Zelenski alerta de que el objetivo de Putin "es Europa" y que Ucrania es "la puerta de entrada"

El presidente ucraniano ha pedido más sanciones y otras presiones para que Rusia no avance.
|

Continúa la ronda de intervenciones de Zelenski en los parlamentos aliados. El turno de este martes ha sido para los diputados italianos a quienes ha advertido sobre las consecuencias para todo el mundo de la guerra desatada por Rusia. Después de Ucrania, Vladimir Putin tiene la puerta “para entrar en Europa”, ha advertido Zelenski.

El mandatario ucraniano ha insistido en que Rusia quiere “influir” en el continente y que “su objetivo final no es Ucrania” sino que busca tener el control de la política, de los valores, de la democracia y de los derechos humanos. “Ucrania es una puerta a Europa para el Ejército ruso y quieren romperla. Pero la barbaridad no debe pasar”.

Y para ello, Zelenski ha cambiado la estrategia que utilizó en anteriores parlamentos como en Reino Unido, Estados Unidos o Alemania donde apeló a referencias históricas para sensibilizar sobre el conflicto.

Sentado en su ya famoso escritorio y en un discurso de doce minutos, Zelensky ha llamado a la conciencia de los italianos al pedirles que imaginasen una ciudad portuaria como Génova “arrasada completamente como Mariupol”.

Ante esta situación, el líder ucraniano ha pedido sanciones más duras que aumenten la presión rusa y frenen su avance, hasta ahora ralentizado por la resistencia ucraniana. Por ejemplo, en alusión a los oligarcas, pidió a Italia que evitara que el país se convierta en un “resort para asesinos rusos”. Por ello les ha pedido que cierren sus puertas a todos los que hacen propaganda “y que elegían este país para sus vacaciones”, así como que sigan embargando sus cuentas, yates, inmuebles y activos, y que “no se permita ninguna excepción a ningún banco ruso”.

“Conocéis bien a nuestra gente, que nunca ha querido luchar, que es tan europea como tú. Sabéis quién ha llevado la guerra a Ucrania. Sabéis quienes ordenan matar, casi todos, utilizan Italia como lugar para descansar”, ha expresado.

“El objetivo no es Ucrania, sino Europa”

- Volodimir Zelenski, presidente de Ucrania

Además ha advertido de que el Ejército ruso ha minado las costas, lo que “representa un peligro para todos los países cercanos” y recordó que gracias a la exportación de gas y petróleo se ha financiado la guerra durante los últimos diez años.

Zelenski ha subrayado que las consecuencias de la guerra se sienten ya en otras parte del mundo y que muchos empiezan a pasar hambre porque Ucrania era un gran exportador: ”¿Cómo podemos sembrar bajo la artillería rusa, que destruye nuestros campos?. No podemos exportar maíz, aceite, trigo y todos estos productos necesarios. Los precios están creciendo y muchas personas van a necesitar ayuda”

El auditorio no estaba lleno y no participaron todos los diputados. Entre los huecos vacíos en el hemiciclo se ha determinado entre las bajas a exmiembros del Movimiento 5 Estrellas, así como algunos de la Liga o una diputada de Forza Italia, que habían adelantado que no escucharían al presidente ucraniano al considerar que su discurso era sólo “propaganda”.

Italia quiere a Ucrania en la UE

Después del presidente ucraniano, habló el primer ministro italiano, Mario Draghi, quien calificó de “resistencia heroica” la del pueblo ucraniano: “Ucrania no solo se defiende a sí misma, sino nuestra paz y seguridad”.

“La arrogancia del Gobierno ruso chocó con la dignidad del pueblo ucraniano, que consiguió frenar los objetivos expansionistas de Moscú e imponer altísimos costes al ejército invasor”, continuó Draghi.

El mandatario italiano comunicó a Zelenski que ya se han congelado bienes a los oligarcas rusos por un valor de ochocientos millones de euros y que se han activado corredores especiales para menores huérfanos, además de asignarse nuevos fondos para financiar el esfuerzo de recepción de ciudadanos ucranianos.

