Bendodo (PP) acusa al Gobierno de "maquillar" los datos de paro basándose en una premisa falsa

Bendodo (PP) acusa al Gobierno de "maquillar" los datos de paro basándose en una premisa falsa

No es cierto, como dice el 'número tres' del PP, que los fijos discontinuos se descuenten del paro con la nueva reforma laboral: ocurre desde 1985.

El coordinador general del PP, Elías Bendodo, ha acusado este miércoles al Gobierno de “maquillar” los datos del paro y de tomar por “tontos” a los ciudadanos.

Lo ha hecho con el siguiente argumento:

“El Gobierno sí es cierto que está maquillando las cifras y me explico. Mire, antes los fijos-discontinuos, que son los trabajadores que trabajaban unos meses sí y unos meses no, para que nos entiendan todos. Antes, los meses que no trabajabas, contabas en las listas del paro. ¿Qué pasa? Que ahora el Gobierno ha dicho que los fijos-discontinuos, los meses que no trabajan no cuentan en las listas del paro. Claro, tontos no somos. Y así consigue bajar la cifra de parados”.

Tras criticar que la vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, no sepa responder a la pregunta de cuántos fijos-discontinuos hay, Bendodo ha vuelto a reiterar su argumentación:

“Todos sabemos que cuando uno no está trabajando está en las listas del paro. Pues ahora, cuando uno no está trabajando porque es fijo-discontinuo, ya no está en las listas del paro, aparece como que está trabajando. Y así se bajan las cifras. Esto es lo que hace el Gobierno”. 

El problema es que los argumentos utilizados por Bendodo se basan en una premisa falsa: que con la nueva reforma laboral ha cambiado la forma de contabilizar los fijos-discontinuos.

No es cierto, se lleva haciendo así desde el año 1985. Es decir, con los gobiernos de José María Aznar y de Mariano Rajoy, del PP, también se contabilizaba como se hace actualmente.

Desde hace décadas, esta figura, que antes de la reforma laboral apenas era utilizada y por tanto no tenía trascendencia estadística, no computa en el desempleo ni por el paro registrado ni por la Encuesta de Población Activa (EPA), por tener un contrato con la empresa.

Además, hay que tener en cuenta que los fijos-discontinuos que no están activos no permanecen dados de alta en la Seguridad Social, con lo que no engrosan la cifra de afiliados, que en el último registro ha marcado un dato histórico: 20,3 millones.

Lo que sí ha hecho la reforma laboral del Gobierno es impulsar que los empresarios que contratan a mano de obra eventual o imprevista no echen mano del contrato temporal, reduciendo de este modo la temporalidad.

Lo hizo indicando que la figura del fijo-discontinuo sea la fórmula para “la realización de trabajos de naturaleza estacional o vinculados a actividades productivas de temporada, o para el desarrollo de aquellos que no tengan dicha naturaleza, pero que, siendo de prestación intermitente, tengan periodos de ejecución ciertos, determinados o indeterminados”.