POLÍTICA
16/10/2020 07:07 CEST

Isabel Díaz Ayuso: la réplica castiza de Donald Trump

Victimismo, nacionalismo, ataques a los inmigrantes y la anteposición de la economía al control de la pandemia son ingredientes de una receta compartida.

NurPhoto via Getty Images
La presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, en abril de 2019, durante el campeonato femenino de boxeo de Madrid.

Cuando Isabel Díaz Ayuso defendió poner fin al estado de alarma para reactivar la economía en su Comunidad dijo que “todos los días hay atropellos y no por eso prohibes los coches”. La ocurrencia llamó la atención, pero no aportó nada nuevo porque la presidenta madrileña copió, en realidad, a Donald Trump.

El presidente estadounidense justificó, para reabrir su país, que aunque mueren muchas personas en la carretera “no significa que haya que decir a la gente que no conduzca”. No es la única coincidencia. La pandemia ha colocado un espejo gigante ante la Casa Blanca que refleja estratagemas y giros políticos a 6.104 kilómetros de distancia, en la Puerta del Sol de Madrid, sede del Gobierno autonómico.

La comunicación de la presidenta madrileña está orquestada por Miguel Ángel Rodríguez, estratega del expresidente José María Aznar. Él bendice las formas de Díaz Ayuso. También en Twitter, donde, como Donald Trump, la lideresa popular ha construido un altavoz propio y personalísimo para difundir sus mensajes más allá de los micrófonos. Victimismo, nacionalismo, ataques a los inmigrantes y la anteposición de la economía al control de una pandemia que ha desbordado a los gestores públicos en medio mundo son solo algunos ingredientes de una receta compartida: populismo.

“Trump recurre a la descalificación permanente. Es una persona que intenta estar al límite del sistema cuando construye sus mensajes. En política uno está acostumbrado a ser escrupuloso en la forma de construirlos, pero Trump hace todo lo contrario. Polemiza con los medios y selecciona de forma interesada lo que ocurre. Utiliza la mentira y modifica la realidad en torno a lo que cree que le puede venir bien. Diaz Ayuso hace lo mismo, usa datos que la intentan acercar a una realidad que no tiene nada que ver con lo que pasa realmente para construir un relato. En el tratamiento de la pandemia Trump sigue una estrategia negacionista, como Ayuso diciendo que nuestros hijos se van a contagiar durante el curso y que por qué vamos a tener que confinar al 99% de la población cuando solo se ha contagiado el 1%”, arguye José Cepeda, portavoz socialista en la Asamblea de Madrid.

Si recuerda a Trump significa que se está dejando la piel por defender los derechos de los madrileños con igualdad frente al resto de EspañaUn cargo popular en la Puerta del Sol que pide anonimato.

En el seno del Gobierno regional, colaboradores de Díaz Ayuso no entienden para nada la comparación, quizá porque aplauden disimuladamente el papel del presidente estadounidense y la construcción de una identidad madrileña que complementa al nacionalismo español.

“Yo no la percibo como Trump, la quieren pintar así. Saben que es una líder fuerte y nueva, sin mochilas, y la quieren derribar a toda costa. Todo vale. Si recuerda a Trump significa que se está dejando la piel por defender los derechos de los madrileños con igualdad frente al resto de España y en mejorar la vida de todos nosotros, entonces sí”, justifica un cargo popular en la Puerta del Sol que pide anonimato. 

“Díaz Ayuso utiliza buenas dosis de nacionalismo español y madrileño. Y vincula esa identidad con su propia persona. Justo como hace Trump. Quien se mete con América se mete con él. Díaz Ayuso hace lo mismo: quien se mete con ella, se mete con Madrid. Madrid es ella y es España. Por eso, el Gobierno cuando critica su gestión ataca a Madrid y a España”, explica Cepeda. Así, la presidenta madrileña alimenta también el mito de la Antiespaña en el poder cuando el Ejecutivo atiza sus políticas. Díaz Ayuso trabaja para construir una identidad regional y usarla políticamente como ha hecho el independentismo catalán.