“Ante la incivilidad, Italia no tiene la intención de dar la espalda; frente a Rusia, que quería que nos dividiéramos, nos mostramos unidos como Europa”, agregó.

Y sobre la petición de entrada en la UE de Ucrania, Draghi aseguró a Zelenski que están al lado de su país: “Italia quiere que Ucrania se una a la Unión Europea”.

Ataques militares en Ucrania.
Ataques militares en Ucrania.
Europa Press

“El invitado más esperado”

Previo a la intervención en el parlamento, Zelenski ha mantenido una conversación con la Santa Sede en la que ha aprovechado para invitar al papa Francisco a que visite Ucrania.

Francisco, por su parte, le dijo al mandatario ucraniano que está “rezando y haciendo todo lo posible para poner fin a la guerra, provocada tras la invasión de Rusia”, según informó en Twitter el embajador ucraniano ante la Santa Sede, Andrii Yuash.

“Nuevo gesto de apoyo por parte del papa Francisco: Hace unos minutos el Santo Padre llamó al presidente Zelensky. Tuvieron una conversación prometedora. El papa dijo que está orando y haciendo todo lo posible por el fin de la guerra y Zelensky reiteró que su Santidad es el invitado más esperado en Ucrania”, escribió el diplomático.

Hace unos días, el alcalde de Kiev, Vitali Klitschko, también envió una carta al papa Francisco para invitarle a visitar la ciudad en estos momentos de guerra tras la invasión de Rusia o, en caso de que no sea posible, participar en una videoconferencia para enviar un mensaje a la población.

“Creemos que la presencia de los líderes religiosos del mundo en persona en Kiev es clave para salvar vidas y allanar el camino hacia la paz en nuestra ciudad, en nuestro país, y en todos los lugares”, escribió entonces el alcalde.

“He hablado con el Papa. Le he explicado a Su Santidad la difícil situación humanitaria y el bloqueo de los corredores humanitarios por parte de las tropas rusas”, ha asegurado en un comentario escrito en ucraniano.

Según la Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), más de 3,5 millones de personas se han visto obligadas a huir de Ucrania por el inicio de la invasión rusa.

Además, la OMS ha estimado que medio millón del total de refugiados que han llegado a Polonia necesitan atención en salud mental y desde Unicef han calculado que ya han huido del país cerca de dos millones de niños.

BULENT KILIC via Getty Images
Aleina mira desde su camilla a su bebé recién nacida, atendida por los sanitarios.
BULENT KILIC via Getty Images
Aleina abraza a su bebé, Snizhana, tras dar a luz en la maternidad de Mykolaiv.
BULENT KILIC via Getty Images
Aleina y su marido, con su niña recién nacida.
BULENT KILIC via Getty Images
Una enfermera revisa a la pequeña Snizhana.
BULENT KILIC via Getty Images
Aleina y su esposo suben las escaleras del refugio, camino del paritorio.
BULENT KILIC via Getty Images
Unas enfermeras llevan a los bebés al refugio de la clínica de Mykolaiv.
BULENT KILIC via Getty Images
Aleina, en pleno parto.
BULENT KILIC via Getty Images
Aleina y su marido, juntos ante los primeros dolores de parto.
BULENT KILIC via Getty Images
Aleina y su marido, felices con su bebé.
BULENT KILIC via Getty Images
Aleina camina por el sótano, en los momentos previos al parto.
BULENT KILIC via Getty Images
Una embarazada camina por los pasillos subterráneos del hospital.
BULENT KILIC via Getty Images
Un grupo de mujeres embarazadas son trasladadas al sótano del hospital.
BULENT KILIC via Getty Images
Una mujer recién parida contempla a su bebé en el sótano del hospital.
BULENT KILIC via Getty Images
Mujeres embarazadas esperan, en presencia de una enfermera, al momento del parto.
BULENT KILIC via Getty Images
Aleina en pleno parto.
BULENT KILIC via Getty Images
El marido de Aleina la besa tras dar a luz.