INTERNACIONAL
29/08/2018 12:50 CEST | Actualizado 29/08/2018 12:54 CEST

La ultraderecha alemana aplaude la devolución de los inmigrantes que saltaron a Ceuta

Alternativa para Alemania hace campaña con esta insólita medida. "España demuestra cómo lidiar con los inmigrantes ilegales", reza su cartel.

TWITTER
Alice Weidel, la portavoz parlamentaria del partido ultraderechista Alternative für Deutschland, en el cartel en el que cita a España.

Alternativa para Alemania, tercera fuerza del país con seis millones de votos, fantasma de conservadores y progresistas por su ideario ultraredechista, se ha convertido en fan del Gobierno socialista de Pedro Sánchez. La devolución a Marruecos los 116 inmigrantes que el pasado miércoles saltaron la valla de Ceuta, reviviendo un convenio con el país norteafricano de hace 26 años, se ha ganado el aplauso de la AfD, que ha confeccionado unos carteles en los que enfatiza que "España demuestra cómo lidiar con los inmigrantes ilegales".

La protagonista de la campaña es Alice Weidel, la portavoz parlamentaria del partido, el rostro de los carteles en los que aparece además la bandera española. Para Weidel, según recoge la prensa germana, la senda emprendida por el Ministerio del Interior supone un ejemplo a seguir para las autoridades de Berlín y de la oponente a la que tratan de cazar, la canciller Angela Merkel. "Esa fue la respuesta correcta. España ha demostrado cómo lidiar con inmigrantes ilegales que atacan a la policía y al poder estatal", sostiene.

"La comparación entre la deportación inmediata española y las acciones tibias del Ministerio Federal del Interior [en Alemania] pone de relieve el fracaso del Estado en la política de inmigración alemana", asegura igualmente. Espera que el efecto propagandístico de la mando dura de España en este caso cale en los subsaharianos que están intentando subirse en una barca rumbo a Europa y frene sus ansias, como si en sus hogares no hubiera un efecto huída claro.

La entusiasta seguidora del ministro Grande-Marlaska es una perita en dulce: acusa a todos los inmigrantes (sin distinguir ni siquiera a los refugiados) de querer "islamizar" Alemania, apuesta por la retirada de subvenciones y ayuda y por expulsiones inmediatas en caso de faltas, ni siquiera delitos.

Pero no está sola en su aplauso a Madrid, ya que a ella se ha sumado también el ministro del Interior italiano y líder de la formación ultraderechista Liga Norte, Mateo Salvini, referente del racismo institucional europeo en este momento.

"Después de cruzar la frontera española en Ceuta y agredir a los oficiales de la patrulla, estos señores fueron enviados de vuelta a Marruecos gracias a un acuerdo internacional de hace 20 años. Si lo hace España, está bien, pero si lo propongo yo, entonces soy racista, fascista e inhumano", comentaba en Twitter, adjuntando un vídeo del salto fronterizo. Dijo que lo hecho por Interior es un ejemplo para toda la UE.

Sin citar expresamente a España, llegó otro apoyo que asusta, el de la nieta del dictador Benito Mussolini, Alessandra, eurodiputada italiana, que en una visita al muelle de Catania donde aún no había permiso para desembarcar a los inmigrantes del buque Diciotti, dijo: "Hay que aprender de otros países del sur". Lo que quería era impedir que las 140 personas retenidas en el barco entrasen formalmente en Italia y fueran mandadas a Libia.

QUERRÁS VER ESTO

¿Qué supone la devolución de los inmigrantes a Marruecos 24 horas después de cruzar la frontera? (FAROTV-Ceuta)

EL HUFFPOST PARA 'MASCOTAS 2'