Deja de enseñar matemáticas a tus hijos en casa y explícales lecciones de vida

En vez de amargarte por las clases que se están perdiendo, aprovecha para darles otro tipo de enseñanzas que, a la larga, valorarán más.

Dar clases a los hijos en casa está haciendo que muchos padres suden la gota gorda. Los profesores están haciendo lo que pueden mandando tareas, enviando material didáctico o grabando sus explicaciones, pero en muchos casos no es suficiente y el mensaje para los padres es claro: haced lo que podáis.

Aunque a muchos les está yendo bien con sus agendas organizadas con colorines, para otros está siendo un calvario acostumbrarse al teletrabajo y al mismo tiempo hacer de profesores sin la formación pertinente. Si ese es tu caso, no te preocupes, porque esto no durará para siempre y los niños acabarán poniéndose al día si las clases en la mesa de la cocina no marchan demasiado bien.

En vez de amargarte dándoles las clases que se están perdiendo, explícales lecciones de vida con las que, además, se lo pasarán bien:

1. Haced un bizcocho

¿Qué pasa cuando calientas una grasa sólida como la mantequilla o el aceite de coco? ¿Cómo funciona la levadura o el gasificante? ¿Qué le pasa a la masa cuando está en el horno? Cuando hagas bizcochos con tus hijos, explícales qué sucede a cada paso. Haz que se encarguen de medir y pesar los ingredientes para que practiquen fracciones, pesos y conversiones. Hasta les puedes pedir que hagan la lista de la compra ciñéndose a un presupuesto.

Propónles que sigan la receta paso a paso. Comentad el valor nutritivo de los ingredientes que utilicéis, explícales que las manzanas, los plátanos o las zanahorias son edulcorantes más sanos que el azúcar refinado, y que puedes aumentar las proteínas del bizcocho incorporando frutos secos. Lo último es lo mejor: disfrutad y saboread el fruto de vuestro trabajo.

Lecciones de vida: Ser capaz de cocinar con lo que hay por casa y ciñéndose a un presupuesto.

Lecciones académicas: Economía del hogar, química, matemáticas, comprensión lectora, nutrición.

2. Cultivad alimentos

Cultiva la faceta ecológica de tus hijos enseñándoles a plantar algo en tierra o en un algodón húmedo. Prueba a cultivar berros, semillas de mostaza o de tomate fresco, o una patata a la que le hayan empezado a salir raíces. Puedes usar envases de yogur o cartones de papel higiénico para cultivar col rizada y endibias. Si tus hijos son suficientemente mayores, puedes pedirles que anoten los cambios que vean cada varios días y podéis hablar de las variables, como la luz solar, la sombra y el riego.

Lecciones de vida: Jardinería.

Lecciones académicas: Botánica, ciencias medioambientales y estudios sociales.

3. Enséñales a relajarse

Los parques y los campos de fútbol y baloncesto están cerrados ahora mismo, pero al menos los niños ya pueden salir a pasear. Si todavía les queda energía después de ese paseo, aprovecha para enseñarles a calmarse haciendo yoga en casa. Lo único que necesitas es suficiente espacio en el suelo para colocar una esterilla o una toalla. Para adaptar la clase de yoga a los niños, necesitarás acceso a internet, pero en realidad, lo más importante del yoga es aprender a controlar la respiración.

Cíñete a lo simple: haz que tus hijos se tumben en el suelo con los ojos cerrados y explícales algunos estiramientos y contracciones y enséñales a relajar sus músculos de la cabeza a los dedos de los pies. Anímales a respirar cada vez más lento y profundo apoyando las manos en el vientre para que sientan cómo sube y baja. Si son suficientemente mayores, quizás les interese conocer los orígenes y la historia del yoga.

Lecciones de vida: Control de las emociones, coordinación, disciplina personal.

Lecciones académicas: Educación física, ciencias de la salud, religiones del mundo, geografía.

4. Haced donaciones o ayudad a un vecino

Con tanta gente afrontando enormes pérdidas económicas e inseguridad por si podrán adquirir alimentos o pagar su casa, la generosidad es probablemente la lección más valiosa que pueden aprender los niños. Cuéntales a tus hijos, adaptando el discurso a su edad, cómo está afectando la pandemia a las personas más vulnerables, y luego investigad juntos qué podéis hacer para ayudar.

Puedes proponerles a tus hijos ganar dinero haciendo algunas tareas extra para comprar algo para la organización benéfica de su elección. O podéis implicaros en las bases de una organización benéfica de vuestra comunidad que ayude a los trabajadores que están en primera línea paseando a sus perros o trayéndoles comida preparada. Es posible que tus hijos quieran hablar por videollamada con alguna persona mayor que viva sola para que no se sienta tan aislada. Hay muchas formas de ayudar.

Lecciones de vida: Ayudar a los demás, ceñirse a un presupuesto, implicarse en la comunidad.

Lecciones académicas: Investigación y matemáticas.

5. Doblad juntos la ropa mientras escucháis un podcast o un audiolibro

Con las exigencias adicionales y el estrés continuado que supone la pandemia, es normal estar agotados. Convencer a tus hijos para que lean tal vez sea demasiado esfuerzo en esta situación, pero los audiolibros te dan la oportunidad de escuchar una historia juntos y acaban con la monotonía de tareas como doblar la ropa para que os sintáis más unidos en esos momentos.

Hay muchas páginas de internet que ofrecen audiolibros infantiles de forma gratuita, incluidos Spotify y YouTube. Cuando acabe el libro, podéis comentarlo mientras seguís haciendo cosas: qué os ha sorprendido más, qué opináis de los personajes, etcétera.

Lecciones de vida: Aprender a doblar la ropa, a hacer varias cosas a la vez y a escuchar.

Lecciones académicas: Lectura, comprensión lectora, alfabetización digital, pensamiento crítico, economía del hogar.

Este artículo fue publicado originalmente en el ‘HuffPost’ Estados Unidos y ha sido traducido del inglés por Daniel Templeman Sauco.

Toda la información práctica que necesitas sobre el coronavirus y la cuarentena