Colau y otros alcaldes piden a la UE que "frente a la austeridad y el odio" apueste por la "solidaridad"

Creen que así se evitarán los errores cometidos en la crisis del 2008.
|
JOSEP LAGO via Getty Images

Una “salida social”. Eso es lo que han pedido algunos alcaldes europeos al conjunto de los 27 estados en un texto publicado este martes en El País, en el que se dirigen a la Unión Europea para pedir que no se repitan los errores que se cometieron durante la crisis del 2008 y que se cuente con la colaboración de las ciudades.

En el texto, los alcaldes de Barcelona, París, Milán y Amsterdam (Ada Colau, Anne Hidalgo, Giuseppe Sala y Femke Haselma), explican que, en su opinión, es “crucial” una salida a la emergencia social y económica provocada por el impacto de la pandemia y celebran los 500.000 millones de euros que ha movilizado el Eurogrupo como “un primer paso”.

Pero acto seguido comparten una serie de consideraciones desde el punto de vista de las ciudades, como la de aprender de la respuesta a la crisis del 2008, que estuvo “basada en la austeridad”. “La falta de una apuesta por una salida social de la crisis en aquel momento debilitó nuestros servicios públicos, retrasó el crecimiento económico y generó una desigualdad social que aún estamos pagando”, aseguran en el texto. “No debemos volver a una fórmula fracasada”, alertan.

Por otro lado, piden que las instituciones europeas primen “los principios de solidaridad y cooperación” que “son fundamentales”. En tercer lugar, piden también que se garantice de forma directa a las ciudades parte de los fondos estructurales desbloqueados por la Comisión Europea para hacer frente a la pandemia: “La salida de esta crisis debe suponer también un refuerzo del poder local”.

Su cuarta consideración es que para “permitir una reactivación económica más rápida que la que ocurrió después de la crisis de 2008” hay “necesidad de compartir los costos de esta reactivación entre la Europa del norte y del sur, en una muestra de solidaridad europea”. Y por eso piden avanzar a un modelo de “fiscalidad europea basada en la solidaridad”.

“Europa tiene la oportunidad de lanzar un mensaje sólido y contundente a toda la ciudadanía: frente al discurso del odio, frente al discurso individualista, frente a las políticas de la austeridad, una Europa más fuerte, más solidaria, que apuesta por la salida social, que escucha a las ciudades y las protege y ayuda frente a los grandes retos de futuro que tenemos por delante”, señalan en el texto, que concluye con una oferta de colaboración en el desarrollo de las políticas sociales “para que nadie se quede atrás”.

Toda la información práctica que necesitas sobre el coronavirus y la cuarentena