INTERNACIONAL
24/11/2015 07:50 CET | Actualizado 18/03/2016 18:10 CET

Tras la pista de Salah Abdeslam

JACQUES DEMARTHON/AFP

La búsqueda del presunto terrorista yihadista Salah Abdeslam, hermano pequeño de Ibrahim Abdeslam, uno de los terroristas que se hizo estallar el cinturón de explosivos en París, tiene a Bruselas patas arriba. La ciudad está en estado de alerta máxima por riesgo inminente de ataque terrorista desde el sábado pasado. En la práctica, es como un estado de sitio: colegios, universidades, centros comerciales, transportes públicos subterráneos, algunas líneas de bus, etc, permanecen cerrados. Se han hecho 21 detenciones, pero entre los llevados ante el juez no estaba él.

Su otro hermano, Mohamed, en una entrevista en la RTBF (la televisión pública belga), deslizó la posibilidad de que Salah se hubiese arrepentido y en el último minuto hubiese decidido no participar en los atentados de París del 13 de noviembre. También dijo que prefería verle en la cárcel que muerto, y le pidió que se entregase.

The Independent afirma que fuentes policiales francesas sospechan que "podría haber entrado en pánico" por tener que inmolarse. "Es posible que estuviese asqueado por el plan en el que participaba", apuntaba la misma fuente, que añadía sin embargo: "O que su cinturón de explosivos no funcionase".

Esa teoría del arrepentimiento ha vuelto a sonar levemente con el hallazgo de un cinturón de explosivos similar a los utilizados en los atentados de París del pasado día 13, que ha sido encontrado en la basura, en la ciudad de Montrouge, al sur de París, según France Info.

Dos personas que dicen ser amigos suyos aseguraron al diario británico haber hablado con él por Skype. Según su relato publicado el fin de semana, se escondía en Bruselas tanto de la policía como de miembros del Estado Islámico a los que ha fallado por no haber completado su misión.

El lunes, tanto el diario belga Le Soir como La Libre Bélgique indicaron que unidades especiales vieron en los alrededores de Lieja a un sospechoso hacia las 18.30 GMT, que podría haber sido Salah Abdeslam. Estos medios afirman que fue visto en un coche BMW del tipo 3 o 5 y que se dirigía hacia la autovía E40 en dirección de Alemania, un extremo que la Fiscalía sin embargo no ha confirmado.

CINTURÓN SIMILAR AL DE LOS ATAQUES

Las fuerzas del orden establecieron un cordón de seguridad en torno al punto en el que fue localizado ese dispositivo en la calle Chopin, señaló la emisora de radio. El cinturón llevaba una carga en la parte delantera, la que va junto al vientre, y otra en la trasera, la que va en la espalda.

Los agentes de la Policía Judicial y de la Policía Científica que se desplazaron a Montrouge debían establecer si esas cargas se podían activar, es decir, si representaban un peligro. De momento, los primeros análisis de la Policía científica han revelado que contiene TATP, el mismo tipo de explosivo usado por los kamikazes de París.

A falta de otras verificaciones sobre su posible relación con los ataques, las primeras observaciones apuntaban a que es de un modelo igual al utilizado por los terroristas suicidas que actuaron hace diez días en París.

Montrouge es uno de los escenarios de la investigación de los ataques porque el teléfono móvil de Salah Abdeslam fue localizado allí en un momento de la noche del día 13.

DE VUELTA A BRUSELAS TRAS LOS ATENTADOS

Abdeslam fue recogido en Barbès, un barrio del norte de París, por dos conocidos que lo llevaron ya de madrugada a Bruselas. Los dos se encuentran detenidos en Bélgica y no habían descartado que el presunto yihadista pudiese llevar un cinturón de explosivos bajo la ropa.

La noche de los atentados tres terroristas se hicieron saltar por los aires con cinturones de explosivos -en los que se habían añadido tuercas para causar más daño- en las afueras del Estadio de Francia donde se disputaba el partido amistoso Francia-Alemania.

También utilizaron esos dispositivos para darse muerte los tres miembros del comando que actuaron en la sala de conciertos Bataclan, donde mataron a 89 personas e hirieron a más de 200.

Brahim Abdeslam -hermano de Salah-, que estaba en el comando que tiroteó varias terrazas de bares y restaurantes al este de la plaza de la República de París, también llevaba un cinturón de explosivos que activó para suicidarse.

EL VIAJE DE ABDESLAM A ITALIA

Salah Abdeslam viajó a Italia a principios de agosto y, desde este país, se movió hasta Grecia, para regresar días después sin levantar ningún tipo de sospecha. Abdeslam embarcó en un ferry en el puerto italiano de Bari el pasado 1 de agosto, según fuentes de la investigación citadas por Reuters. Junto a otro hombre, se subió en un barco rumbo a la ciudad griega de Patras. El supuesto terrorista regresó de nuevo el 5 de agosto.

El ministro del Interior italiano, Angelino Alfano, ha reconocido que Salah Abdeslam estuvo en Italia, pero ha justificado la falta de actuación de las autoridades. Por aquel entonces, se trataba solo de "ciudadanos con pasaportes europeos" sin investigaciones pendientes.

Por otra parte, la Fiscalía de Bari ha abierto una investigación para esclarecer el supuesto paso de milicianos islamistas a través de este puerto italiano. Analizan varios viajes efectuados entre febrero y agosto hacia Grecia, si bien este caso no tendría ninguna relación con os atentados de París. La Fiscalía sospecha que estos islamistas podrían estar utilizando Italia como punto de paso hacia Siria, donde se unirían a la lucha armada y a grupos terroristas como Estado Islámico.

Y ADEMÁS...