Primer contacto de Giorgia Meloni con la UE: reunión con Macron para colaborar en “grandes retos”

Primer contacto de Giorgia Meloni con la UE: reunión con Macron para colaborar en “grandes retos”

Reunión informal de más de una hora de duración entre la primera ministra italiana y el presidente francés en un hotel de Roma

Giorgia Meloni y Emmanuel Macron en la reunión informal en un hotel de Roma
Giorgia Meloni y Emmanuel Macron en la reunión informal en un hotel de RomaTwitter

La nueva primera ministra de Italia, la ultraderechista Giorgia Meloni, y el presidente francés Emmanuel Macron se reunieron hoy por primera vez en Roma y manifestaron su voluntad de colaborar en “grandes retos”, como la escalada de los precios de la energía o el apoyo a Ucrania, entre otros.

La reunión informal, de más de una hora de duración en un hotel de la capital italiana, fue definida como “cordial y provechosa” por el entorno de Meloni, que el sábado juró como jefa de Gobierno, la primera mujer en la historia del país.

“Como europeos, países confinantes, por la amistad de nuestros pueblos, debemos proseguir con Italia el trabajo emprendido. Lograrlo juntos, con diálogo y ambición, se lo debemos a nuestros jóvenes y a nuestros pueblos”, tuiteó por su parte Macron, el primer mandatario que se reúne con la italiana desde su llegada al poder. La reunión con Meloni “va en esa dirección”, terminó el mandatario, que adjuntó una foto del encuentro.

De acuerdo a un comunicado del Ejecutivo italiano, en la reunión se trató, aunque de forma informal, los principales temas en la agenda de la Unión Europea como “la necesidad de dar respuestas rápidas y comunes al encarecimiento de la energía”. También abordaron “el apoyo a Ucrania, la difícil coyuntura económica y la gestión de los flujos migratorios”.

Los dos líderes “coincidieron en la voluntad de proseguir colaborando en los grandes retos comunes a nivel europeo en el resto de los recíprocos intereses nacionales”, zanja la nota.

El presidente francés se encuentra en la capital italiana para participar en un evento por la paz organizado por la Comunidad de Sant’Egidio y para reunirse mañana con el papa Francisco y con su homólogo italiano, el jefe de Estado Sergio Mattarella.

La reunión entre Meloni no constaba en la agenda de Macron, que oficialmente debía cenar con el fundador de la Comunidad de Sant’Egidio, Andrea Riccardi, pero finalmente los dos líderes se vieron en la terraza de un hotel romano.

Este fue el primer encuentro oficial con un líder extranjero por parte de Meloni, líder de los ultraderechistas Hermanos de Italia, un día después de jurar el cargo y el mismo día en que escenificó el traspaso de poderes con el primer ministro saliente, Mario Draghi.

Giorgia Meloni hace sonar la campana que da inicio a la reunión de su gabinete.
  Giorgia Meloni hace sonar la campana que da inicio a la reunión de su gabinete.Yara Nardi via Reuters

Meloni, líder de los ultras Hermanos de Italia y primera mujer jefa del Gobierno de su país, ha llegado al poder gracias a una coalición entre su partido, la también ultraderechista Liga de Matteo Salvini y la conservadora Forza Italia de Silvio Berlusconi.

Macron esta tarde pudo estrechar la mano al vicepresidente y nuevo ministro de Esteriores de esta, Antonio Tajani, presente en el foro, que tuvo lugar en el centro de congresos de La Nuvola de Roma.

La política romana ha moderado su lenguaje en los últimos tiempos y prometió mantener a Italia aliada con Europa y la Alianza Atlántica, mientras que siempre se ha mostrado favorable a apoyar a la resistencia ucraniana.

A comienzos de este mes, ya ganadora de las elecciones, se mostró indignada por unas declaraciones de la secretaria de Estado para Asuntos Europeos de Francia, Laurence Boone, que expresó temores por si se recortaban derechos y libertades en Italia.

En noviembre de 2021, Draghi y Macron firmaron el Tratado del Quirinal para reforzar el eje franco-italiano en el seno de la Unión Europea en materia de política migratoria, cooperación económica e industrial, educación y cultura, entre otras.

Un tratado que llegaba después de tiempos de desavenencias por temas como la gestión de la inmigración en la frontera alpina y en el paso de Ventimiglia (noroeste de Italia).

Un año antes, en febrero de 2019, París había llamado a consultas a su embajador en Roma -por primera vez desde la II Guerra Mundial- por el encuentro del entonces vicepresidente del Gobierno y líder del Movimiento 5 Estrellas, Luigi Di Maio, con miembros de los “chalecos amarillos”.