INTERNACIONAL
12/09/2013 16:35 CEST | Actualizado 12/09/2013 16:35 CEST

Japón presenta una queja a Francia por unas viñetas sobre Fukushima y los Juegos Olímpicos

AFP

El humor francés no gusta mucho en Tokio. El Gobierno japonés va a presentar una queja formal ante la embajada gala en protesta por dos viñetas de una publicación francesa que muestran, en tono burlón, potenciales efectos del accidente de Fukushima en los Juegos Olímpicos de 2020.

El ministro portavoz nipón, Yoshihide Suga, ha calificado durante una rueda de prensa los dibujos del semanario satírico parisiense Le canard enchainé de "inapropiados y extremadamente lamentables".

"Este tipo de caricatura daña los sentimientos de las víctimas del desastre del noreste de Japón y puede dar una impresión equivocada sobre el problema del agua radiactiva en la central de Fukushima", según declaraciones difundidas por la agencia Kyodo.

Una de las viñetas del semanario de humor gráfico francés muestra dos luchadores de sumo (uno de ellos con tres brazos y otro con tres piernas) muy desmejorados y delgados, y a dos jueces enfundados en trajes antiradiación mientras un locutor dice: "Gracias a Fukushima el sumo se ha convertido en disciplina olímpica".

En la otra aparecen dos personas con uniformes antiradiación y aparatos de medición junto a una piscina (supuestamente una de las que se almacenan barras de combustible usado en la central) que dicen: "Ya hay una piscina en Fukushima para los Juegos Olímpicos".

El pasado fin de semana el Comité Olímpico Internacional eligió a Tokio para celebrar los Juegos Olímpicos de 2020.

Durante la presentación para defender la candidatura en la asamblea del COI en Buenos Aires el primer ministro nipón, Shinzo Abe, explicó convencido que la situación en la planta, situada a unos 220 kilómetros al noreste de la capital, está controlada y que no afectará a Tokio de ninguna manera.

El año pasado, París tuvo que disculparse después de que Japón se quejara de un programa de la televisión francesa que mostró en tono de burla una imagen del portero de la selección nipona de fútbol, Eiju Kawashima, con cuatro brazos, los cuales, según el presentador, habían surgido por los efectos de la crisis de Fukushima.

ESPACIO ECO