ECONOMÍA
29/05/2020 12:17 CEST | Actualizado 29/05/2020 18:21 CEST

El Gobierno aprueba un plan histórico para combatir la pobreza en España

El ingreso mínimo vital estará activo el 1 de junio y beneficiará a 2,3 millones de personas.

Histórico. El Gobierno de Pedro Sánchez ha aprobado este viernes uno de los grandes hitos de la legislatura: el ingreso mínimo vital (IMV). Una ayuda económica que podría llegar a 850.000 hogares, con algo más de 2,3 millones de personas, que viven en una situación de pobreza extrema.

“Hoy es un día histórico para nuestra democracia. Hoy nace un nuevo derecho social. El mayor avance de derechos sociales desde la aprobación de la ley de dependencia”, ha asegurado el vicepresidente Pablo Iglesias, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros.

Hoy nace un nuevo derecho social"Pablo Iglesias, vicepresidente del Gobierno

El ingreso mínimo vital es una de las medidas estrellas del Gobierno de coalición entre PSOE y Unidas Podemos, que se incluyó en el pacto del Gobierno. El equipo del ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, ha trabajado sin descanso en las últimas semanas en este plan mano a mano con el equipo de Iglesias. 

“Se trata de un paso de gigante en la lucha contra la pobreza”, ha asegurado María Jesús Montero, ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, 

El objetivo de este programa es “reducir la tasa de pobreza de España, que es mayor que la de los países de nuestro entorno, y que aspira a hacer más redistributiva la acción del Estado”, según cuentan fuentes del Gobierno.

Los datos son abrumadores. El 21,5% de la población está en riesgo de pobreza o de exclusión social, sobrevive con menos de 8.871 euros anuales si se trata de una persona sola. “España tiene un problema de pobreza” , ha afirmado Escrivá. “No hay libertad si no se llega a fin de mes”, ha asegurado Iglesias.

No hay libertad si no se llega a fin de mes"Pablo Iglesias, vicepresidente del Gobierno

Una situación que se ha visto agravada por la crisis económica derivada de la pandemia del coronavirus, con imágenes de colas de ciudadanos para recoger bolsas de comida repartidas por asociaciones de vecinos o oenegés.

La urgencia es tal que el Gobierno ha acelerado la puesta en marcha del IMV para que los primeros beneficiarios puedan empezar a cobrarlo en junio. La prestación no estará limitada a la duración de la crisis, sino que permanecerá una vez pase la pandemia. “No es una medida coyuntural, sino estructural, porque la pobreza de nuestro país es coyuntural y no estructural”, ha asegurado Iglesias.

El Gobierno pretende sacar de la pobreza extrema y muy alta a 1,6 millones de personas: 1,05 millones de personas que viven con una renta inferior a 2.950 euros anuales (pobreza extrema) y 550.000 personas que viven con una renta entre 2.950 y 4.350 euros.

14 tipos de hogares distintos

La cuantía del ingreso mínimo vital que recibirán los beneficiarios dependerá de la situación económica en la que se encuentren. 

El importe a percibir va desde el equivalente a una pensión no contributiva para un adulto solo (462 euros al mes en 12 pagas) a algo menos del salario mínimo interprofesional (1.015 euros al mes en 12 pagas), explican.

“El umbral será de 462 euros para un adulto que viva solo”, ha asegurado Iglesias.

No todas las familias beneficiarias recibirán la misma cantidad de dinero. El importe mínimo vital va a fijar un umbral para cada tipo de hogar, que dependerá del número de miembros que lo compongan. Habrá 14 tipos distintos de hogar.

Además, se establece un complemento adicional de 100 euros para las familias monoparentales.

El ingreso mínimo vital será compatible con las rentas mínimas de las comunidades autónomas, de forma que el IMV fijará un suelo común para los hogares que cumplan los requisitos y las comunidades podrán complementar estos ingresos, en la forma en que ellas lo consideren oportuno.

