INTERNACIONAL
26/08/2013 07:48 CEST | Actualizado 25/10/2013 11:12 CEST

EEUU asegura tener "pocas dudas" sobre el uso de armas químicas en Siria y calienta el ataque

AFP

Atacar o no atacar, esa es la cuestión. EEUU caldea desde hace días la posibilidad de un ataque a Siria tras la matanza que este miércoles dejó más de 1.300 muertos, según la oposición al régimen de Bachar al Assad.

El uso de armas químicas era la línea roja de Barack Obama. Ahora, hay "muy pocas dudas sobre la utilización de un arma química por parte del régimen sirio", según John Kerry, en palabras de un portavoz. El secretario de Estado de EEUU habló con sus homólogos británico, francés, canadiense y ruso, además de con Ban Ki Moon, secretario general de la ONU, que este lunes comienza su investigación sobre el terreno.

Obama se pasó buena parte del fin de semana reunido con asesores y estudiando opciones. Sea cual sea la que tome, recibirá al menos tantas críticas como alabanzas.

En la conversación que Kerry mantuvo con Sergueï Lavrov, el jefe de la diplomacia ruso, el secretario de Estado fue advertido de "las consecuencias extremadamente graves de una posible intervención" para la estabilidad de "Oriente Próximo y África del Norte, donde países como Irak o Libia, que siguen sin estabilidad", según un comunicado de Moscú.

Es ahí donde Obama se la juega.

Como en Egipto, el presidente de EEUU no tiene muy claro quienes son los buenos. El presidente de EEUU no condenó el golpe de Estado contra Mohamed Morsi porque detestaba la deriva autoritaria e islamista que estaba asumiendo la fugaz democracia del país. En cuanto a Siria, aunque EEUU se ha posicionado retóricamente en contra de Assad, la descomposición de la oposición y sus elementos radicales hacen que Washington se piense seriamente qué hacer.

¿QUIENES SON LOS BUENOS?

Según Edward N. Luttwak, un académico del Center for Strategic and International Studies de EEUU, cualquier toma de posición tendría además repercusión en el altavoz de Oriente Medio.

En un artículo en The New York Times, el estudioso asegura que sería "desastroso" si Assad "sale victorioso", porque detrás de él está el "dinero iraní, las armas y logística de las tropas de Hezbolá" y la amenaza de los Estados sunís (mayoría en Oriente Medio) e Israel. "Pero una victoria de los rebeldes sería también muy peligroso para EEUU y muchos aliados", según él. "Grupos extremistas, algunos identificados con Al Qaeda, se han convertido en la fuerza de combate más efectiva en Siria. Si estos grupos ganan, muy probablemente tratarían de formar un Gobierno hostil a EEUU".

HOLLANDE: DECISIÓN ESTA SEMANA

En declaraciones al diario Le Parisien, el presidente de Francia aseguró que "todo pasará esta semana". "Hay varias opciones sobre la mesa, que van desde el refuerzo de las sanciones internacionales a los bombardeos aéreos pasando por armar a los rebeldes", en palabras de François Hollande.

Para él "todavía es demasiado pronto para pronunciarse de forma categórica sobre qué va a ocurrir" dado que "los expertos de la ONU van a investigar sobre el terreno".