Opinión - Política

El trío Sánchez-Aragonés-Illa tiene buenos padrinos, los empresarios catalanes.
Los indultos no supondrían un acercamiento a una resolución coherente de la conflictiva situación: no se suelta a los lobos para acabar con sus ataques a las ovejas.
Si no hacemos algo para evitarlo, los problemas que nuestros jóvenes sufren en el presente serán problemas que toda la sociedad acabará pagando en un futuro.
Cataluña merece un Govern capaz de frenar el conflicto y de abrir un nuevo tiempo en el que la resolución del mismo pase por el diálogo, el acuerdo y el pacto.
Mira que es mala suerte que aún no se hayan silenciado las voces de Ayuso predicando la rebaja de impuestos, cuando el G-7 decide que hay que ponerles un impuesto global de un 15% mínimo a las multinacionales.
Los indultos a los políticos catalanes presos no tienen relación alguna con el programa ideológico de los socialistas, pero les pasarán una abultada factura electoral que puede malograr la reválida de Pedro Sánchez en las próximas elecciones generales.
Un any i mig llarg de pandèmia en què es deia que aprendríem tantes coses i més aviat hem desaprès i oblidat.
Más de año y medio de pandemia en que se decía que aprenderíamos tantas cosas y más bien hemos desaprendido y olvidado.
Por si sirve la opinión de un policía jubilado, ahí va: a favor de los indultos, de la unión de dragones y de la lectura de Manuel de Pedrolo.
Cómo el presidente de Vox ha colonizado uno de los símbolos del PP: la plaza de Colón.