A diferencia de lo que ocurre con otras ayudas, el importe mínimo vital también será compatible con el cobro de salarios. Esto sirve para incluir también a trabajadores con contratos temporales y, además, se hace para evitar que haya personas que trabajen de manera ilegal para evitar que les quiten la ayuda.

“Esto permite evitar lo que los especialistas llaman la trampa de la pobreza, en la que algunas personas tienen que elegir entre un trabajo y la prestación”, ha afirmado Iglesias.

 

Test de riqueza

¿Cómo se sabrá si los aspirantes a recibir el IMV están realmente en situación de necesidad? La Seguridad Social realizará tests de riqueza a las familias solicitantes para comprobar que el ingreso mínimo vital llega realmente a las personas vulnerables. No se tendrá en cuenta solo la renta, sino también el patrimonio.

“Esto significa que cuando se presente la solicitud se comprobará que el beneficiario no supere un determinado umbral de patrimonio descontando la vivienda habitual. Con ello, se asegura el acceso a personas realmente vulnerables y no sólo a personas que puedan tener problemas coyunturales de liquidez pero, por ejemplo, con un considerable patrimonio inmobiliario”, cuentan.

Como se ha comentado antes, el Gobierno establecerá umbrales para cada tipo de hogar. Una vez analizadas las rentas que tenga ese hogar -incluidos los sueldos-, el ingreso mínimo vital cubrirá la diferencia entre la renta existente y el umbral fijado para ese tipo de hogar.

¿Cómo funcionaría? Pongamos un ejemplo: si un adulto tiene unos ingresos de 200 euros al mes y el umbral fija que debería tener unos 462 euros, la Seguridad Social abonará esa diferencia de 262 euros al mes.

El ingreso mínimo vital será una prestación pagada por la Seguridad Social. El Gobierno calcula que el ingreso mínimo vital tendrá un coste anual de 3.000 millones de euros.

Foco en los hogares monoparentales y en la pobreza infantil

El Ministerio de Inclusión calcula que llegará a 850.000 hogares. El 16% de los hogares potenciales beneficiarios son monoparentales. Y en ellos, casi el 90% están encabezados por una mujer. 

Además, el Ejecutivo espera que sirva para paliar el problema la pobreza infantil que existe en España. Un 30% de los 2,3 millones de personas que el Gobierno estima que se podrán beneficiar son menores. “Antes de la pandemia del covid, éramos el tercer país en Europa en pobreza infantil”, ha señalado Iglesias.

“No hay mejor inversión posible que invertir en nuestra infancia y nuestra juventud”, ha afirmado Montero.

Los requisitos para acceder

Los beneficiarios tienen que tener entre 23 y 65 años. Si se tratara de hogares con menores a cargo, el solicitante puede tener 18 años 

Otro de los requisitos es haber residido legalmente en España durante al menos un año de manera ininterrumpida.

Los beneficiarios podrán solicitar el IMV si su hogar no han alcanzado los ingresos del umbral correspondiente a ese tipo durante el año pasado.

La crisis del coronavirus ha cambiado los planes iniciales para que las personas que se han visto perjudicadas por esta situación también puedan beneficiarse. 

La solicitud se podrá hacer desde el próximo 15 de junio mediante un formulario a la página web de la Seguridad Social, aunque el pago será retroactivo desde el 1 de junio. 

Está previsto que próximamente se pueda solicitar también a través de otras administraciones públicas.

Estrategias de inclusión

Además, el Gobierno ha puesto en marcha otras medidas para mejorar la inclusión de las personas beneficiarios, como incentivos en la contratación para las empresas.

El Gobierno crea un “sello social” para reconocer la labor de determinadas empresas que colaboren con las personas beneficiarias de la prestación del ingreso mínimo vital. 

Photo gallery Toda la información práctica que necesitas sobre el coronavirus y la cuarentena See Gallery

EL HUFFPOST PARA JOYCLUB