INTERNACIONAL
02/03/2018 15:18 CET | Actualizado 02/03/2018 21:58 CET

May, sobre el Brexit: "Ni Reino Unido ni la UE pueden tener exactamente lo que quieren"

La primera ministra ofrece en un discurso su visión sobre la relación con la UE tras el Brexit.

Con la Unión Europea y Reino Unido atrincheradas en sus posiciones sobre el Brexit, el anunciado discurso de Theresa May se esperaba con gran expectación este viernes. "Ninguno de nosotros puede tener exactamente lo que quiere", ha reconocido la primera ministra británica, que ha admitido así que su salida de la UE implicará para su país asumir algunas consecuencias que ha calificado como "verdades duras".

En su discurso ofrecido en Londres, May ha detallado los objetivos de su negociación con la UE, que pasa por "un momento crucial" y "complejo", centrada en el periodo de transición y la relación comercial. La primera ministra sigue sin apartarse de sus líneas rojas: la salida del mercado único europeo y de la unión aduanera y el fin de la jurisdicción del Tribunal Europeo de Justicia (TEJ) en territorio británico.

May ha señalado que el acuerdo que se alcance con la UE "debe respetar el resultado del referéndum" de 2016, en el que los británicos votaron por el Brexit, y se ha mostrado confiada en conseguir un pacto porque es de "interés" para ambas partes. "Estamos saliendo del mercado único, la vida será distinta", ha admitido la mandataria.

LOS PRINCIPIOS DE MAY

Para la primera ministra debe haber cinco principios que sienten las bases de la nueva relación comercial entre Reino Unido y la UE:

1. Debe haber "compromisos vinculantes y recíprocos para garantizar la competencia abierta y justa".

2. Es necesario "mecanismo de arbitraje" que sea completamente independiente.

3. Tendrá que haber un diálogo constante y mecanismos consultivos.

4. Es indispensable un acuerdo sobre protección de datos.

5. La UE y Reino Unido deben mantener los lazos entre sus gentes.

POOL New / Reuters
Theresa May.

IRLANDA DEL NORTE

El esperado discurso de la primera ministra llega en un momento de tensión con Bruselas por las implicaciones de la salida de la UE en la frontera entre Irlanda e Irlanda del Norte. May ya ha indicado la intención del Reino Unido de salir del mercado único europeo y de la unión aduanera después del Brexit -en marzo de 2017- y ha rechazado un plan de la UE para mantener a Irlanda del Norte en el mercado comunitario a fin de evitar una frontera visible entre la provincia británica de Irlanda del Norte y la República de Irlanda.

La mandataria ha subrayado en su alocución que el Reino Unido, la República de Irlanda y la UE deben encontrar una solución al problema de la frontera entre las dos Irlandas, una de los puntos más difíciles de las conversaciones.

Londres y Bruselas deberán negociar sobre el periodo de transición que empezará tras el "divorcio" británico, el 29 de marzo de 2019, y que se espera dure dos años, a fin de permitir a las empresas y a los ciudadanos preparase para la nueva relación que tendrá el Reino Unido con sus vecinos del bloque europeo.

EL HUFFPOST CON NETFLIX