INTERNACIONAL
16/09/2015 10:37 CEST | Actualizado 16/09/2015 14:21 CEST

Croacia, nueva ruta de entrada a la UE para los refugiados tras el cierre de la frontera entre Hungría y Serbia

REUTERS

El cierre de la frontera entre Serbia y Hungría ha abierto un nuevo frente de la crisis migratoria de la Unión Europea. Los primeros vehículos con refugiados han llegado este miércoles a Sid, ciudad serbia cerca de la frontera con Croacia; una nueva ruta por la que los refugiados intentan alcanzar Europa occidental.

Según la agencia de noticias serbia Tanjug, los vehículos son dos autobuses y varios taxis con unos 80 refugiados a bordo. Se espera la llegada de otros tres autobuses en las próximas horas. Unos 150 ya han cruzado los campos de maíz que unen Serbia y Croacia en busca de otra puerta a Europa.

Los miles de refugiados que han entrado en la UE en las últimas semanas proceden de países en guerra de Oriente Medio e intentan llegar a Europa por la llamada "ruta de los Balcanes", que pasa por Turquía, Grecia, Macedonia y Serbia antes de entrar en Hungría. De allí intentan alcanzar países más ricos en la UE, sobre todo Alemania y los escandinavos.

Desde la frontera entre Serbia y Macedonia, lugar por donde los refugiados entran en el país balcánico, hay unos 500 kilómetros hasta la frontera croata. Croacia ha destinado unos 6.000 efectivos para poder gestionar la posible llegada de refugiados.

Desde allí, los refugiados pretenden probablemente viajar ahora hasta Eslovenia, un país miembro de la zona Schengen, de libre circulación comunitaria, e igual que Hungría, fronterizo con Austria. La frontera croata-serbia se encuentra a unos 330 kilómetros de la frontera croata-eslovena, desde donde son otros 180 kilómetros hasta la frontera austro-eslovena.

"ALEMANIA SE BENEFICIARÁ DE ESTAS PERSONAS"

El primer ministro de Croacia, Zoran Milanovic, ha asegurado que todos los refugiados de Oriente Medio que acudan a su país podrán atravesarlo en su camino hacia Alemania. "Croacia está plenamente dispuesta a recibir o dirigir a estas personas donde quieran ir. Van a poder pasar por Croacia, nosotros les vamos a ayudar en ello", ha manifestado el jefe del Gobierno socialdemócrata, citado por la emisora N1.

"Alemania se beneficiará de estas personas llenas de energía y conocimientos, que desean trabajar, y no vivir de las ayudas sociales", ha asegurado Milanovic, citado por la agencia de noticias croata HINA, ya que "es vieja, tiene un mal cuadro demográfico, y se tomará lo mejor".

No obstante, ha advertido de que el Estado germano no puede "asumirlo todo". Los refugiados deberían ser repartidos entre todos los países de la UE, incluida Croacia, que deberá cooperar aceptando a "unos cuantos miles".

Milanovic ha recordado a los países que entraron en la UE a partir de 2004, que pensaban sobre todo en fondos europeos, nuevas inversiones y más trabajo, que deben cooperar para superar crisis humanitarias Se refiere a Hungría, República Checa, Eslovaquia y Polonia, todos reacios a aceptar cuotas obligatorias de reparto de los refugiados en la UE.

SERBIA Y HUNGRÍA LIDIAN CON LA CRISIS DE MANERA DISTINTA

A unos 15 kilómetros de Sid, Serbia ha preparado un antiguo hospital de niños como centro de acogida para los refugiados, con una capacidad para 250 personas, y está previsto que se instalen tiendas de campaña, aunque por el momento ningún refugiado ha llegado a ese centro.

El número de inmigrantes que han entrado en Hungría este martes se ha reducido hasta las 366 personas, después de que la víspera se contabilizaran 9.380 inmigrantes y refugiados. La reducción del flujo se produce el mismo día que Hungría ha completado el cierre de la valla que delimita la frontera con Serbia, que ahora quiere extender hasta la de Rumanía.

En el norte, en el paso fronterizo de Horgos, aún hay unos 1.500 refugiados a la espera de poder seguir su viaje a través de Hungría. Sin embargo, en el país ha entrado en vigor una restrictiva ley de inmigración que hace casi imposible entrar.

El martes, 70 refugiados pidieron asilo en Hungría y 40 de estas solicitudes fueron rechazadas de inmediato. Al considerar Serbia como "país seguro", los autoridades magiares no conceden asilo a ningún refugiado que provenga del país eslavo.

Mira cómo está la situación, país por país, en el siguiente mapa:

ESPACIO ECO