“Ella habla de Madrid casi como si fuera una nación. Hace una fusión respecto a las identidades. Para Trump, Estados Unidos es Estados Unidos y, para ella, Madrid es Madrid. Pero olvida que Madrid es muy plural y que el PSOE ganó las elecciones y tiene más diputados. Díaz Ayuso no deja de dar la batalla para aglutinar a la derecha y unirla. No deja de ser todo una estrategia electoral, pero en los tiempos del ‘trumpismo’ no deja de ser la primera del PP que copia ese modelo”, añade el portavoz socialista. 

Europa Press News via Getty Images
Isabel Díaz Ayuso despide a uno de los pacientes del Hospital de Ifema para afectados por la covid-19, el pasado 11 de abril.

En Más Madrid ironizan directamente con que Trump es, en realidad, el alumno aventajado de Díaz Ayuso. “No sé si es más fácil responder a los parecidos de Ayuso con Trump o directamente a los parecidos de Trump con Ayuso. Ambos están marcados por el mismo patrón: manipular los datos, señalar a los inmigrantes, desconfiar de la ciencia… Pero creo que Ayuso es en ocasiones más ‘trumpista’ que Trump. Solo ella es capaz de defender 7 meses después que la salud del 1% de contagiados no puede afectar a la economía del 99% restante. Es una estrategia de la que se bajó el propio Boris Johnson después de pasar por la UCI”, explica el portavoz en la Cámara regional, Pablo Perpinyà.

Lo cierto es que Díaz Ayuso recurre a los medios que le son más afines para dar forma a su realidad. Es frecuente ver a la presidenta madrileña compartir afirmaciones de medios cercanos editorialmente, como Libertad Digital, la cadena Cope o El Mundo. Justo como hace Trump, que recurre y usa informaciones de Fox News, el altavoz mediático del Partido Republicano.

“Cuando empieza a sentirse a gusto, como con Federico Jiménez Losantos se suelta y empieza a decir casi lo que piensa y lo que piensa no es políticamente correcto. En el grupo decimos a modo de broma que Díaz Ayuso es la diputada que mejor nos cae de Vox. Ella utiliza mensajes muy radicales y casi le quita el discurso a Vox. En un debate llegó a atribuir el nivel de contagios en el Sur a la forma de vida de la inmigración. Esto es muy cercano a lo que dice Vox”, explica Cepeda, del PSOE-M. Esa declaración coincidió con lo que el día anterior afirmó el locutor Losantos en antena, quien señaló a los latinoamericanos por sus “costumbres poco higiénicas para la pandemia”.

Estrategias similares, ¿personalidades parecidas?

Una de las grandes preguntas es si más allá de seguir estrategias compartidas, Trump y Díaz Ayuso comparten rasgos de personalidad. El profesor de Psicología de la Universidad de Salamanca, José Luis Fernández Seara, autor de un análisis sobre la personalidad del mandatario estadounidense, piensa que comparar a Trump con Ayuso es “como comparar el bosque cercano a tu casa con tu jardín”.

“Y es casi ofender a Trump, porque él es un empresario brillante y eficaz, es un icono para los americanos: emigrante, rico, de una familia tradicional y con ideología propia. Es un gran negociador y un gran estratega, cosa que la señora Ayuso no es. Es ambicioso y machista, algo que no consta que se pueda decir de Díaz Ayuso…”, incide el psicólogo.

Este experto comparte el análisis de la oposición al abordar los parecidos razonables: “Polémicos, controvertidos... Tal vez se pueden parecer en esto y en que cambian y falsean la realidad y los datos, aunque creo que en el caso de Donald Trump obedece más bien a una estrategia y, posiblemente, a un rasgo comportamental y en el caso de Ayuso sería tal vez circunstancial. La personalidad de Trump es compleja y la de Díaz Ayuso tal vez sea más simple. Nada que ver, incluso con la de Esperanza Aguirre, cuyo carácter se comía el mundo”.

A pesar de que las historias personales de ambos dirigentes distan de encontrar un punto común, los dos han apostado al mismo juego para mantenerse en el poder. Cada vez es más difícil comprobar quién dice qué. La última ocurrencia está por llegar.

Photo gallery Las meteduras de pata de Isabel Díaz Ayuso See Gallery

NUEVOS TIEMPOS