Consejo de Seguridad y fuente de debate y revisión continua. La ausencia de una capacidad de alerta temprana, análisis de riesgos y recopilación de información se citó ya entre las razones por las que la ONU no supo responder al genocidio de Ruanda y Srebrenica en 1994 y 1995, respectivamente. Un informe (S/1999/1257) sobre el fracaso de la ONU en Ruanda concluyó que era "esencial tanto seguir mejorando la capacidad de la organización para analizar y responder a la información sobre posibles conflictos, como su capacidad operativa para la acción preventiva".

En 2012, a medida que se desarrollaba la crisis de Sri Lanka, la ONU y el Consejo de Seguridad volvieron a ser criticados por no responder adecuadamente. Aunque el Secretario General informó una vez al Consejo en un formato interactivo informal sobre Sri Lanka, no hizo uso formalmente de sus facultades en virtud del artículo 99 para llamar la atención del Consejo sobre la situación, lo que podría haber ayudado a incluir la situación en el orden del día del Consejo.

Una revisión interna del manejo de la situación por parte de la ONU señaló la ausencia de una alerta temprana formal y clara como una lección importante. El informe también afirmaba que "el secretario general debería hacer un uso más regular y explícito de su autoridad de convocatoria del Consejo de Seguridad en virtud del Artículo 99 de la Carta". Por eso, ante la gravedad de lo que pasa en Gaza, Guterres lo entiende justificado. 

También te puede interesar...